Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Paraleia

El Motivo y La Sed

Cronista: Maii Kisz | Fotos: Cynthia Ascani

25 de Agosto, 2018

El Motivo y La Sed

Victoria en el Mar y Paraleia se juntaron en Niceto B en una fecha significativa para ambas bandas. 

El lado B de Niceto fue el espacio elegido para que confluyan la despedida de Círculo, primer LP de Victoria en el Mar lanzado en 2016, y lo que fue, según el cantante de Paraleia, Francisco Calucci, una de las últimas presentaciones del año de la banda. El show, que duró dos horas, resultó una demostración de la esencia de cada grupo en un momento único de sus carreras.

Primero fue el turno de Victoria en el Mar. Con un repertorio de nueve canciones y el logo que los caracteriza proyectado en una pantalla ubicada al fondo del escenario, la banda porteña expuso algunas de las canciones que vienen realizando desde 2013. Pero lo que convocaba a esta fecha era un evento puntual: “Estamos despidiendo Círculo, el disco que tanto nos dio”, manifestó Sebastián García Fernández, cantante de la banda, antes de comenzar a tocar “La sed de la semilla”.

Además, conformaron el repertorio “Cielo sin soles” y “¿Por qué tengo que estar así?”, una versión libre, en castellano y con ukelele de la mítica "It‘s Only Love" de los Beatles. Pero no sólo hubo lugar para las melodías de amor, sino que también el desamor encontró su espacio en canciones como “El duelo” que se verá plasmada en el próximo disco.

En el vestuario predominaba el negro. El toque de color provenía del brazo de Sebastián desde dónde un pañuelo naranja proclamaba por la separación de la iglesia del Estado y otro verde demostraba que la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito trasciende las fronteras temporales y las decisiones de quienes gobiernan. De esa manera, se llenaba de contenido simbólico y coyuntural lo que Victoria en el Mar proclama desde “Círculo”: combatir lo establecido.

Tras agradecer al público por hacerse presente esa noche, los cuatro músicos que estaban sobre el escenario se dispusieron a ordenar sus instrumentos para dejar lugar a Paraleia. Mientras, la musicalización estaba a cargo de La Cumparsita que, desde el salón principal de Niceto, llenaba cada silencio con sonidos filtrados que no llegaban a convertirse en canciones. Sólo ruidos.

Paraleia llegó cuando desde la pantalla se vislumbró un viaje interestelar que, desde más allá de la Vía Láctea, se acercaba al Planeta Tierra lentamente hasta reconocer rostros humanos y centrarse en sus capacidades expresivas y creativas, como la música. A lo largo del show, se fueron proyectando los videos que pertenecen a cada una de las canciones que sonaron durante la noche. “El motivo”, “Espacio” y un tema que ya vienen haciendo desde hace mucho pero, según afirman, lo siguieron trabajando bastante desde aquella última vez que lo tocaron en el Roxy y le dieron un giro de 180°:  “Estrellados”.

El show tuvo su final integral con un atardecer acelerado que, desde la pantalla, indicaba que aunque desde el público pidieran más canciones, la banda ya no volvería a subir al escenario.

La prolijidad recorrió tanto el show de Victoria en el Mar, como el de Paraleia. Ambos lograron cerrar sus respectivas etapas demostrando musicalmente todo lo que pueden dar. Unos con nuevo disco en vista, otros trabajando sobre versiones que se siguen creciendo, ambos, coincidiendo en el deseo de seguir andando en las vías de la música.

TODAS LAS FOTOS