El Bondi
Revista Digital
 
 CINE Y TEATRO

Cazafantasmas, la nueva generación

Finalmente, se estrenó en el país la remake de la comedia de los 80. Las especulaciones de los fans más nostálgico se acabaron, puesto que el film confirma el carácter oportunista y condescendiente de la industria. 
 
 


FICHA
 
Título original: Ghostbusters
Género: comedia, ciencia ficción.
Director: Paul Feig
Guión: Katie Dippold, Paul Feig
Elenco: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon, Leslie Jones y Neil Casey.
Compañía cinematográfica: Columbia Pictures
Duración: 116 min

En una trama casi calcada de los Cazafantasmas de 1984, en aquel entonces escrita por Dan Aykroyd (Dr Raymond Strantz) y Harold Ramis (Egon Spengler), y dirigida por Ivan Reitman, en la remake de 2016 las científicas Erin Gilbert (Kristen Wiig), Abby Yates (Melissa McCarthy), Jillian Holtzmann (Kate McKinnon), acompañadas por la ex cajera del metro Patty Tolan (Leslie Jones), deberán salvar a Nueva York de las fuerzas paranormales para lograr la aceptación y credibilidad profesional en un mundo dominado por hombres.

Como tantos otros re-aprovechamientos de éxitos pasados por la falta de creatividad presente, este nuevo intento por captar la atención del público a través de la infancia, dirigido y co-escrito por Paul Feig (Damas en guerra, Armadas y peligrosas), cumple al pié de la letra con cada una de las premisas derivadas por el departamento de marketing, en este caso, con sorprendente efectividad y oficio.

El tráiler de esta película ganó notoriedad por ser el más “dis-gustado” de YouTube y el estreno de esta remake estuvo en el ojo de la atención por el boicot que planteaban sus fanáticos. Independientemente de la inmadurez o misoginia de sus detractores, lo cierto es que el film no justifica el cambio de género más que por una cuestión de marketing y condescendencia, pues ni los rasgos de la comedia “femenina” de Feig no están más que por momentos.

Otra prueba de ello es que el único cambio sustancial en la trama con respecto a su antecesora es la incorporación de esta burda metáfora de la lucha por la credibilidad profesional en un mundo “machista”, pero manteniendo todo tipo de estereotipos como el del único personaje afroamericano, que a su vez es la no-universitaria, el del “rubio hueco”, suerte de desquite, el “nerd resentido”, que oficia de villano en contraposición a las heroínas que se tienen entre ellas.

Si bien la experiencia de Feig, el talento de Wiig y McCarthy, e incluso la presencia de Aykroyd e Reitman como productores, garantizan la copiabilidad, varios de los buenos momentos humorísticos sólo ocurren en la primera hora de película.

Con un elenco salido de las filas de Saturday’s Night Live, como sus antecesores, con una miríada de caras conocidas y cameos a los cazafantasmas originales, este frío y calculado producto de Hollywood sabe aprovechar el “feminismo ligero” que reina en el ambiente con la dosis justa condescendencia para un resultado ameno para estas vacaciones de invierno.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...