El Bondi
Revista Digital
 
 CINE Y TEATRO

Día del atentado

Mark Wahlberg protagoniza esta oda al espíritu norteamericano, plagada de omisiones, reafirmaciones panfletarias nacionalistas que no se avergüenza de echar mano a todos los recursos dramáticos posibles para llegar al corazón votante medio de Donald Trump.

FICHA

Título original: Patriots Day

Género:  Drama.

Director: Peter Berg.

Guión: Peter Berg, Matt Cook, Paul Tamasy, Eric Johnson.

Elenco: Mark Wahlberg, John Goodman, Michelle Monaghan, Melissa Benoist y Kevin Bacon.

Compañía cinematográfica: CBS Films.

Duración: 133 min

PG-13

 

A casi cuatro años del atentado en la maratón de Boston en el Día de los Patriotas, de donde la película toma su título original, el film dirigido por Peter Berges básicamente una larga "reconstrucción del hecho", con un discurso más bien inflamado y propagandístico, que si bien está basado en los hechos reales, no brinda ningún dato que una búsqueda en Google no consiga o que no haya sido televisado previamente, ni mucho menos aporta algo de perspectiva sobre lo ocurrido que salga de la dinámica "América rules".

El primer acto ya deja bien en claro los términos en que se desarrollará el argumento, basado principalmente en el punto de vista del apasionado policía Tommy Saunders (Mark Wahlberg) presentándonos una serie de personajes con vidas perfectas, llenas de amor y virtud, que ya sea como víctimas o protagonistas en la investigación y posterior captura de los terroristas tomarán algún rol en la trama. Si bien el recurso cumplirá su efecto, hace que los primeros minutos del largometraje sean algo confuso y carente de narrativa.

Por su parte, los hermanos terroristas Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev (Themo Melikidze y Alex Wolff respectivamente) son malos, algo tontos y un poco locos. Por supuesto, tratan mal a las mujeres, adoran a Alá, y eso es todo lo que Berg tiene para decir acerca del mundo musulmán. Incluso cuando se hace un raconto de otros atentados terroristas lamentables, solo cuentan aquellos ocurridos en el "mundo libre". Los estragos de occidente en Medio Oriente no son una cuestión, aparentemente, y su mención solo se usa que aquello que un extremista diría para justificar las bombas de Boston, literalmente.

Si bien el film no escatima disparos, sangre, miembros amputados, niños llorando y policías patriotas maldiciendo, la voluntad reconstructiva de aquel hecho torna la trama lenta y densa por momentos, siendo que todos conocemos lo expuesto, su contexto, y siendo que el punto de vista de día del atentado es tan llano como la mentalidad de un votante de Trump puede serlo, falla en encontrar algún conflicto o algún desarrollo dramático.

El tercer acto, el más desopilante de los tres, tiene a Wahlberg dando un discurso acerca del bien y del mal, exponiendo que los norteamericanos sólo pueden responder con amor al ataque del odio, pues ha olvidado este las "guerras preventivas", los bombardeos y los discursos de Obama prometiendo represalias, se reafirma que hasta las mujeres musulmanas son tan malas como sus varones y aquel que opine que las Torres Gemelas fueron un autogolpe tiene el cerebro lavado por Al Qaeda.

"Día del Atentado" es una de esas películas para ver con una cerveza fría en la mano, en una mecedora desde el porche de la casa, con una ametralladora a los pies, y envuelto en una bandera norteamericana gigante; una verdadero recordatorio del cine de la era Ronald Reagan estrenada en uno de los momentos más crudos de los abusos cometidos en Siria y Medio Oriente. Es inexplicable que una película tan plana y evidente se estrene fuera de la frontera norteamericana.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...