El Bondi
Revista Digital
 

El que no baila es Luis Majul

Con una lista que no desentonó, pero que no trajo mayores novedades para sus seguidores, el grupo realizó el tercero de los cinco jueves que tiene agendados en Niceto Club.
Slide3

Iniciada poco antes de las diez, la tercera fecha de las cinco que El Kuelgue dará en Niceto Club, todos los jueves de noviembre, contó con un recinto colmado y una lista bastante conocida por el público, que comenzó con uno de sus primeros éxitos, “Paragón”, de Ruli (2013). Lo cierto es que la mayor novedad de la jornada pasó por la presentación en sociedad de “Góndola”, single adelanto de su próximo disco, el sucesor del aclamado Cariño Reptil (2015).

Sin embargo, previo al set del conjunto comando por Julián Kartún (voz) y Santiago Martínez (teclado y voz), tocó Florencia Hana Ciliberti, que interpretó en formato electrónico las flamantes canciones de Pretexto (2017). Como contrapunto, resultó interesante. “No se dejen amedrentar por los problemas”, arriesgó la vocalista sobre el final, que se manejó con soltura y elegancia ante público visitante.

Una vez en el escenario, los integrantes de El Kuelgue desplegaron su impronta característica, esa que borra los límites de la formalidad de un espectáculo de rock propiamente dicho: por tramos desemboca en un café concert y por otro en una rutina de stand up. Mucho tuvo que ver en esto la dupla Kartún-Martínez, que hicieron de cada intervención un momento digno de subir a viralizar. Como cuando Martínez, arengado por su sus compañeros, apareció con el torso desnudo y con una máscara gigante de caballo.     

Por momentos eclipsada, la camaleónica base que compone el conjunto, Tomas Baillie (batería), Juan Martín Mojoli (bajo), y Nicolás Morone (guitarra), jugó un papel fundamental en canciones como “La fama”, “Bossa n‘ People”, “Lucho Gorrión” o “Dele tiempo”. Comandados por Pablo Vidal (saxofonista), los vientos se merecen una mención aparte, puesto que son una pata fundamental, tanto en el estudio como el vivo.

Sobre el final, la lista incluyó todos los temas y condimentos necesarios para dar por concluida una fecha del Kuelgue, donde la cumbia desplaza al rock y el baile al agite: el inédito “Amor, compresión y ternura (con Kartún cantando arriba de un chango de supermercado) “Cristo es Marquitos Di Palma”, “Negra candombera” (con Miss Bolivia), "Clonazepam" (que tuvo un mash up con “Wonderboy” y Crimen, de Gustavo Cerati) y “El tema del verano”.  

Que el grupo cierre el año de esta manera, con un ciclo de cinco recitales en Niceto Club, no es cuestión de azar, sino de un trabajo planificado, en contrapartida a la espontaneidad que suele reinar en sus presentaciones. A dos años del lanzamiento de Cariño Reptil, se puede afirmar que la banda tuvo lo necesario para realizar un crossover de escenas, para dejar de ser un secreto a voces y convertirse, de esta forma, en uno de los conjuntos más convocantes y atractivos de la actualidad. 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...