El Bondi
Revista Digital
 

La revolución será musicalizada

Luego de una extensa y exitosa gira europea, Las Manos de Filippi volvió a suelo porteño para presentar M.A.C.R.I. su placa más reciente en The Roxy-La Viola Bar.
Slide0

El rock, por definición histórica, es contestatario. Siempre debe serlo. Si no interpela y cuestiona al poder entonces no merece formar parte de la contracultura a la que históricamente busca representar. Por eso hay que ser cuidadosos cuando se escucha hablar de que habría que crear “escuadrones contra los chorros”, como propuso en una entrevista en la revista Billboard un reconocido intérprete. Afortunadamente, existen bandas que pelean por la libertad y por el respeto de los que verdaderamente lo merecen: los trabajadores. Las Manos de Filippi es un faro en esos temas desde hace años. Y M.A.C.R.I. (2018), su más reciente trabajo, así lo demuestra.

Cerca de las 21:30 aparecieron en el escenario los muchachos de la banda listos para desatar una hora y media de rock y convicciones políticas. Abrieron con “Crisis internacional”, de Marginal y popular (2014), y “Pajarito”, de La Calesita de Mamanis (2017). El primer hitazo de la noche llegó con “El himno del cucumelo”, una cumbia que el Cabra de Vega  compuso en 1996, mucho antes de que ese estilo estuviera de moda dentro del rock, y que fue popularizada por Rodrigo Bueno en una versión cuartetera.

Un rato antes Arraigo había comenzado la noche con su metal con toques folclóricos, con bombo legüero y bandoneón incluidos. Nosotrosacayahora es su disco más reciente, del 2017, y  en él logran amalgamar un estilo bastante único.

Las Manos, con un Cabra incansable, presentaron íntegra su última placa en la que siguen demostrando que son implacables a la hora de pegarle a todo el espectro político actual y también a la superficialidad general en la que la sociedad se encuentra. “El sistema”, fue dedicada a un invitado especial de la banda: Sergio Maldonado, hermano de Santiago, desaparecido por la Gendarmería Nacional.  

“Traeme la Co, traeme la coca de vidrio, que armamos una molotov”, bromeó Cabra antes de tocar “Canchero”.  Pero los momentos más festejados, claro, fueron con algunos de los clásicos de la banda, que llegaron al final del show. El cierre fue a puro hit: “Los métodos piqueteros”, con un comienzo atronador a capella; “Señor Cobranza”; “La selección nacional”, especial porque Argentina esa mañana había quedado eliminada del Mundial de Rusia; y “Cutral co”, donde Cabra pidió que todos juntos cantaran el glorioso estribillo que reza hay que matar al presidente / hay que matarlos a todos.

Las Manos de Filippi no sólo denuncian al poder ahora, lo hacen desde hace años y con la tranquilidad de siempre hacerlo de forma independiente de las grandes discográficas, agradecidos a un público que los acompaña (inclusive en Europa). Y, claro, desde las calles, donde realmente se pelea por los derechos de los no favorecidos por un sistema injusto. Porque la revolución será con música y baile o no será.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...