Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Personal Fest

Suena tremendo

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Anabella Reggiani

08 de Noviembre, 2014

Suena tremendo

Cerca de 24 mil personas se acercaron al predio de GEBA en el marco de los 10 años del Personal Fest. The Hives y Arctic Monkeys fueron las bandas más esperadas y destacadas de la primera jornada del festival. 
 

Pseudos payasos, globos, papel picado y espuma esperan al público del otro lado de la entrada de GEBA. El viaje hasta allí suele ser bastante tedioso si no se cuenta con auto o con un colectivo que tenga una parada a pocas cuadras. En el predio hay una especie de gran kermesse desplegada con juegos, más payasos y más espuma. En uno de los stands, la cocinera Maru Botana se saca fotos con el público y en otro, la gente juega a buscar un tesoro. Las puertas se abrieron a las 15 horas, pero recién cerca de las 19 el lugar se empezó a llenar un poco más.

James McCartney fue quien encendió la mecha para que la gente comenzara a mirar al escenario sin distraerse. El hijo de Sir Paul vino a presentar su primer álbum, Me, y las comparaciones con su padre son inevitables. Está más que claro que las influencias rindieron sus frutos, pero de todas formas, McCartney hijo logró un sonido propio plagado de melodias prolijas que demostró en trece temas entre los que incluyó "Paralysis", "Fix", "Sugar" y "Unicorn". 

Otro hijo "de" fue Daland Gutiérrez, heredero de Juanse, quien se presentó junto a su banda La Armada Cósmica. El rockanrolnenen fue desbordante, casi exagerado, pero bien recibido por el público que en muchos casos los escuchaban por primera vez. En medio de la presentación del disco Budapest, invitaron a Leo García para hacer "Juego de Seducción" de Soda Stereo y la ovación para Gustavo Cerati fue inmediata. Luego se hizo presente el talentoso guitarrista Richard Coleman, quien le dio un toque de distinción al show y acompañó al grupo en "Sabe tu mente" y en el corte "Botón".

Con la noche ya instalada, en uno de los escenarios principales suena el leitmotiv de la película Tiburón que anuncia la llegada de The Hives. Aparecen todos con sus clásicos trajes blanco y negro. El cantante Pelle Almqvist, deja demostrado de entrada que se va a comer crudo al escenario. La primera que suena es "Comen On!" y todo en los Hives suena bien, desde Dr. Matt Destruction en bajo, pasando por Chris Dangerous en batería hasta las guitarras de Nicholaus Arson y Vigilante Carlstroem. 

Pell no tarda en tomar el micrófono para hablarle al público, les dice que los ama, habla de calentar la pava y le pide a las chicas que griten. “Walk Idiot Walk” hace delirar aún más al público y luego presentan el tema nuevo “Two Kinds of Trouble” que fue aceptado por los seguidores. 

"No hay silencio con The Hives", dice Almqvist y tiene toda la razón. Camina por la pasarela, se baja y saluda a los fans que están en la valla, se vuelve a subir y parece que no se cansa nunca. “Tick Tick Boom” fue una de las últimas y a esta altura nadie quiere que se termine, pero todo concluye en "Hate To Say I Told You So".

El final encontró al público agolpado en el escenario principal esperando a los británicos de Arctic Monkeys, quienes vinieron por tercera vez al país. Con el pelo engominado y guitarra en mano, Alex Turner junto a sus compañeros arrancaron con "Do I Wanna Know? " que pertenece al último trabajo AM. No faltaron los clásicos como "Fluorescent Adolescent", ni los momentos calmos como cuando hicieron "Cornerstone" en formato acústico. El final del show y del primer día del festival fue con "R U Mine". El recital fue prolijo y generaron un clima especial entre el público que los esperó por largas horas y finalmente los ovacionó. 

La fiesta del Personal Fest no fue del todo amigable. En medio del recital de The Hives, alguien prendió una bengala y las chispas tocaron a varias personas que estaban alrededor. La falla ya venía de antemano, debido al nulo cacheo que hubo en la entrada, que no se debió a falta de personal, porque había de sobra. Si bien no pasó a mayores, no deja de ser algo preocupante, sobre todo cuando la sensibilidad ataca estando a pocos días de cumplirse 10 años de la tragedia de Cromañón. También hubo quejas por cómo estaba organizada la salida, algo vital. Los artistas sonaron todos impecables, pero en una fiesta hay que estar atento a todos los detalles, porque cualquier cosa fuera de lugar puede convertirla en tragedia.

 

TODAS LAS FOTOS