El Bondi
Revista Digital
 
* Coberturas | Roma JULIO 29, 2017

Romanos sobrevivientes

La banda de San Martin presentó en el Teatro Vorterix Lo que tenga que ser, su tercer trabajo de estudio. Además, no faltaron los temas de sus primeros dos discos.
Slide0

Cantó, bailó, se tiró al piso, siguió cantando. Bajó del escenario, se arrimó a la gente, los abrazó, siguió con su música. Separó al público en grupos de a dos y los hizo cantar en turnos. Sergio Munich (voz) al igual que su grupo (Santiago Munich en guitarra, Leandro Coca en batería y Gonzalo Urich en bajo) brindaron un show en el que, además de su música, estuvo presente el contacto con sus seguidores, a los que le agradeció en varias oportunidades y les atribuyó su supervivencia luego de haber pensado en la separación.

Esta vez, el motivo de su música en vivo fue llevarle a sus fans su última creación de estudio. Así fue como, pasadas las 21, sonaron “2.0”, “Que sea así” y “Un plan distinto”. Los romanos debajo del escenario ya habían entrado en calor, con baile y pogo incluido, cuando llegó el turno de “Cómo estamos hoy”, “El inmigrante” y “Tarde”, tres temas de su segundo disco titulado Hijos de padres separados (2014).

Después de ganarse su primera ovación y de mostrar un sonido pesado con mezcla de rock alternativo, hard rock y por momentos metal, la banda volvió con el repertorio del último disco. Esta vez sonaron “Adios”, “Necesito” y “Retrovisor”. Más tarde, se distinguió entre la gente la imagen de dos adultos llevando en andas a chicos de no más de diez años mientras coreaban “El cantante” y “La patada”.

En la mitad del show, una guitarra electroacústica en las manos del ex Infierno 18 marcó una pausa a los temas rockeros para dar lugar a “Tan fuerte” de Algo que decir (2013) y “Con ganas de salir”. Más tarde, las baladas dieron lugar a un sonido más punk con “Bla bla bla”, también de su primer disco y con “Mojigata”, que tuvo en el micrófono a una fan quien terminó saltando y flotando encima del público.

“Ya no somos una banda de cumbia, pero les traemos algo mejor”, bromeó el líder de Roma antes de que suenen “Volando” y “Como dios manda”, dos canciones con ritmo de ska/reggae y que además contó con la colaboración de un trompetista y saxofonista. Los instrumentos de viento no serían la única sorpresa de la noche, ya que para “Lo que tenga que ser” la banda contó con la guitarra de Maikel de Kapanga.

La voz de Munich bajó otra vez del escenario, hizo partícipe a la gente de sus canciones, los invitó a poguear y a “hacer un poco de quilombo”. Subió para rapear un poco mientras sonaban entremedio los solos de guitarra y coros de Santiago. Para el cierre, no se olvidaron de sus primeros trabajos de estudio y se escucharon “Esta claro que”, “Más mentiras que otra cosa” y, por último, “Mala leche”.

Roma presentó en esta ocasión temas de su último disco, aunque no faltaron los que dieron inicio a la banda, como aquellos del disco Algo que decir. En esa mezcla de canciones nuevas y viejas, también hubo una variación de estilos, como hard rock, metal, punk y hasta incluso ska y reggae. Una banda que intenta no encasillarse en un estilo único.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...