Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Espiritus

Los espíritus del G20

Cronista: Jeremias Wald Acuña | Fotos: Gentileza: Prensa

30 de Noviembre, 2018

Los espíritus del G20

El viernes 30 de noviembre la banda llegó, una vez más, al escenario del Teatro de Flores. Fue la primera de las dos fechas en las que despidieron la Gira 2018 que los paseó por el continente americano; ambas noches fueron colmadas por el público fiel que suele acompañar a la banda de La Paternal.

“Remen ya, vamos a la luna”. El coro empezó suave pero firme, las voces se fueron sumando de a poco. En instantes la frase entonada como un mantra se convierte en una sola voz en todo el Teatro de Flores. El escenario acababa de vaciarse después de que Los Espíritus interpretaran “Vamos a la luna”, del disco Gratitud (2015), pero los espectadores quedaron ansiosos, el coro generalizado era casi una exigencia. La banda comandada por Santi Moraes y Maxi Prietto también lo entendió así, por lo que apenas unos minutos después volvieron a las tablas para terminar de redondear la primera de las dos presentaciones del fin de semana que cerraban la Gira 2018.

La idea de la banda de La Paternal era cerrar el año, tal como el anterior, en el estadio Malvinas Argentinas, pero por disposición del Gobierno de la Ciudad, por el G20, debieron mudar la fecha a Flores y dividirla en dos días. La primera fecha, el 30 de noviembre, la abrió Yataians, una de las bandas de reggae locales que más creció en los últimos años. Un set de unos 40 minutos les bastó para mostrar credenciales y poder ampliar un poco más el espectro de su público. Con el excelente Regreso a Yatay (2018) ya establecido, la banda de rocksteady impuso las condiciones de una noche que terminaría tarde.

Apenas pasada la 1 de la mañana, con la lengua Stone espejada desde el techo bendiciendo una vez más la noche, aparecieron los siete Espíritus. “La crecida”, marcó el comienzo de las dos horas del primer show del fin de semana para la banda de La Paternal. El mencionado G20 complicó la movilidad por la insólita reducción de transportes, aunque al momento de comenzar el recital no diera esa sensación. El calor que subía por la intensa cantidad de gente presente contrastaba con el frío y la lluvia que azotaba a la noche porteña.

“La mirada”, de Agua ardiente (2017), acercó el primer pogo importante de la noche. La letra cotidiana pareció interpelar a un Flores repleto. La referencia al subte con demoras y las bocinas de la ciudad hicieron al público acordarse del presidente y de lo que fue el hit del verano pasado. Moraes, con sorna, comenta: “no canten cosas, loco”. Estas fueron de las pocas palabras que emitieron durante toda la noche los hombres de camisas llamativas.

Las tres guitarras, dos eléctricas y una criolla, tejieron extensas telarañas sonoras. La triple percusión, tumbadoras, batería y percusionista, le dieron el toque afrobeat a los clásicos blues que ofrecían las cuerdas. Los temas se estiraban como chicle y languidecían, por lo que perdían potencia. El trance fue bienvenido entre el público más fervoroso pero el recurso parecía agotarse al pasar unos temas.

“Así de fuertes somos” retumbó por todo el Teatro y reafirmó una sentencia que acompaña el pedido, extremadamente populoso, de “aborto legal en el hospital” que sonó un rato antes. “Las armas las carga el diablo / y las descarga algún oficial”, generó una silbatina memorable.

El final llegó a las 3 de la mañana. Dos horas de show para la primera despedida de la Gira 2018 que llevó a Los Espíritus por los escenarios de Latinoamérica. La confirmación de una banda que, a esta altura, dejó de ser un promesa emergente para convertirse en una realidad en el circuito grande del país.

TODAS LAS FOTOS