El Bondi
Revista Digital
 

Ahora es nuestra la ciudad

La banda abrió la primera jornada de su seguidilla de conciertos en el Teatro de Flores. En el marco de Gardelitografía, repasaron su disco debut “Gardeliando” junto a otros éxitos de su trayectoria.

 

 


Slide0

La sonrisa de Gardel iluminó la noche del Jueves Santo en el barrio de Flores. El trío liderado por Eli Suárez (vocalista y guitarrista), brindó su primer show que tenía como temática tocar Gardeliando, placa oficial lanzada en 1998 que dio inicio a la carrera de una banda forjada dentro de un seno familiar. Este trabajo marcó el estilo característico de Los Gardelitos: rock, tango, blues, chacarera y baladas. Además, les permitió mantener una relación amistosa con el público ya que las presentaciones se hacían a beneficio por los barrios humildes de Capital Federal y el Conurbano Bonaerense. En esta serie de conciertos que por cuatro noches llenará el Teatro de Flores, la intención es repasar cada disco de estudio hasta llegar a Oxígeno, ya sin Korneta Suárez al mando, pero con el respaldo y la entrega de siempre.

Desde temprano, cientos de fanas llegaban de diversas zonas para agruparse por los alrededores de la esquina de Avenida Rivadavia y Pergamino. La previa se hizo larga y los que ya estaban dentro del recinto buscaban sus mejores posiciones para disfrutar un recital que traía cierta melancolía. A simple vista el promedio de edad estaba en la media de 30 años, eso quiere decir que el disco le dio ritmo a más de una adolescencia. “Porque hoy, hoy tocan los garde vos ya los conoces”, se gritaba de un lado a otro a minutos del comienzo. En medio de ese coro, Paulo Bellagamba (baterista desde 2010) aprovechó la ocasión para salir a filmar ese momento.

Cuando el reloj marcó las 21:45, el telón se abrió para que un solitario Eli con su guitarra acústica ponga a bailar a una pareja con la intro de "El Tanguito". De inmediato, sus compañeros se unieron para una prolija versión de "Cobarde para amar". Los sentimientos se agigantaron con "Blues para Caseros", una balada escrita por Korneta hacia fines de 1992 cuando estuvo encarcelado en Parque Patricios. La letra dio pie para pedir justicia por Callejeros a medida que la pantalla central del escenario dibujaba a Carlos Gardel. El pico de exaltación llegó a la cima con la canción que dio título al disco de la fecha: Gardeliando. “Buenas noches Flores”, saludó Suárez. A pesar de la noche fresca de otoño, el clima estaba pesado y ameritaba para un pequeño trago.

Con la batería recargada, todos bailaron rock and roll sin parar con "Lo que mis vecinos creen". Para bajar la intensidad, un barco a la deriva tomó viaje al ritmo de un clásico como lo es "Amor De Contramano". El recorrido trajo el espíritu de Korneta para entonar la chacarera "Volveré en tus ojos", un tema totalmente acorde para tener presente al fundador de la banda. La estrofa inicial así lo confirma: "El día que yo me muera, no quiero ir al cielo / Quiero quedarme cerca, para ser tu consuelo". Un Eli emocionado agradeció a cada uno de los presentes por el aguante, por fomentar el under y defender la música popular. “El sentimiento y el corazón los trajo hasta acá”, exclamó haciendo referencia al manejo que tienen, al realizar todo de manera independiente y, por lo general, por medio del boca a boca.

"Nadie cree en mi canción" le dio fuerza al pogo que animó al bajo de Diego Rodríguez que, como de costumbre, se lució por todo el ancho de las tablas. La historia de vida de "Los chicos de la esquina" es tan cruda y real que puso a pensar a más de uno. Y así son las letras de Los Gardelitos que sin máscaras relatan verdades cotidianas, por eso es que su público se renueva al sentirse identificado. El momento más fuerte de la noche se dio con la extensa versión de "La constelación de la virgen", poesía pura. Hasta el momento, el disco fue respetando su orden e iba llegando al final. “Al gobierno sólo le interesa la plata y a nosotros nos manda a la policía. Se creen dueños del poder”, tiraron contra Mauricio Macri al hacer "Libertad condicionada". Luego con las imágenes del Che Guevara y Perón, desde Flores el trencito partió por toda "América del Sur". El cierre de la primera parte tuvo un solo estremecedor de Eli que "A pesar del viento" se mantuvo en un nivel destacado.

Concluido Gardeliando, un parate de unos 15 minutos permitió modificar toda la escenografía. Dos inflables de gran tamaño -un fiel payador en la izquierda y un ángel junto a un farol en la derecha- se sacudían con el power de "La calle es un espejo", demo de Rock Sudaka.

Desde el último disco, Ciudad Oculta, publicado a través de Youtube en 2014, llegó "La ciudad que se oculta". Gran cariño le tienen al barrio de Villa Lugano ya que allí ofrecieron su primer recital. La lista continuó con "Novelas mexicanas" y "Pájaro campana". Mientras probaba su guitarra y ojeaba el set, Eli le rindió homenaje a su padre. Luego de los aplausos, habló del conflicto entre Estados Unidos y México por el muro: “Quieren dividir tierras que hace tiempo ya están separadas por un muro cultural. Los mexicanos no quieren el primer el mundo, quieren uno solo y unido”. Preámbulo para el "Comandante Marcos" que enganchó con "Al pie de la letra". Siguió "Dueños del poder" y con una batería al palo sonó "Viejo y querido rocanrol".

Tras difundir a bandas colegas, una vieja canción escrita por Korneta pero que salió a la luz oficialmente hace poco, "Un Taxi", amagó ser el cierre junto a "Lo que vendrá". Agradecimientos para La Renga, especialmente a Chizzo, por prestar los equipos de guitarra levantó a la masa con el cántico popular "Vamos La Renga con huevo vaya al frente…" El invitado de lujo fue Tete Iglesias, bajista de la banda de Mataderos, que enloqueció a los sudakas al subir a tocar "Anabel". Ahora sí, la fiesta concluyó con "Puño y Letra" y el corte del disco Oxígeno llamado "Mezclas Raras". “Gracias a todos venir, la fiesta sigue”, saludó el líder gardelito sabiendo que un nuevo Teatro con entradas agotadas lo espera.

Gardelitografía, una serie de cuatro shows en el Teatro de Flores, abrió con Gardeliando. El viernes fue el turno de Fiesta Sudaka (parte 1), grabado y producido en 1999.El sábado continuará la segunda parte titulada En Tierra De Sueños (2004), último disco con Korneta en voz, y el domingo cerrarán con Oxígeno (2008). 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...