El Bondi
Revista Digital
 

La máquina inglesa

Una multitud copó Niceto para recibir por primera vez en nuestro país a Nothing But Thieves, en el marco de la gira de presentación de su más reciente disco.
Slide0

Desde la zona norte del Gran Buenos Aires el precalentamiento de la sala estuvo a cargo de 1915 y un rock con marcadas influencias de funk, pop, alternativo, y hasta disco. Elevaron la temperatura, que ya estaba bastante alta, siguiendo el mejor plan anti domingo posible y a la vez fueron celebrados por la audiencia.

El grupo inglés se tomó su tiempo para que sus técnicos preparen y revisen que todo estuviese en orden arriba del escenario, considerando un accidente con los equipos ocurrido el 30 de agosto pasado en la previa de su recital en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Por suerte, nada de eso ocurriría en esta ocasión y la noche sería una verdadera fiesta.

Cuando la ansiedad del público alcanzaba el paroxismo, el conjunto liderado por Conor Mason -voz y guitarra-, secundado por el guitarrista Joe Langridge-Brown, el tecladista y también guitarrista Dominic Craik, el bajista Philip Blake y el baterista James Price, subieron a las tablas con una notable ovación por parte de los presentes.

Como una máquina a toda potencia iniciaron con el tema que abre su segundo y más reciente disco, Broken Machine (2017), “I Was Just a Kid”. Continuaron con “Ban All the Music”, “Wake Up Call”, ambas de su debut Nothing But Thieves (2015). Tras las palabras de un sorprendido Mason- “sabía que ustedes iban a estar locos”- sonó la enormemente festejada “Soda”, también de su último trabajo.

Los gritos, pogo, mosh y hasta llantos estuvieron presentes desde el primer acorde, en sintonía con la fuerza que emanaba del quinteto y su “sonido ecléctico”, en palabras del líder, que a su vez se mostraba atónito por la gran recepción del público, teniendo en cuenta que fue la primera vez que pisaron estas tierras. No faltó ocasión en la que el músico arengara a los fans y se escuche a toda la sala cantar con mucha energía.

Se destacaron las performances de “Trip Switch”, editado en su primer disco, “Sorry” y “Afterlife”, publicadas en Borken Machine, esta última interpretada en vivo por segunda vez en toda la carrera del grupo. Fue muy impresionante el pogo que se generó cuando tocaron su más flamante simple, publicado el 27 de agosto pasado en las plataformas digitales, “Forever and Ever More”. Este tema, a su vez, formará parte de su siguiente EP titulado What Did You Think When You Made Me This Way?, cuyo lanzamiento ocurrirá el 19 de octubre de 2018.

Un breve corte dio lugar al segmento de cierre que fue conformado por dos canciones, “Itch”, que formó parte de su primer EP, If You Don’t Believe, It Can’t Hurt You (2013), y luego incluido en Nothing But Thieves, su primer LP. La elegida para el final fue “Amsterdam”, cuya versión de estudio se encuentra en su segunda placa.

El quinteto oriundo de la ciudad británica de Southend, con tan sólo seis años de carrera, dos discos, cuatro EP’s y uno próximo a publicarse, demostraron tener un crecimiento maratónico que los llevó a recorrer varios países de Europa y América, participar en festivales, ser soporte de bandas como Muse y cocechar una creciente cantidad de fanáticos en cada lugar que visitan. Asimismo, en todo momento se los vio profundamente agradecidos por el recibimiento y el afecto en este primer recital en la Argentina, razón por la cual que queda claro que volverán.

 


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...