El Bondi
Revista Digital
 

La máquina del tiempo punk

A 30 años del primer show de los Ramones en Obras, Richie y CJ se presentaron en El Teatro de Flores para homenajear a aquella época dorada.
Slide0

Los Ramones tienen más de 20 conciertos en la Argentina, pero el más significativo fue el primero, el miércoles 4 de febrero de 1987, cuando Joey (voz), Johnny (Guitarra), Dee Dee (bajo) y Richie (batería) se presentaron en Obras y establecieron para siempre una relación que trascendería con el público argentino.

Años más tarde, en 1996, el cuarteto de Queens se presentaría en el estadio de River, en el marco del tour Adios Amigos, en el que se despidieron ante más de 45 mil personas. Aquella vez, fue con Marky en la batería y con CJ en bajo, quién tomó el lugar de Dee Dee en 1989.

Otra vez la Argentina fue testigo de un momento histórico de la banda punk, en este caso para celebrar la unión de Richie y CJ por un único show, con la esperanza de traer del recuerdo aquellas imágenes y sensaciones de la época. Era fácil de imaginar: desde el momento en que los (dos) Ramones anunciaron su regreso a Argentina, se generó un revuelo que culminó en un Teatro Flores con entradas agotadas.

Con las puertas abiertas desde las 19, las bandas teloneras elegidas, Sonia Chammah y Servicio Secreto, aportaban su magia al escenario mientras cientos de adeptos de diferentes generaciones llegaban al encuentro con remeras alusivas, peinados a tono y anteojos de sol, creando poco a poco el clima que se viviría minutos más tarde.

Al ritmo de Hey Ho Let´s Go!, los canticos se complementaban con saltos y actitud punk. Con apenas 15 minutos de retraso, se abrió el telón y se proyectó en la pantalla una recapitulación de imágenes de lo que fue su primer paso por el país con entrevistas a los músicos en donde ambos se mostraban felices de poder revivir el encuentro ramonero.

Al compás de “Durango 95” dieron inicio a lo que sería una de esas noches para recordar. El cuarteto se completó con Mariano Martínez de Attaque 77 en guitarra y Sebastián Expulsado en voz, elegidos personalmente por los músicos, quienes en conjunto enloquecieron a los seguidores de la banda.

La lista de temas repitió en estricto orden el mismo itinerario que aquella primera vez. Así, himnos como “Teenage Lobotomy”, “Psycho Therapy”, “Blitzkrieg Bop” y “Do You Remember Rock N Roll Radio?” sonaron en continuado, sacudiendo los cimientos del teatro y renovando una vez más el amor con el público. Sin mucho diálogo, más allá de algún saludo rápido, las que hablaron fueron las canciones, y desde abajo respondieron a puro pogo y mosh.

La lista oficial incluyó clásicos como “Rock N Roll High School”, “I Wanna Be Sedated” y “The Kkk Took My Baby Away” y “Sheena Is A Punk Rocker”, entre tantos otros que llegaron a su fin con “Pinhead”. A modo de bis, y saliéndose del listado original, agregaron “I Wanna Live”, “Pet Sematary” y “Rockaway beach” para dar el perfecto cierre a lo que fue un recital impecable, con aroma a máquina del tiempo.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...