El Bondi
Revista Digital
 
* Coberturas | Temple NOVIEMBRE 10, 2017

Crudo y sofisticado

Walter Giardino’s Temple ofreció un concierto demoledor en el Teatro Vorterix, con la actuación en voz de Ronnie Romero, el actual cantante de Rainbow. El grupo repasó parte de su discografía y tributó a clásicos del hard rock como Deep Purple y Black Sabbath.


Slide10

En la escala porteña de una gira que se inició días atrás en Chile y que continuará por varios países de Europa durante el mes de noviembre, Walter Giardino’s Temple, el proyecto del legendario guitarrista de Rata Blanca, trae como novedad la inclusión en el grupo del vocalista chileno Ronnie Romero, quien también se desempeña en la actualidad como cantante de una leyenda viva del hard rock, Rainbow. La expectativa por escuchar a Romero en vivo y disfrutar de la mágica guitarra de Giardino explican la enorme cantidad de público congregada en el Teatro Vorterix, ansioso en los instantes previos al comienzo del show por recibir sus dosis de rock duro y elaborado.

Como un homenaje a la ciudad, la banda abre el concierto con “Corte porteño”, y el atronador coro de los fans acompaña un inicio de show arrasador, con Giardino desplegando el virtuosismo al que tiene acostumbrado a quienes lo escuchan, pero que nunca deja de maravillar. El poderoso riff de “Héroe de la eternidad” da paso a una interpretación descarnada y al mismo tiempo elaborada, en la que Romero empieza a ganar el centro de la escena con una capacidad vocal que brilla sobre todo en el estribillo del tema.

En la previa de “Streets of Dreams”, de Rainbow, Giardino no deja pasar un insulto que escucha entre el público y que muchos creen que va dirigido al cantante chileno. Sin siquiera acercarse al micrófono, el guitarrista llama la atención a un sector del público y en sus labios se puede leer sólo una palabra: “Respeto”. Para el final del tema, el público estalla en un “¡Olé, olé, olé, ole, Ronnie, Ronnie!” que se repetirá en varias oportunidades hasta el final del show. Los homenajes se suceden, y la banda rinde tributo a algunas de sus grandes influencias, como Deep Purple, con una electrizante versión de “Lady Double Dealer”, y nuevamente a Rainbow, con “Man on the Silver Mountain”.

Romero introduce a Javier Barrozo, quien formara parte de Temple unos años atrás como vocalista, para interpretar una sentida versión de la balada “Azul y negro”, perteneciente al primer disco del grupo, Temple (1998). En uno de los puntos más altos y emotivos de un concierto que no da respiro, la banda interpreta “Alquimia”, con un descomunal Fernando Scarcella en batería. Si Giardino ilumina el teatro con sus solos siderales, la precisión y la potencia de Scarcella conmueven los cimientos del lugar, acompañado en la base por la firmeza de Pablo Motyczak en bajo. El cuidado trabajo en teclados de Javier Retamozo completa un combo que desborda energía y ganas de impulsarse más tema tras tema.

La voz de Romero ruge en “Catch the Rainbow”, y provoca un aliento ensordecedor entre los fans. El grupo continúa recordando a sus grandes influencias del hard rock y el heavy de los ‘70 y los ‘80  para deleite del público, de la mano de “Crying in the rain”, de Whitesnake, “Neon Knights” de Black Sabbath y en el final “Speed King”, de Deep Purple. Después de casi dos horas de show, con un Vorterix rendido a sus pies, los músicos se despiden con la felicidad dibujada en sus rostros, con la seguridad de haber ofrecido uno de esos shows que marcan a fuego el transcurso de una gira.

Walter Giardino y su proyecto Temple ofrecieron un concierto arrasador en el Teatro Vorterix, ante un gran marco de público cuya entrega contribuyó a darle a la noche un tono épico. Ronnie Romero no se guardó nada y con su caudal de voz y el sentimiento puesto en sus interpretaciones se ganó a todos en el lugar. Por si hiciera falta, Walter Giardino revalidó sus credenciales de “héroe de la guitarra” por estas tierras y comandó un grupo que desplegó todos sus recursos para terminar de redondear una de esas veladas musicales difíciles de olvidar para quienes fueron testigos.

           

            


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...