El Bondi
Revista Digital
 
* Coberturas | La Franela JULIO 22, 2017

Soñando despierto

La Franela copó una vez más La Trastienda con motivo de la presentación de su último disco “Aire”. Un show con canciones bien potentes que calentaron la noche porteña y que pretenden golpear fuerte en el ambiente del rock.
Slide0

Dentro de unos meses, los chicos de Caseros cumplirán diez años de trayectoria y qué mejor que festejarlo con un nuevo material discográfico. El 7 de julio se publicó Aire, el cuarto disco que contiene doce piezas que se amalgaman en diversos ritmos y expresan sentimientos colectivos. El mismo fue grabado en los estudios Romaphonic, Tónica y Tucansoniq, con la producción de Oscar Righi, Martín Bosa, Francisco Aguilar y la colaboración de Romina Gaetani. La solidez musical adquirida en esta década se ve plasmada en este trabajo y las letras, tal como se llama la placa, dan un nuevo aire de inflexión. Para su presentación, se optó por el habitué lugar donde más cómodos se sienten con el público: La Trastienda.

La cita comenzó a las 21:20 hs cuando la música que ponía clima en la previa dejó de sonar y las luces tenues acompañaron la apertura del telón rojo para que la banda desate la fiesta. Daniel “Piti” Fernández y Joselo de Diego gritaron la intro de “No fila”, el último corte de difusión que fue agitado por todos los que llegaron a Balcarce 460. De inmediato, la bata de Diego Módica marcó el ritmo para que “1 a 1” trajera el perfume de Rodolfo Walsh. Cada vez que La Franela toca es inevitable que la huella piojosa diera su presente. Por ahí rondaban parte del viejo staff como el fotógrafo Sebastián Klein y el encargado de prensa, Martín Correa. En el sector de arriba miraba atentamente todo lo que pasaba el ex baterista Sebastián “Roger” Cardero. “Cruces y flores”, canción que formó parte de Civilización (2007) animó el pogo en cada rincón.

Buenas noches familia, gracias por venir”, dijo Piti que delegó la voz a Joselo en “Después de ver”, sexto tema del primer disco publicado en 2009. Luego ambos se pusieron a bailar al ritmo de la lenta “414”. Siguiendo con el material Hacer Un Puente (2011), llegó “Sirena” a medida que el público hacía sentir que había mucha vida ahí abajo y mientras Facundo Farías Gómez desde la percusión saludaba a un amigo. Al escenario llegó un regalo pintado con los colores de River Plate para José. Después del agite fue el momento de los abrazos de amor con “Hielo”. Eso es lo que tiene La Franela, la capacidad de transportarte del éxtasis a la tranquilidad en cuestión de segundos. Las mujeres, subidas en los hombros, acompañaron a Piti en todo el tema. Tras un breve descanso, el bajo de Lucas Rocca dio inicio a “Aire” dedicada a una amiga de Joselo y todos los que están flotando.

Las luces violetas decoraron el recinto durante “Los que menos tienen”, letra de Tuqui que abre este último disco y fue muy bien aceptada. Siguió el hit “Fue tan bueno” donde el romanticismo reflotó nuevamente. Desde Los Pérez García llegó el primer invitado de la noche. Beto Olguín tomó el mando para entonar “Loco bien”, esa especie de “We are the world” que estremece con los coros y las palmas. La emoción siguió latente cuando Antonio Fernández, hijo de Piti, agarró la guitarra en “Como una flor”. Una vez concluida, el cantante no pudo evitar las lágrimas. Para salir rápidamente de ese estado dio el indicio para continuar con “Del otro lado del mar”. El fervor calmó por un rato con el reggae “Vos me entendes”, que despide el disco Nada Es Tarde (2014). La lista merodeaba por la mitad y fue el turno de presentar “Entre alas”, tema de Fran.

No estuvo el líder de Las Pelotas, Germán Daffunchio, pero su “Pasarás”, sí. Pegadita sonó “Calor y dolor” levantando la temperatura que a esa altura obligaba a pasar por la barra. “Seguí que quiero verte” se arengaba arriba y abajo con “De lealtad”. En el transcurso de la semana, Martín Bosa -guitarrista y tecladista- fue papá y por tal motivo para su mujer resonó “Linda”. Los vientos dieron ritmo y color en “Maikel Focs” haciendo un viaje meloso al pasado y futuro. La melodía de los caños se quedó para que la fiesta explote con “Price for freedom”. Nadie podía mantenerse quieto al son de este ska energético. El respiro no dio tregua y “Siempre” tomó las riendas del pogo. La libertad con la que se maneja la banda es una gran virtud y esa soltura hace que todos aporten sus dotes artísticos al máximo. El bajista se lució en “Feos” que fue escrita en conjunto con Piti.

Vamos con la cumbia”, se arengó desde las tablas y el baile volvió a escena con “Akanakena”. Varios son los clásicos que se destacan en La Franela pero, sin lugar a dudas, “Lo que me mata” fue el primero en su carrera cuyo video oficial fue grabado con Soledad Pastorutti. El ex piojo, Roger, bajó de la platea para acomodarse en los timbales junto al Changuito. Al compás cubano, con un extra más power, la “Chan Chan” de Segundo Compay, que obtuvo fama mundial con Buena Vista Social Club, dejó alegres y satisfechos a todos para el cierre. Sin embargo, la que puso punto final a la fiesta fue “Vine hasta aquí”, en donde Beto volvió para despedir una noche a todo trapo. Tirando un palito acerca de una posible fecha por el oeste conurbano, La Franela saludó a su inmensa familia que no para de crecer y busca nuevos aires para expandirse.

Aire, es el cuarto disco de La Franela y fue presentado en La Trastienda. El material recorre diversos ritmos acompañado por una poesía que remarca la realidad contemporánea. Nueve de sus doce canciones formaron parte de la lista junto a otros clásicos de su trayectoria. En una fiesta que tuvo a Beto Olguín y Sebastián Cardero como invitados, la banda liderada por Piti dejó una clara muestra de su gran presente.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...