Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Vela Puerca

La Vela Puerca: Vengo celebrando

Cronista: Maii Kisz | Fotos: Cynthia Ascani

03 de Noviembre, 2018

La Vela Puerca: Vengo celebrando

La banda uruguaya desembarcó en Buenos Aires para presentar Destilar, su séptimo disco de estudio.

Algunos acordes y el tarareo inconfundible de Sebastián “Enano” Teysera, esta vez grabado, irrumpieron en el aire del Club Ciudad de Buenos Aires para dar comienzo al show de La Vela Puerca. Segundos más tarde, las luces del predio se apagaron y se encendieron más que nunca las voces del público. El ya mítico “vamos, vamos La Vela de mi corazón, oh oh”, acompañó la aparición de los músicos en el escenario para que comiencen con "Velamen" la presentación de Destilar en Argentina.

Efectivamente, el séptimo disco de la banda sonó entero y en orden, exceptuando el primer tema que fue ubicado tercero en la lista del sábado 3 de noviembre. “Eso fue Destilar, espero que les haya gustado”, proclamó Sebastián “Cebolla” Cebreiro, el otro cantante de los ururguayos, una vez que terminaron de tocar “Aprendiz”. Si bien de forma intercalada sonaron canciones como “Clarobscuro”, “Se despierta” o “Sin Avisar” de A contraluz (2004), Piel y Hueso (2011) y Érase (2014) respectivamente; y no faltó un bloque íntegro de El Impulso (2007) compuesto por “Neutro”, “Su Ración”, “El Señor” y “Me pierdo”, fue recién al terminar de tocar el tema que cierra el nuevo disco que Cebolla anunció: “Ahora sí, nos vamos de joda”. La promesa se tuvo que posponer, porque el Enano le pidió que antes le permita un acústico: “Respira”. Al terminar, la propuesta vino por parte de Teysera: “Ahora sí, nos vamos de joda”. Y la fiesta se materializó en viejos aciertos del grupo, como “Todo el Karma”, “Va a escampar”, “El profeta” y “Zafar”.

La formación de la banda se completó con una sección de vientos conformada por trompeta y saxo, que le aportaron el condimento ska a la rítmica. Pero resulta imposible pensar el sonido característico de La Vela Puerca si no contamos con el bajo de Nicolás Lieutier, las guitarras de Santiago Butler y Rafael Di Bello, el teclado de Diego Méndez y la batería a cargo de José Canedo. Solamente “Gavilán” contó con la voz invitada de Manolo, un jefe de escenario con una historia del ascenso, como decretaron en el material extra del DVD Uno para todo (2014).

Con cada disco de La Vela se suman temas que se reproducen en una versión acústica, en la cual el Enano canta sentado y deja al público completar partes extensas de las letras. Esta vez fue diferente. El pedido del cantante ante el primer tema con estas características fue que si se le iba la voz, supieran disculpar y acompañar. “Esta canción tiene una carga emotiva en lo personal bastante grande”, confesó Sebastián. Es que “Luna de Neuquén” todavía es una historia reciente, una despedida a un ser que en poco tiempo logró calar lo suficientemente hondo como para que su homenaje sea una canción. Por esto, el típico “gracias por las voces” llegó recién al final de "Va a Escampar", promediando el final del recital.

El agradecimiento no resulta menor. La banda cumple 23 años y muchos temas quedaron afuera de la lista, pero el público hizo propios algunos silencios logrando entonar en conjunto “José Sabía” casi completa. Otro reclamo de quienes los fueron a ver fue el del Aborto Legal en el Hospital, que se escuchó cuando Cebolla terminó de cantar “Rojo y negro”.

Para cada canción las imágenes que se proyectaban en la pantalla ubicada al fondo del escenario eran diferentes y en su mayoría ligadas al sentido del tema. Un barco en el mar, la playa, montañas, un atardecer, personas, animales y la ciudad conformaron parte del universo velero en la noche de Buenos Aires. “Gracias por este amor incondicional de siempre”, soltó el Enano en nombre de toda la banda cuando volvía a escucharse la melodía que sonorizó la llegada. Las palabras se fundieron en un aplauso que acompañó la salida del predio.

El recital resultó de una excelente calidad sonora, prolijo y representativo de este nuevo disco. Aún con una lista que superó las 30 canciones, resultaría imposible repasar toda la discografía de la banda, y quedaron afuera algunos temas esperados por el público, cosa que se sintió tanto en el momento del show, cantando los temas deseadas en cada silencio, como a la salida mientras los fanáticos caminaban rumbo a Av. del Libertador o posteriormente en redes sociales. El Club Ciudad fue un gran acierto para esta presentación en la que La Vela Puerca demostró que le sigue regalando grandes canciones a quienes los van a ver.

TODAS LAS FOTOS