El Bondi
Revista Digital
 

Bajo la lluvia de octubre

The Who en su primera visita a la Argentina y Guns N’ Roses a menos de un año de su último paso por el país, se presentaron en el Estadio Único de La Plata, y contra todo pronóstico meteorológico, ambas leyendas dieron un recital histórico que será imborrable para las 50 mil personas que asistieron.
Slide0

Primero fue el turno de la mítica banda británica The Who, que goza de muchísimo más prestigio que popularidad en el país, y que no la pasó tan bien con el clima, pero le alcanzó con ochenta minutos de show y una lista de grandes éxitos, para llevar al público de un frío respeto inicial, a una ovación final, con clásicos como "Who are you", "The kids are alright", "My Generation" y la conmovedora "Behind Blue eyes".

La banda del legendario guitarrista Pete Townshend, con su brazo de molinete, y el cantante Roger Daltrey, los únicos miembros originales aún con vida, junto al bajista Jon Button y el baterista Zak Starkey, hijo del ex Beatle Ringo Starr, finalizaron su presentación con "Amazing Journey", y las infaltables "Pinball wizard", "Baba O’Riley" y "Won’t get fooled again" para cerrar un show que fue de menor a mayor.

Aunque aquellos que se acercaron al Estadio Único para ver a una de las bandas que, junto con los Rolling Stones y The Beatles fueron fundacionales del rock, británico de los ‘60 tuvieron su revancha por la fecha cancelada hace diez años atrás en el Monumental, lo cierto es que con una presentación breve, una lista previsible y un show modesto, The Who fue recibido más como "telonero de lujo" que como leyenda, pero suficiente, eso sí, para la selfie y el “yo los vi” propio de cierto snobismo rockero.

Por otra parte, esta nueva visita de Axl Rose, Slash y Duff McKagan, sin un disco nuevo o un show diferente, parecía no tener un objetivo claro, más que aprovechar el paso por Brasil para brindar un espectáculo que abarcaría a varias generaciones del rock, garantizando al menos el éxito comercial del evento, pero la lluvia lo cambió todo poniendo esa cuota imprevisible que hace a un recital épico.

Y aunque el show que dieran hace poco menos de un año atrás fue repitiéndose, casi en el mismo orden, la imagen de Slash durante el solo de "Civil War", con la espalda arqueada hacia atrás con un diluvio cayendo sobre su rostro y sus dedos chorreando agua, o haber visto a Axl tocar "November rain" sentado en su piano de cola negro bajo un crudo torrencial, junto a una formidable actuación y al debut de los Who, fue lo que convirtió a este recital en historia.

Una de las sorpresas de la lista de tres horas de Guns N‘ Roses fue "Black hole sun", el cover de Soundgarden, tributo a Chris Cornell quién se suicidó en mayo de este año, y que emocionó a más de uno. Otro cambio en la lista del 2016 fue "Whole lotta Rosie" de AC/DC, un guiño a la banda con la que Axl compartió escenario en reemplazo de Brian Johnson y una versión de "Wichita lineman" de Jimmy Web.

Para los que conocieron la reputación problemática de Rose, fue una verdadera alegría el verlo de buen humor y en perfecta forma vocal, y aunque la distancia con Slash sigue siendo notoria, hasta dio la impresión que, lejos de aguar la fiesta, la lluvia encendió un fuego en la banda que les devolvió mucho del fulgor que los hizo famosos en vivo.

Así pasaron el esperado debut en suelo argentino de los Who y una nueva visita de Guns ‘N Roses con un condimento fuera de cartel. Y más allá de la correcta actuación de Townshend, Daltrey y compañía, la lluvia hizo del set de los californianos una página épica que irá directo a los grandes conciertos del rock and roll.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...