Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Soul Asylum

Soul Asylum: un tren que no para

Cronista: Anabella Reggiani | Fotos: Anabella Reggiani

29 de Noviembre, 2018

Soul Asylum: un tren que no para

En una tibia Buenos Aires sitiada por el G20, la banda norteamericana regresó luego de veinticuatro años para presentarse en el Teatro Gran Rivadavia.

Todavía quedan restos de aquellos nostálgicos 90‘s. Todavía suenan en las radios aquellos hits de cantantes despeinados y camisas cuadrillé. Todavía queda mucho de aquel viernes 14 de marzo de 1994 cuando Soul Asylum, la banda liderara por Dave Pirner, teloneaba a Inxs en un concierto picante, lleno de punk y distorsión. Mucho de eso se revivió este jueves en el Teatro Gran Rivadavia, con un poco más de años, pero con la energía intacta.

La velada comenzó puntual, a puro rock y salto con “I will still be laughing” y el público no se aguantó ni un tema sentado: con “Just like Anyone” de disco “After the flood” todos se pararon y acompañaron los breves coros de esta canción.

Si bien Grave Dancers Union fue el disco que los catapultó a la fama, especialmente con “Runaway Train” (sonó casi por la mitad del show, deslucida y apagada), la realidad es que Soul Asylum es una banda que apenas roza las baladas y se destaca mucho más por su estilo postpunk explosivo o por sus oportunas canciones más funk, como “Bus Named Desire” o “Watcha Need” donde el bajo de Winston Roye se luce sin lugar a dudas.

Dave dice unas pocas palabras en español: “Cerveza” y “Hola”, y da lugar, acústica en mano, a la bonita “String of pearls”. La lista comparte otras melodías donde esa guitarra se luce con compases rítmicos y pegadizos, como en “Eyes of a child”, “By the way” u otra de las más conocidas, como “Black Gold”.
“Someone to shove” invita a romper cabezas, mientras que “Closer to the stars” es más para los abrazos. Llega el final de la velada, “Spinnin” invita a la distorsión, y el cuelgue, tanto es así que Ryan Smith se tira al suelo hasta gastar su guitarra. La noche cierra con “I did my best” y “April fool” con la voz de Roye cerrando la cuestión.

Abrazando el sonido de aquel gran momento que fueron los 90‘s , Soul Asylum demostró que la esencia, a pesar de todos estos años, sigue en pie.

TODAS LAS FOTOS