Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lurrie Bell

Celebrando el género

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

14 de Noviembre, 2014

Celebrando el género

Lurrie Bell, uno de los más reconocidos guitarristas del blues de la actualidad, se presentó en La Trastienda Club junto al grupo local Nasta Super. El músico actuó como invitado estelar de la tercera edición de Buenos Aires Blues Festival, en la que ofreció un show breve y contundente.

En la primera noche de la tercera edición de Buenos Aires Blues Festival, habían pasado sobre el escenario de La Trastienda la talentosa armonicista Xime Monzón junto a su banda, Gintonic Blues&Soul y Los Pepas Rock&Blues, todos ellos créditos locales que amenizaron la velada y prepararon el terreno para la aparición del gran protagonista de la noche: Lurrie Bell -hijo del legendario bluesman estadounidense Carey Bell-, a cargo del cierre de la jornada.

Imponente, con una hermosa guitarra Gibson roja a cuestas y luego de ser presentado por Mariano Cardozo –organizador del evento-, Bell se acopla a Nasta Super, el grupo local que en esta ocasión oficia como su banda soporte. Y el músico, quien a los diecisiete años fue reclutado por una de las reinas del blues, Koko Taylor, se apodera del escenario a puro solo de guitarra, como se disfruta en la canción “Have you ever loved a woman?”.

En esta ocasión Lurrie Bell no introduce, como tantos otros músicos de blues, bellas y memorables anécdotas que anteceden a los temas. Algunas palabras para testear el ánimo del público, y el resto es pura música. Su generosidad le permite dar paso a que los músicos del grupo se destaquen en sus interpretaciones, y el lugar se llena de diversas variantes del blues, desde canciones más lentas hasta aquellas de pulso marcadamente acelerado.

El show se convierte en una interesante jam session, sin que exista una lista de temas establecida de antemano ni espacios extensos entre canción y canción. Bell exprime al máximo cada nota que toca en su guitarra, y por si fuera poco, su voz quebrada le agrega aún más emotividad a su performance, algo que el público reconoce y celebra al finalizar cada composición.

Hacia el final de su presentación, comparte el escenario con Xime Monzón, y ambos se trenzan en un furioso dueto en el que guitarra y armónica se sacan chispas. Así llega el final de un show breve –no alcanza a la hora- que sin embargo deja al público lleno de blues luego de disfrutar a semejante figura.

Poco menos de una hora le bastó a Lurrie Bell para desplegar todo su talento sobre el escenario de La Trastienda Club. El artista estadounidense cerró con su inspirada guitarra la tercera edición de Buenos Aires Blues Festival, y demostró la vigencia en Argentina y el resto del mundo de un género que reproduce con absoluta naturalidad músicos y grupos talentosos, dedicados a renovar la escena del blues y llevarlo hacia nuevos horizontes, sin olvidar la senda marcada por las grandes leyendas

TODAS LAS FOTOS