El Bondi
Revista Digital
 
* Coberturas | Guasones FEBRERO 12, 2017

Por las vías del maldito rock and roll

Con localidades agotadas, Guasones ofreció un vibrante show en Groove antes de iniciar una gira por México y editar su nuevo disco de estudio. La banda liderada por Facundo Soto repasó parte de su discografía ante un público que desbordó de euforia durante casi dos horas de concierto.
Slide0

Con el anuncio en los días previos al show de una segunda función, en los alrededores de Groove y todavía más dentro del recinto se respira el mismo clima de ansiedad y fiesta inminente que antecede a cada presentación de Guasones. El grupo asalta el escenario cerca de las nueve de la noche para no dar respiro a su público caliente a lo largo de veinticuatro canciones, y abre el concierto con el riff abrumador de “Necesito”, seguido de “Pobre tipo”, uno de los cortes de su último disco, “Locales calientes” (2014). Guasones presenta su clásica formación de cuarteto, y la novedad es la incorporación como nuevo integrante de Matías Sorokin en guitarra y coros.

La banda sube aún más la temperatura de Groove con “Shaila show”, y decide imprimirle mayor vértigo a sus versiones de “Me estás tratando mal” y “Pasan las horas”. En “Una razón”, Facundo Soto arenga a un público en que hace flamear sus banderas cerca del escenario, mientras Maximiliano Timczyszyn en primera guitarra ofrece sus soberbias ejecuciones de guitarra slide, uno de los ingredientes clave en el sonido de Guasones. La balada “Tan distintos” es apenas un respiro para un segmento demoledor del concierto, que encadena el blues machacante “A mi lado”, “Caballo loco”, “Como un lobo” y “Farmacia”.

Otra de las novedades es la presentación de “Canción para un amigo”, canción producida por Coti Sorokin junto a Guasones y que integrará el próximo disco de estudio de la banda, una balada con un exquisito in crescendo que encaja a la perfección con la letra. A partir de allí se inicia una nueva descarga del rock and roll galopante y sin anestesia que la banda aplica sobre Groove: en “Desireé (parte dos)” y “Baila, baila”, Soto juega junto al público y recorre el escenario de punta a punta, mientras Timczyszyn y Sorokin alternan de manera fluida, como en toda la noche, solos de guitarra filosos y desafiantes.

La batería de Damián Celedón y el bajo de Estaban Monti, bases sobre las que se asienta el ajustado ritmo del grupo, hacen estragos en “Heaven or hell”, mientras los fans se alimentan de la energía que libera Guasones para hacer explotar el estribillo de uno de los clásicos de la banda.     

“Chicos, muchísimas gracias por haber venido, esperamos que la hayan pasado muy lindo. Terminaremos la mezcla del disco en estos días y ya lo vamos a poder tocar en vivo”, se empieza a despedir Soto, y los primeros acordes de “Reyes de la noche” desatan nuevamente la fiesta. Pero aún queda tiempo para invitar al escenario a Jimmy Rip, reconocido músico estadounidense que acompañó a Mick Jagger en su etapa solista y trabajó como productor en “Locales calientes”, quien aporta su talento y buen gusto en guitarra para la despedida definitiva de Guasones, a toda máquina, con “Gracias” y “Dame”, en un final a tono con el concierto electrizante que ofrece la banda oriunda de La Plata.

En lanoche de Groove, Guasones ofreció una nueva demostración de su rock and roll vertiginoso y sin concesiones, que sacude y acompaña a letras descarnadas y nada complacientes. La incorporación de Matías Sorokin le aporta mayor crudeza al sonido de la banda en vivo, algo que el grupo parecía buscar. La expectativa se encuentra ahora en la salida de su próximo disco de estudio, del cual el grupo presentó el tema “Canción para un amigo”, y en descubrir qué horizontes musicales y transitará en el tiempo por venir la banda platense.   


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...