El Bondi
Revista Digital
 
 CINE Y TEATRO

Rey Arturo: la leyenda de la Excalibur

Efectos especiales, pandillas londinenses, monstruos descomunales y muchas caras conocidas sorprenden en esta nueva adaptación de un clásico de todos los tiempos, fiel al espíritu inmortal del relato, adaptado a los tiempos que corren.

FICHA
Título original: King Arthur: Legend of the Sword 
Género: fantasía, aventura, acción.  
Director: Guy Ritchie
Guión: Joby Harold, Guy Ritchie, Lionel Wigram
Elenco: Charlie Hunnam, Astrid Bergès-Frisbey, Jude Law, Djimon Hounsou, Eric Bana, Aidan Gillen y Michael McElhatton.
Duración: 126 min  
PG-13

En esta nueva adaptación del mito arturiano, el director británico Guy Ritchie ("Cerdos y diamantes", "Revolver") le devuelve el rasgo fantástico a este relato, apartándose de la estrategia adaptadora de las últimas encarnaciones del personaje basadas en el rasgo histórico, sin dejar de lado la pertinencia sobre un presente amenazado por conflictos bélicos y las interminables sagas a cargo de la Disney para hacer de la guerra un entretenimiento familiar.

Charlie Hunnam, más conocido por su trabajo en la serie de televisión "Sons of Anarchy" o la película "Titanes del Pacífico", interpreta a un Arturo Pendragón separado de sus padres al modo de Moisés, y heredero del reino de Camelot usurpado por su tío Vortigern, encarnado maravillosamente por Jude Law ("Sherlock Holmes", "El editor de libros"). Criado en un prostíbulo de Londinium, una versión histórica romanizada de Londres, el niño que será rey crece para convertirse en un hábil peleador entrenado en peligrosos callejones y en la arena de gladiadores.

Mientras tanto, el usurpador del trono forja un gran poderío feudal basado en su descomunal ejército, que desde la purga que acabó con todos los magos, no tiene oposición a la hora de oprimir a los ciudadanos de Londinium. Advertido de la inminente llegada del heredero legítimo de Excalibur y el final de su reinado, Vortigern intentará prevenir su destino poniendo en movimiento los mecanismos que garantizarán su inevitable cumplimiento.

Para entender por completo la estrategia de adaptación, y en última instancia, la pertinencia de esta versión de mito de Arturo, conviene recordar que, al modo de la navidad, esta leyenda está compuesta de un factor histórico concreto, una parte de mito celta pagano y su consecuente adaptación a la cristiandad. Así es como magia, mito y religión conviven en un relato que ha cautivado espectadores desde "Percifal" de 1904, adaptada de la obra de Wagner al cine, hasta nuestros días, con más de 35 versiones a la fecha.

Mientras algunas se centran en el rasgo caballeresco, como "Los Caballeros de la Mesa Redonda" (Richard Thorpe, 1953), otras se enfocaron en el aspecto histórico, como "Rey Arturo" (Antoine Fuqua, 2004) o "La Última Legión" (Doug Lefler, 2007), y mientras algunas se tomaron del triángulo amoroso entre Lancelot, Arturo y Ginebra, ("El Primer Caballero", Jerry Zucker, 1995), las más interesantes de todas se han vasado en el costado más fantástico, como la canónica versión de 1981, "Excalibur", dirigida por John Boorman.

En este caso, Guy Ritchie recupera el costado más fantástico de este relato, enfocado en la magia, la espada legendaria, y todo tipo de referencias a la mitología celta de donde originalmente proviene gran parte de la simbología arturiana, y aunque la espectacularidad de los efectos visuales, el montaje, los diálogos, o el ambiente de pandillas londinenses tan reconocibles de su filmografía puedan distraernos, lo cierto es que esta es una de las versiones más fieles en espíritu al original.

Lo más interesante del film, no obstante, es la pertinencia con la que Ritchie elige plasmar una Camelot militarizada, que oprime con sus tropas sin rostro, pues los ocultan detrás de máscaras de hierro, a una población civil representada por Londinium, de donde literalmente secuestran a niños y jóvenes para que sirvan en las filas del ejército de Vortigern, un hechicero que antes de usurpar el poder, se encargó de promover una sangrienta purga contra todos los magos.

Otro rasgo de gran importancia es la recuperación del rol femenino del relato original, y el tenor de su influencia en los eventos de este mito. Finalmente, aunque entretenida y visualmente sorprendente, esta versión del Rey Arturo prescinde de los nobles señores y llama a la rebeldía ciudadana al modo de Robin Hood para remover a la tiranía del poder.

Un gran reparto y una convincente Astrid Bergès-Frisbey como "la maga", junto con varios actores reconocibles por su participación en la popular serie de televisión de HBO Game of Thrones, como Michael McElhatton Aidan Gillen, y una pequeña aparición dela figura futbolística David Beckham, completan los atractivos de este film más que recomendable en esta primera incursión de Guy Ritchie en el género fantástico, nada menos que con uno de los más emblemáticos personajes britanicos.

Si bien este nuevo film del consagrado director británico que marcó una tendencia por su estilo en los 90’ puede ser tomado por superfluo y meramente entretenido, una lectura más profunda muestra rasgos menos inocentes que le dan a esta última adaptación del mito de la espada en la piedra una marcada actualidad y una pertinencia que buen pueden ser dejadas de lado para apreciar al menos las innovaciones simbólicas planteadas en esta gran adaptación.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...