Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

At the gates

Masacre del Alma

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

28 de Julio, 2012

Masacre del Alma

La banda sueca de death metal melódico visitó por primera vez el país dando un show muy contundente y prolijo. Crónica y fotos.

A mediados de los 90 en Suecia se estaba gestando un nuevo sub género dentro del metal, el death metal melódico, el mismo que fusionaría dentro de ese equilibrio imposible de imaginar, guitarras súper densas y un riff coreable. Ahí es donde In Flames, Dark Tranquity y At the Gates hacen su aparición, conformando lo que sería llamado "El sonido de Gotemburgo" que explotó en esa ciudad y cuyas esquirlas llegaron a otras agrupaciones como Arch Enemy y The Black Dahlia Morder, que sin esta influencia, no existirían.

At The Gates llega por primera vez a la Argentina después de algunas idas y venidas, de 1990 a 1996 lanzó cuatro discos y un EP, y se separó en la cresta de la ola, cuando su disco Slaughter of the Soul era nominado al Grammy. En 2008 se vuelven a juntar haciendo presentaciones en varios festivales incluyendo el mítico Wacken en Alemania y después de la larga espera deciden bajar a tierra sudamericanas.

Tomas ‘Tompa‘ Lindberg (voz) Anders Björler (guitarra), Adrián Erlandsson (batería) Jonas Björler (bajo) y Martín Larsson (guitarra) se acomodan uno a uno en el Teatro de Flores y la furia se desata con el tema ""Slaughter of the Soul". ATG suena compacto y pulcro, algo muy difícil de lograr con una banda que tiene un sonido tan extremo, sin que con el volumen te generen una lobotomía gratis.

"Cold" y "Terminal" llevan impresas esa musicalidad escandinava mientras Lindberg lidera todo, enfundado en su campera negra con capucha y gorra -ya no tiene sus inolvidables dreadlocks- pero igual une a todos con su voz podrida, aguda y rechinante mientras agita el puño acorde al beat de la batería de Erlandsson -quien es una máquina incansable-. Suena "Under a serpent sun", y la gente se apega al pogo descontrolado.

Björler y Larsson armonizan sus violas en “Windows” para pasar a la demencial "World of lies" lleno de blast beat y con las típicas letras combativas de ATG (Eclipse psicótico final, pintado con los colores de la guerra). Lindberg no es sólo un gran frontman y un gran cantante, sino que además es docente en la secundaria y en la universidad, dando materias como inglés, política, historia, geografía y religión, algo que lo apasiona tanto como el metal.

ATG tiene esa fórmula que garantiza el Headbanguing sin dudar, el groove infernal del riff de "Suicide Nation" pone a trabajar los cuellos y a volar los pelos, para después mostrar su otra línea, la del death metal de la vieja escuela con "Nausea", que es una verdadera patada en los dientes.

"Unto Others" y "All life ends" dan paso a los bises, mientras que el grupo se asombra de cómo canta el público argento y del afecto que le brindan "Me habían hablado de ustedes, son increibles" afirma Lindberg, mientras el violero registra todo con su celular. La intro característica de "Blinded by fear" encendió a los fanáticos que también deliraron con "Kingdom Gone" en el cierre.

At the Gates pisó por primera vez suelo argentino, recorrió su corta pero eficiente discografía y dejó a todos conformes...una pena que no tengan en mente trabajar en una nueva placa.



TODAS LAS FOTOS