El Bondi
Revista Digital
 

Un pequeño y efectivo caos

El power trío realizó una nueva fecha en la sala Caras y Caretas en el marco del ciclo Rebeldes, Soñadores y Fugitivos en vivo. Allí repasaron sus dos discos y adelantaron temas de su nueva producción.
Slide0

La lluvia amenaza, llega, se cae el cielo y se va. “Que vuelva la lluvia otra vez, a recorrer toda la piel”, dice Acorazado Potemkin en “Cerca del sol”, aunque en verdad, esta vez, se la quiera ver bien lejos.

Adentro de Caras y Caretas  hay un microclima especial y la gente va llenando el lugar de a poco. Guillermo Pesoa y la Familia Nuclear se acerca al fogón para amenizar la espera con sus canciones que son muy bien recibidas por el público que sabe que las bandas con las que toca Acorazado nunca defraudan.

Todo se da en el marco de los ciclos que realiza el programa Rebeldes, Soñadores y Fugitivos, cuyo conductor, Eduardo Fabregat, se encarga de realizar la presentación en la que deja muy claro que ese espacio hay que preservarlo, con justa razón de disfrutar el arte de las bandas que se presentan, aún en los tiempos que corren. 

“A lo mejor” es la canción con la que arranca la banda y con la que abre Remolino, su último disco de estudio editado en 2014. Cada uno de los acordes hacen explotar el lugar, algo que el trío compuesto por Juan Pablo Fernández (voz y guitarra), Lulo Esain (batería y coros) y Federico Ghazarossian (bajo), sabe hacer muy bien. A la lista también se suman temas de Mugre, su primer disco (2011), y aparecen “La Carbonera”, “Desayuno” y “Desert”.

Al escuchar las canciones de los dos discos, queda a la vista (o al oído) que están realizadas desde lo visceral, con ese toque preciso de prolijidad, y es ahí cuando surge la pregunta de qué sigue después de dos resultados excelentes y esa respuesta la dan en el escenario, presentando temas nuevos que se ponen a la altura de sus otras producciones. “Mundo Lego” es una clara muestra de eso. La letra está basada en poemas que la poetisa Josefina Saffioti volcó en su libro homónimo. La canción es cruda, con ese toque potemkin que noquea a los desprevenidos.

También aparece una versión de “Two of us” de The Beatles y otra de “Semilla de Piedra”, de la mexicana Lila Downs, tan efectiva como la original. El Cardenal Domínguez es el único invitado de la noche quien, al igual que en Remolino, se encarga de ponerle su potente voz a “Reconstrucción”.

Otro adelanto del disco lo dan con “El Rosarino” y como el reloj siempre corre, el final se acerca con la tarantinesca (y muy pedida por el público) “Puma Thurman”. Los bises arrancan con la infaltable, sobre todo para la cruda actualidad, “El pan del facho” y terminan con “Los muertos” y su letra disfrazada de inocente que golpea bastante fuerte.

Acorazado Potemkin sale de los esquemas preinstalados, explora más allá y el resultado es un sonido que tira un aire nuevo y necesario a base de poesía, mugre y una prolijidad precisa; un combo redondo que cada día suma más encandilados.

 

 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...