Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Los Rusos Hijos de Puta

Los Rusos Hijos de Puta se van a morir haciendo estrategias de amor

Cronista: Lucas González

10 00:00:00 de Julio, 2018

Los Rusos Hijos de Puta se van a morir haciendo estrategias de amor

Producido por Guillermo Beresñak, salió lo nuevo del cuarteto.

Los Rusos Hijos de Puta presentan Nos vamos a morir de hacer estrategias de amor (2018). Con un primer gesto de apertura sonora de la mano de la producción artística de Guillermo Beresñak (El Chávez, Coiffeur, Ojas, Miss Bolivia, entre otros), el proceso de sanación musical de LRHDP fluyó en un proceso creativo que los abrió a un nuevo audio y a nuevas formas que no corrieron ni un centímetro la corrosiva identidad que lxs identifica.

El álbum da inicio con tres movimientos que introducen la nueva paleta de colores. "Soy horrible" es el primero, con la ironía como marca registrada en la voz de Luludot, y que conecta en una inusual introducción, con el segundo, en la densidad sonora de "Capilla del monte" en la voz de Julián.

El cierre de este prólogo termina con la Rusa liderando el inusual trip sonoro de "Cascada" y la llamativa y pegadiza batería electrónica de Flor. Cuando "Nos vamos a morir..." parece entrar en una densa nebulosa, "Parawita" (uno de los 2 single adelanto), desencaja con la voz de Julián al frente de la primera cumbia-punk del grupo.

Entonces surge "Poca Cosa" que parece ir tras la conexión con su primer disco La rabia que sentimos es el amor que nos quitan, y nos recuerda que Luludot metralla frases picantes como nadie en Argentina y que el punk es parte del ADN de la banda.

Le sigue "Porquería", otro coqueteo con la nueva sonoridad, con Julián en plan cronista del reviente y el bajo de Santiago guiando en plan post-punk. Esa misma línea de bajo pegadiza que linkea en el estribillo de "Insistencia", el otro single adelanto, que resulta casi la síntesis de la renovación: la Rusa aplicando la rima del veneno + la explosión LRHDP + estribillo de instantánea adhesión pop.

La batería de Flor vuelve a ser la líder en "El sabor de lo nuevo" que le abre el juego a Julián para probarse el nuevo cosmos compositivo, mientras "Quiero cortarme" mixtura su letra corrosiva extrema con otra gama de nuevos recursos.

El cierre con "Perdido en el DF" parece dejar en claro que la banda afianzó la creación de canciones de golpe directo y espíritu renovado, sin perder la ansiedad por sonar actuales y recuperar su lugar en la escena, uno que nadie ocupó porque lo inventaron ellxs.

 

TODAS LAS FOTOS