Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Knei

Juventud rockera psicopampeana

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Natalia Leone

06 de Octubre, 2018

Juventud rockera psicopampeana

Knei repasó su material y adelantó temas nuevos, en un show junto a Audión en La Tangente.

Una noche, dos tríos, La Tangente, y un sonido pesado de los años 70 ofrecían un maridaje perfecto para el sábado. Para remarcar dicho contexto, tanto Knei como Audión, las bandas en cuestión, ofrecían sus discos en vinilo y un DJ reproducía con el mismo soporte la música grabada que sonaba en el lugar antes de que empiecen las respectivas performances.

Por un lado, Audión puso en la mesa su mezcla de sonido stoner con una pizca de psicodelia, un poco de rock pesado de hace cuatro décadas -¿Sabbath?-, condensado con la épica de la guitarra de Dizzy Espeche, el bajo de Gonzalo Villagra y la batería de Walter Broide, estos últimos, ex Los Natas. Entonces, tuvieron oportunidad de mostrar su primer larga duración, La Historia de Abraham, publicado en abril del año pasado.

Por otra parte, Knei define a su estilo como rock psicodélico y tradicional de La Pampa. El grupo conformado por Nicolás Lippoli -voz y guitarra-; Mauro López -bajo- y Roberto Figueroa -batería- tiene dos músicos que participan en paralelo de otra banda que hace rato está pegando fuerte en el circuito indie local: Las Sombras. Allí, Lippoli también ocupa el rol de guitarrista y cantante, mientras que López se encarga de los platos. El conjunto editó su segunda placa en vinilo por un sello en Alemania, en tanto las ediciones en CD de Juventud de la gran ciudad (2016) fueron lanzadas en nuestro país y en Perú.

Sin preámbulos, los pampeanos desplegaron una energía sonora que equivalía al doble de músicos que se veían en el escenario, al interpretar “Vieja mujer”, que por el momento sólo forma parte de sus performances en vivo. Así, planteaban un recorrido por algunas canciones nuevas y otras de su segundo trabajo de estudio.

“Es verdad, un poco denso está el aire que respiramos ahora” cantaba el guitarrista mientras se escuchaba la colosal apertura del mencionado LP, en conjunción con el sonido crudo de las seis cuerdas, una batería potente, un bajo que espesaba aún más la sala y llevaba a los presentes por un viaje a través de los once minutos de duración de dicha pista.

La única elegida de su debut, La puerta del Sol (2011), fue la homónima, donde pudo apreciarse la destreza de cada uno de los músicos en sus respectivos instrumentos. Otras canciones que también se destacaron del segundo álbum fueron “La tumba” y “Los demonios ya saldrán”, que fue precedida por el agradecimiento del guitarrista a todas las personas que festejaban, cantaban y hasta bailaban los temas que eran interpretados mientras avanzaba la fecha.

Para el cierre presentaron dos composiciones novísimas, tan recientes que tras la pregunta de un fanático, Nicolás Lippoli se excusó diciendo que ninguna tiene nombre aún. Sin embargo, este cronista pudo rescatar un par de líneas de la última de la lista: “Nunca nos dijeron la verdad, somos hijos de la guerra”. La interpretación queda, por supuesto, a cargo del/la lector/a de esta nota.

Formado en 2006, Knei rescata la estética -tanto en sus discos, como en sus flyers y su vestimenta- y los sonidos -reflejados en la tríada guitarra bajo batería- propios de la década de 1970, pero aggiornados a estos tiempos. La lírica también tiene su cuota de psicodelia y de mensajes que presentan, a la vez, cierta atemporalidad. Una gran destreza y fuerza, aún mayor que las grabaciones, en el vivo del conjunto son más elementos que completan una propuesta muy interesante y que, tal vez, permita afirmar que, en la actualidad, la respuesta está en el under.

TODAS LAS FOTOS