Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ska-P

¡Insistimos!

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

22 de Noviembre, 2014

¡Insistimos!

El grupo español se presentó en el Estadio Ferrocarril Oeste en el marco de su ¿última? gira. Pogo, baile y mensajes para todos los gustos. 

El mundo está golpeado y los que no son indiferentes salen a dar pelea ante las injusticias que se ven todos los días. La manera que tiene Ska-P de combatir es a través de sus canciones y del mensaje que le transmiten a la gran cantidad de gente que los sigue por todos lados.

Desde temprano, las bandas Once Tiros, Karamelo Santo, Las Manos de Filippi y Jauría abrieron el juego en Ferro y no faltaron los mensajes de apoyo a los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos, ni a las luchas que llevan adelante los trabajadores de diferentes fábricas.

Cuando Pulpul y compañía coparon el escenario, el estadio se sacudió. “Full Gas”, “Estampida” y “Niño Soldado” abrieron la noche y el pogo eterno. Luego de “Cannabis”, la banda invitó a los trabajadores de Lear, quienes llevan a cabo una lucha para mantener sus puestos de trabajos a pesar de las trabas que les imponen que incluyen represión en sus reclamos y persecución a los manifestantes. También estuvieron los trabajadores de  MadyGraf, quienes están produciendo sin patrones. “Antes pensábamos que el control obrero era una utopía”, largó Pulpul y a pesar de que muchos creían en la obviedad de que se venía “El vals del obrero”, que la dejaron para mucho más tarde, se despacharon con “ETT´s”.

No había pasado ni la mitad del recital y la gente ya pedía un poco de respiro. Imposible. Con “Se acabó”, las piernas volvían a ponerse en modo pogo con pataditas ska y con la mente en sintonía con en el mensaje.

Otra vez la conciencia social sobre el escenario: La dirigente mapuche Moira Millan tomó la palabra en representación de las mujeres originarias y le agradeció a la banda: “han llevado la voz de los silenciados y oprimidos por todas partes”, dijo y convocó a la marcha que realizaran el 21 de abril frente al Congreso de la Nación, con el fin de que sus reclamos sean escuchados.

Con “Mestizaje”, se hicieron inevitables los puños en alto, y luego sí llegó “El vals del obrero” y, para los más nostálgicos, “El hombre resaca baila ska”, tema que abre el disco Ska-P, editado en un lejano 1995.

Antes de ir a los bises, Pulpul le cuenta al público que estuvieron en el campamento de Malvinas Argentinas, en Córdoba, donde se está llevando a cabo una lucha contra la empresa transnacional Monsanto. Para ellos fue “A la mierda”. Luego “Kasposos” y “El gato López” cerraron la noche de una manera agitada y efectiva.

Una vez más Ska-P vino al país y como siempre, quedó en evidencia que tienen al público argentino en sus manos y la fórmula de diversión con conciencia nunca falla. Según ellos, esta es la última gira por tiempo indeterminado, pero casi nadie les cree... ¡Hasta la vuelta! 

TODAS LAS FOTOS