El Bondi
Revista Digital
 

Dani‘s Horror Show

Con Dani Filth a la cabeza, los británicos entregaron un espectáculo tan arrollador como espeluznante ante un Teatro Vorterix colmado.
Slide0

En un país repleto de bandas pesadas de renombre internacional como Inglaterra, Cradle of Filth ya cuenta 27 años en la escena como uno de los máximos exponentes del metal extremo. Pasados cinco años de su última visita, el sexteto liderado por el brillante Dani Filth se presentó ante un público extasiado en el Teatro Vorterix en el marco del Cryptoriana World Tour, con un show musicalmente ambicioso y una apuesta escenográfica signada por la estética del horror gótico victoriano.

La velada del jueves tuvo su puntapié inicial con Lepergod, death metal argento puro y frontal que incluye la presencia de Diego Conte, ex guitarrista de Mastifal. Casi una hora después del final del set soporte, la oscuridad se apoderó del recinto y, con los diabólicos acordes de Ave Satani de fondo (tema principal de la película de terror “La Profecía”, de 1976, compuesto por Jerry Goldsmith), los seis integrantes de Cradle of Filth salieron al escenario e interpretaron “Gilded Cunt”, directo desde el disco Nymphetamine (2004).

Un Dani Filth motivado y afilado ofreció su acostumbrado tándem de tonos graves y opresivos con agudos desgarradores. Las dos alternativas, a pesar de encontrarse en las antípodas desde el punto de vista sonoro, compartían una característica distintiva: ambas parecían alaridos originados en el averno. Por su parte, la figura espectral de Lindsay Schoolcraft se vio relegada únicamente a los teclados durante la mayor parte del recital. No obstante, cuando su voz operística sumó su virtuosismo sombrío al combo siniestro, el grupo alcanzó un desempeño que rozó la perfección.

En un repertorio que se paseó armoniosamente por todas las épocas de Cradle of Filth, Cryptoriana – The Seductiveness of Decay (2017), flamante álbum de estudio que dio nombre a la gira, pudo aportar apenas dos canciones: “Heartbreak and Seance”  y “You will know the Lion by his claws”, al final del cual los músicos abandonaron las tablas por pocos minutos, mientras de fondo se escuchaba “A bruise upon the silent moon”, intro del CD Damnation and a day (2003).

El retorno no se hizo esperar y las siluetas oscuras regresaron al escenario en medio de una tormenta de luces blancas relampagueantes. En este caso la canción elegida fue “The promise of fever”, y Cradle of Filth empezó a recorrer raudamente la recta final de un concierto impecable. Mientras los temas se sucedían uno tras otro sin tregua, la puesta en escena reforzaba la impresión de que los integrantes del conjunto eran pobladores perdidos en el tiempo, extraídos tal vez de Sleepy Hollow, legendario hogar del Jinete sin cabeza.

El desenlace de la terrorífica noche llegó de la mano de “Born in a burial gown”, del EP Bitter suites to Succubi (2001), y “From the cradle to enslave”, del EP homónimo editado en 1999. Con una grabación de “Blooding the hounds of hell” matizando el ambiente, el grupo se despidió de sus fascinados seguidores  y dejó el Teatro Vorterix impregnado con la sensación de que son muy pocas las bandas de metal extremo que pueden sonar hoy en vivo con semejante eficacia.

El 2018 aún camina en pañales, pero es muy probable que el público argentino haya presenciado uno de los mejores recitales internacionales de metal del año. La experiencia, el inspirado presente y una formación que parece haber encontrado su mejor versión luego de múltiples cambios, convierten a Cradle of Filth en una potencia implacable, tanto en el estudio como sobre las tablas.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...