El Bondi
Revista Digital
 

Punk‘s not dead

CJ Ramone volvió a Buenos Aires y a pesar de solo tocar un poco más de una hora, escribió otro capítulo de esta historia de amor entre Ramones y argentinos.
Slide0

Pavada de tarea tuvo CJ hace más de 20 años cuando tuvo que reemplazar nada menos que a Dee Dee como bajista de la banda de Queens. Pero aunque lo hizo con mucha clase, siempre fue algo resistido por los fans más acérrimos.

El sábado a la noche esa resistencia no se vio reflejada ni un poco durante el recital que dio en Palermo Club, boliche que quizás no fue la mejor elección para la presentación de su nuevo CD American Beauty (2017). Pasadas las 22, las dos primeras canciones de la nueva placa, “Let’s Go” y “Yeah Yeah Yeah”, abrieron un repertorio fue tomando velocidad con el correr de los temas.

Mientras las remeras de Misfits, The Clash y latas de cerveza volaban por el aire, los clásicos ramoneros empezaron a sonar con el típico conteo “One, two, three, four!”. “Sheena is a Punk Rocker” sonó pegado a “Rock n’ Roll High School” y por momentos - salvando las distancias- recordó al gran show que Marky Ramone dio el año pasado en Vorterix.

Un austero escenario bastó para que el cuarteto toque una lista de más de 20 canciones y cientos de fans deliren en un espacio hiper-reducido.

Cuando el show parecía levantar vuelvo con los himnos punk “Blitzkrieg Bop” y “I Wanna Be Sedated”, terminó abruptamente luego de una hora y cuarto con “R.A.M.O.N.E.S.”

Con la visita de Green Day el día anterior, sumado a la de Paramore y CJ Ramone, queda claro que el punk rock tiene cuerda para rato, aunque el show de este último haya dejado gusto a poco.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...