Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Guasones

Nada más lindo que la libertad

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Cynthia Ascani

05 de Octubre, 2018

Nada más lindo que la libertad

Guasones festejó sus 25 años de historia en el Estadio Obras, repasando buena parte de su discografía con la presencia de numerosos invitados.

La celebración de un número tan significativo como el 25 aniversario en un lugar mítico como el Estadio Obras, y la noticia de campos y plateas agotadas con algunos días de anticipación, presagian para Guasones y su público una de esas noches que quedan en la historia. Pasadas las 21:30 horas, la banda aparece en escena para un comienzo sin anestesia, con canciones de sus primeros discos de estudio como “Soledad”, “Un viento más fuerte está soplando”, “Shaila Show” y “Estrellas”. Los certeros riffs de guitarra de Maximiliano Timczyszyn y Matías Sorokin, la explosión de los fans en cada estribillo y el recorrido de Facundo Soto de una punta a otra del escenario dan cuenta de un show intenso desde el vamos, que cuenta además con un sonido ajustado y una interesante puesta de luces.

Guasones baja unos decibeles con las baladas “Todavía” y “Nada va a cambiar”, y “Del olvido” –tema incluido en el último disco de la banda, Hasta el final- el cual deja disfrutar de la pluma inspirada de Soto. “Va a ser una noche llena de invitados. Está todo muy improvisado, no permitimos que venga nadie a ensayar ni a probar sonido”, avisa el cantante, y el grupo recibe a los productores Alfredo Toth y Pablo Guyot para el clásico “Reyes de la noche”. Manu Quieto de La Mancha de Rolando pone su voz para interpretar junto a Soto “Magdalena”, y lo propio hace Junior de La 25 para una muy festejada versión de “Caballo loco”.

Soto hace visible cierto fastidio por una afonía que lo afecta desde hace varios días, pero que no le impide comandar a una banda que con “Me muero”, uno de los puntos musicales más altos de la noche, parece derribar todo a su paso. La formación que por momentos se compone de tres guitarras le permite a Guasones aportarle diferentes matices a sus canciones, como en el caso de “Hay momentos” y “Me estás tratando mal”. Se siguen sumando invitados a la fiesta y el estadounidense Jimmy Rip -músico y productor de Locales calientes, séptimo disco de estudio del grupo de La Plata- incendia su guitarra en otro clásico, “Baila, baila”, mientras se encadenan temas que dan rienda libre a la euforia de los miles de asistentes, como “Como un lobo” y “Farmacia”.

La fiesta todavía ofrece algunos momentos de alto vuelo con la presencia de Ale Kurz, de El Bordo, para una desbordante versión de “Gracias”, en la que Damián Celedón y Esteban Monti en batería y bajo respectivamente demuestran la solidez y versatilidad acostumbrada para construir bases demoledoras. En la misma dirección, “Amaneciendo” y “Dame” son las descargas finales para una noche en la que Guasones, los amigos cosechados a lo largo de los años y su público festejan los veinticinco años de vida del grupo con un banquete de canciones atravesadas por emociones mezcladas y atrapantes.

En el primero de sus dos shows programados en el Estadio Obras, Guasones se dio el gusto de recorrer su historia con un concierto caliente y emotivo, que por sobre todas las cosas demostró la libertad del grupo para explorar a lo largo de los años diversas temáticas y paisajes musicales, y plasmarlas en una discografía ecléctica que pisó fuerte en el rock argentino de comienzos de siglo.

TODAS LAS FOTOS