El Bondi
Revista Digital
 

Que no se pare de bailar

El septeto de Liniers festejó sus 15 años en Niceto Club, con un show donde no faltaron clásicos y el pedido por Santiago Maldonado.
Slide0

Con camisa y corbata, bien parados para la ocasión, Pampa Yakuza ofreció casi una treintena de canciones en un Niceto colmado. Desde temprano, la previa estuvo amenizada por De Bombín, que entregó un set de media hora con lindas melodías y una versión propia de “Manuel Santillán, el León”, de Los Fabulosos Cadillacs; y por el grupo de percusión Vibra Alto Sambareggae, que se despachó con una batucada entre el público.

Sobraba la buena energía en el boliche de Palermo y minutos después de las 22, “Hagamos uno” abrió el show de Pampa e hizo estallar a la gente, que recibió a la banda entre papelitos y globos de colores.

Sobre el escenario, los cantantes Hernán Saravia y Federico Quiroga se entienden a la perfección, cantan, arengan, disfrutan y hacen disfrutar a los que están abajo. El rock mezclado con pop, nadando en ska y en ritmos autóctonos es la marca registrada de un grupo que ya transita 15 años y no parece haberse puesto un límite.

Quiroga se hizo cargo de “Bla Bla Bla”, el guitarrista Luciano Katz le puso voz a “La danza de los perdidos” y el cantante de De Bombín, Pablo Dabruzzo, acompañó en “La mañana de mañana”. En medio del show, los músicos de Pampa se tomaron un minuto para pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado. La petición fue ampliamente apoyada por los presentes, que cantaron en contra del gobierno actual.

“Maldita policía tirando a matar / maldita la justicia que oculta verdad / política asesina, basura en sesión /robándose las migas de nuestra Nación”, vociferó Hernán en “Puede Ser”, una de las más coreadas de la noche. El final estuvo marcado por una tradición de la banda desde sus comienzos. El carnavalito “Juntos” fue reforzado por la batucada que antes había deleitado al público, y “Carnaval para tu Desconsuelo” encontró a la banda y a la familia yakuzera en una sintonía fina como ocurre en cada uno de sus shows.

Pampa Yakuza culminó su fiesta de 15 luego de dos horas de recital. Con globos, papeles y murga; con el placer de regalarle a su público hermosas canciones y con la promesa de hacer más en el futuro.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...