El Bondi
Revista Digital
 

Imágenes de amor

Bajo la excusa de presentar No es privado, el grupo colmó de gente y melancolía cada rincón de La Tangente.
Slide0

La banda sube al escenario de improvisto, o por lo menos eso parece. Segundos antes, sólo el baterista Juan Manuel García del Val escudriñaba su instrumento. Por eso, cuando la frecuencia de golpes aumenta, tanto en cantidad como en intensidad, todos se incorporaron, público y el resto de Viva Elástico: Alejandro Schuster (guitarra y voz), Mateo Zabala (guitarra) y Jean Jacques Peyronel (bajo). Y la noche en La Tangente arranca con “El Festejo”, un relato de amor trunco, y sigue con “Cansado de ver las horas”, flamante y épico corte de su tercer y reciente disco, No es privado (2017), trabajo que marcó el nervio de la presentación.

Le bastan esas dos piezas a Schuster para adueñarse de la atención. Sus compañeros lo comprenden y juegan para él, como en “Aloe vera” o en “La traición”, donde el cantante carga con la responsabilidad de arengar, interpretar y tocar. Sale victorioso, claro. Pero es fundamental el aporte del grupo, que no desentona en ningún momento. “Esta es mi favorita”, aclara Alejandro antes de hacer “Complejo adolescente”, donde los cuatro se arrojan a una versión entrañable.

Con nueve años de carrera, Viva Elástico como entidad está pasando un presente promisorio. A las pruebas nos remitimos: No es privado es su mejor disco hasta la fecha, el cual, más allá de consagrarlos, los podría depositar en otras ligas, como ocurrió con El Mató a un Policía Motorizado. Mucho tiene que ver en esto el presente de Alejandro Schuster como compositor y autor, que entrega en este álbum sus canciones más logradas y maduras, y que bien en lo profundo siguen estando impregnadas de un espíritu adolescente melancólico. Casualmente, promediando la noche hacen “Ven”, una balada soulera que sintetiza en su letra la esencia del elepé, la banda y la fecha: “Extrañarse tiene un precio, pagar nunca es divertido”.

Entre temas nuevos (“Todos los problemas”, “Verano kamikaze”, “De New Wave”) y clásicos (“Imágenes de amor”, “El dato”, “Yo te quiero más”), el cuarteto redondea una presentación acorde a las expectativas, que da por concluida con “Las motos”, el momento cúlmine, en el que Schuster baja del escenario, se hace uno con el público y todos juntos corean a viva voz que podrían construir un barco con todo lo que hay, o tocar la guitarra y cantar.

Extasiado, el cantante aclaró que esto, más que un lanzamiento, fue una celebración. Y vaya si lo vivieron como tal. Por lo pronto, representa el inicio de una etapa auspiciosa para Viva Elástico, en la que tendrán que defender en vivo uno de los mejores álbumes publicados en 2017.

 

 

 

 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...