Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Victor Wooten

Bass & Roll

Cronista: Lucas González | Fotos: Jose Fuño

17 de Noviembre, 2014

Bass & Roll

A base de estruendosos solos de bajo y multiples sonrisas, Victor Wooten copó la primera de las dos fechas que tiene previstas en San Telmo.

Una cola exageradamente larga, de unos cuantos metros, precedió el inicio del primer show que el eximio bajista estadounidense Victor Wooten tenía previsto en La Trastienda. Al ingresar, el público de pie debió escabullirse a los costados del recinto, esquivando, increíblemente, a los que habían adquirido su entrada para observar el show sentados en el campo. Ya con todos instalados en sus respectivos lugares, y mientras las mozas del lugar hacían malabares para esquivar al público y servir a la vez, la música pasó a ser la única protagonista. 

Una vez iluminado el escenario, austero, sin decorado y tan sólo con los instrumentos que serían ejecutados, los músicos, uno a uno, fueron tomando sus posiciones, y cómo era de esperar Victor se llevó todos y cada uno de los aplausos. La banda la completan su hermano Regi en guitarra y el baterista J.D. Blair. “What did he say?” fue utilizada por el trío para iniciar su presentación, en un versión extendida que rozó los siete minutos, y mostró un atenuante que se repetiría durante toda la noche: canciones largas, en las que por momento se abusó del jam, solos furibundos del bajista y algún que otro momento en el que los otros músicos pudieron mostrarse.

Luego del maratónico comienzo, Victor se despachó con un afectuoso agradecimiento: “Gracias por venir, es muy lindo tocar acá”. Además, afirmó que “me gusta tocar con ellos –por sus compañeros- ya que no hace falta hablarnos, nos comunicamos a través de la música”. A continuación, “Sex in a pain” introdujo a todos a un clima impulsado por un groove ampuloso y una buena viola. A esta altura, el público ya se había rendido ante el bajista.  

Al margen de la lista, y porque la ocasión lo pedía -habría que ver en cuantos lugares es tan bien recibido como aquí- , los músicos se dieron el lujo de improvisar durante largos minutos. Muestra de ello se pudo apreciar en fragmentos instrumentales de temas como “Soul Train”, de James Brown o “Kashmir”, de Led Zeppelin.

Un año después de su última visita, Victor Wooten vivió en La Trastienda el clímax de su romance recíproco con el público argentino.

TODAS LAS FOTOS