El Bondi
Revista Digital
 
 CINE Y TEATRO

Escuadrón suicida

La sobre publicitada película de Warner llega a los cines como la nueva entrega del Universo Cinematográfico DC: A pesar de la expectativa creada por el estudio, el film decepciona a fans y críticos por igual.

FICHA
Título original: Suicide Scuad
Género: comedia, acción.
Director: David Ayer
Guión: David Ayer
Elenco: Will Smith, Margot Robbie, Jared Leto, Ezra Miller, Jay Hernandez, Cara Delevingne y Viola Davis
Compañía cinematográfica: Warner Brs/Dc Comics
Duración: 123 min
PG-13

Esta nueva adaptación de los cómics al cine escrita y dirigida por David Ayer (Corazones de hierro, 2014) presenta a un grupo de ‘villanos’, muy coloridos y simpáticos, reunidos por el agente paramilitar Amanda Waller (Viola Davis), para contener las posibles amenazas a la paz que pudieran surgir a partir de lo visto en Batman vs Superman: el origen de la justicia, pero que parece más bien una re-versión de los Cazafantasmas más hormonal.

El ex Príncipe de Bel–Air Will Smith es Deadshot, un infalible asesino de alquiler; Margot Robbie es Harley Quinn, quien pretende estar loca pero en realidad es una Barbie colorinche con un bate; y Jared Leto -cantante de 30 Seconds to Mars- encarnando al Guasón son los únicos y dudosos condimentos en una película absurda.

El film de Ayer no consigue justificar los rumores acerca de los regalos espeluznantes que Leto hacía a sus compañeros de reparto ni de la preocupación por la mímesis del ídolo adolescente con la locura del villano, pues el personaje no aparece más que algunos minutos en el film, casi sin conexión alguna con la historia; y la caracterización es aún más hueca que la de Cesar Romero en la versión de los 60, por lo que su presencia no es más que un condimento publicitario.

El personaje de Margot Robbie es tan excesivamente sexualizado que debieron alterar sus minishorts en edición para que quepan en las distintas exigencias internacionales para retener su calificación PG-13. En una entrevista con Nova, la actriz aseguró que no sabe nada del retoque, pero que cuando grabó ciertamente estos pantaloncillos "eran muy pequeños" y que sí, de hecho los modificaron: "eso sería un extenso retoque para hacer".

La actriz australiana de 26 años que saltó a la fama por sus desnudos en El lobo de Wall Street debió entrenar por más de tres horas por día durante todo el rodaje para mantener la figura exigida. “Sus abdominales tenían que estar impecables y como Harley viste esos pequeños shorts, su trasero estaba constantemente en la pantalla”, dijo el entrenador físico de Robbie, Andie Hecker, en una entrevista a la revista People. Sin duda, Harley Quinn es el condimento sexista de la película, que curiosamente no cosechó protesta alguna entre las activistas del feminismo, a pesar de ser un burdo estereotipo de rubia tonta pero con tatuajes locos.

Diálogos forzados, remates obvios, personajes estereotipados, una estética indefinida, la sobresaturación de publicidad lateral y el drama con el estudio no son los únicos problemas de estos criminales de cajita feliz. Según The Hollywood Reporter, como resultado del fracaso de Zack Snyder con Batman vs Superman, el estudio contrató a la productora Trailer Park, responsable del bien recibido trailer "Rapsodia Bohemia" presentado en el Comic-Con del 2015, para que montara una versión competidora más humorística y ligera.

Al híbrido de ambas versiones se le sumaron un gran porcentaje de retomas y agregados de último momento. Aunque en un principio Ayer afirmó a Collider que la versión exhibida era cien por ciento suya, pasado su polémico ‘fuck Marvel’ y su enigmático twit citando a Emilio Zapata frente a las críticas negativas que recibió el film, el propio director reveló en entrevista posterior al mismo medio que Snyder dirigió algunas escenas en el set de Justice League en Londres.

El torpe montaje resultante hace poco por las debilidades de un guión revertiente, en donde básicamente la acción contradice constantemente al discurso, los personajes no tienen ningún desarrollo, y la música es un constante playlist de hits sin más aporte que amenizar una trama que repetitivamente subestima al espectador pero que no tienen más sentido que el ser canciones rebeldes.

Entre otras deficiencias narrativas, la referencia al film anterior es casi obligatoria, al igual que el pase a continuaciones y referencias a otros productos de la franquicia, aunque sin ningún esfuerzo particular por integrarlos a la trama. El último tramo del film, más parecido a los Cazafantasmas de 1984 que su reciente remake, se resuelve con un par de explosiones y la misma arbitrariedad que lleva adelante todo el relato.

David Ayer y su escuadrón de marketing son un paso en falso más para DC-Warner y su Universo Cinematográfico de imitación, que se rehúsa a respetar a su público presentando lo que sólo puede ser comprendido como un total desprecio por el material que pretenden explotar. Colorcitos copados, música canchera y el culo de Margot Robbie claramente no son suficientes ni para la crítica, ni los amantes del cine o las historietas.


Mirá el trailer acá: 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...