Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ryki Jaco

El sueño como metáfora sonora

Cronista: Nahuel Perez | Fotos: Anabella Reggiani

15 de Diciembre, 2017

El sueño como metáfora sonora

Ryki Jaco se presentó en el Teatro Sony para interpretar canciones de su último disco, Retrato para encontrar tu forma, en un show íntimo donde la impronta personal del cantautor quedó plasmada en su música y en imágenes.

Como antesala, la fantástica voz de Johana Gandolfo fue poniendo el tono a una noche de música a los márgenes del rock, ideal para olvidar la semana y dejarse seducir por las canciones de Del Valle para quien el telón del Sony se abrió primero y compartió una hora de su repertorio que incluyó "Saliva", "Hija de Saturno" y "Moviendo".

Luego fue el turno de Ryki Jaco que con un estilo personal que él mismo describe como “Dream pop”, en "Resplandor", del disco presentación y con la participación de la cantante Ignacia Etcheverry, se percibieron girones de música oriental que recordaron la intervención de George Harrison con la inclusión de sus cítaras occidentalizadas, influencia que se comprobaría más adelante en el show con la excelente versión de guitarra de "Norwegian Woods" de The Beatles. "Ameba" en cambio, ya en otras costas sonoras, trajo consigo reminiscencias de Gustavo Cerati.

En "Went away", también de Retrato para encontrar tu forma (2017), salió a relucir la faceta más rockera del compositor, pesada y vibrante; "Algo entre los dos" a su vez marcó un relieve más suave con un clima íntimo y minimalista, en contrapunto con la grandilocuencia de "Campos", que según el propio Jaco es “De lo más elaborado y distinto del álbum”, para desembarcar a todo rock con "Escala" y concluir con "Enlace", volviendo así una vez más a su sensibilidad más indie-pop, todo ello extrañamente atravesado por imágenes auditivas relacionables con los paisajes sonoros de Pink Floyd.

Con una hora de show íntimo en las fronteras del Palermo más canchero, Ryki Jaco cristalizó en una hora las varias facetas de una música personal, pero con influencias marcadas y reconocibles fundidas en un crisol estético de lo más interesante, que aunque dichas reminiscencias sólo estén en los oídos de quien las escucha, eso ya habla de por sí de las capacidades oníricas alcanzadas por su música.

TODAS LAS FOTOS