El Bondi
Revista Digital
 

Con ustedes…Pablo Gilberto

A diez años de su última visita, el guitarrista de Racer X y Mr. Big dio una cátedra en el Roxy Live dejando un show que quedará en el recuerdo de todos los violeros y músicos que lo fueron a ver.
Slide0

Paul Gilbert es un virtuoso y un estudioso: a los cinco años se enamoró de la guitarra y jamás la soltó. A los quince, de manera precoz, apareció en la portada de la conocida revista Guitar Player junto a Yngwie Malmsteen, para después formar dos grandes bandas que lo ubicaron entre los mejores violeros del mundo: Racer X y Mr. Big.

Para este show en la Argentina Paul decidió presentarse en forma de trío junto a dos músicos de calibre atómico: Pete Griffin (Steve Vai, Zappa Plays Zappa, Tony MacAlpine, Mike Keneally) en bajo, y el animal australiano de Thomas Lang en batería sobre quien Mike Portnoy (Ex Dream Theater) dijo: “Es un baterista que no puedo replicar”. Todo dicho.

Es curiosa (y destructiva) la forma en que el trío comenzó el show, ya que Paul decidió hacer una canción gigante “Massive Medley”, donde como su nombre lo indica, a través de un medley de 40 minutos se encargó de enlazar sus riffs y solos más famosos, un exceso que dejaría nocaut a cualquier peleador de la UFC.

El viaje eterno por el camino del shred iniciado con canciones desde 1986 incluyó el metal de “Street Lethal”, “Into the Night”, “Blowing Up the Radio”, “Scarified”,” Snakebite” y “Fire of Rock” de Racer X; el hard rock con “Take a Walk”, “Daddy, Brother, Lover, Little Boy”, “Nothing but Love” de Mr. Big; el toque clásico con “Gilberto Concerto” y “Haydn Symphony Nº88; y el virtuosismo descontrolado de sus temas instrumentales como “The Curse of Castle Dragon”, “Get Out of My Yard”, “Fuzz Universe” y “Vibrato”. Una locura. Si alguien pregunta ¿quién es Paul Gilbert? Denle su DNI, su pasaporte, su célula verde y un video de este medley.

¿Cómo se puede seguir después de esto? Presentando temas de su nuevo disco, I can Destroy (2015), ese es camino eligió Paul, placa donde el blues es tomado como género madre para disparar canciones como “Everybody Use Your Goddamn Turn Signal”, “Blues Just Saving My Life” y la homónima “I Can Destroy”.

Durante el concierto, Paul no para de sonreír, de hacer chistes con su baterista Lang que entró en faso confundiendo la lista de temas; de tocar con los dientes - y con el famoso taladro-, de hace caras (no por nada es el dueño de la frase “Si estirás una cuerda y no hacés una cara, es como comer sin saborear”); se animó a covers como “Walking on the Moon” (The Police) y Little Wing (Jimi Hendrix); y hasta se gasta a sí mismo tocando un furioso tema llamado “I am not the one (Who wants to be with you)” en contra partida a la balada superhitera que compuso para Mr.Big, “Be with you”.

Llegando al final Thomas Lang se encargó de enamorar a todos con su solo de batería lleno de depurada técnica, velocidad, y malabarismo circense con los palillos, que desembocó en el sueño de todo guitarrista que ame el virtuosismo: “Technical Difficulties” de Racer X, una composición desafiante y complicada, donde Paul se pone en modo Dios. La seudo punk “SVT”, con Pete Griffin al frente reafirmando el groove que el trío sostuvo toda la noche, se encargó de poner la nota final.

Paul Gilbert volvió a Argentina, metió doblete en el Roxy Live, dejó un show con el que varios de los presentes soñarán varias noches, y demostró que el título de su nuevo disco, “I can Destroy”, es 100% real: él, con su guitarra, puede destruir todo lo que quiera.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...