Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Atropello Carregal

Atropello Carregal: gente auténtica

Cronista: Maii Kisz | Fotos: Daniel Prieto

08 de Diciembre, 2018

Atropello Carregal: gente auténtica

La banda se presentó en Beatflow el sábado 8 de diciembre para ofrecer un show de una hora de rock a sala llena.

Percusión y batería, a cargo de Mauro Meinardo y Juan Manuel Fernández respectivamente, fue lo primero que se escuchó al comenzar el show de Atropello Carregal. La canción elegida para romper el silencio fue “Descontrolado”, a lo que le siguió una hora de música casi sin pausa.

La parte instrumental resultó indudable protagonista en la noche. No solo por la percusión, que se mantuvo presente durante todo el show, sino también en las diversas combinaciones de instrumentos que por momentos se apoderaban del escenario y mantenían la atención del público. La banda la completaron Gonzalo Fernández en guitarra y voz, Guido Parisi también en guitarra y sumando coros y Damián Magliola en bajo. Estos tres músicos, que se encontraban alineados de cara al público y vestidos con la misma remera, fueron los que recibieron las bombachas lanzadas desde el público. “Esto es de verdad”, expresó el cantante tras levantar una de las prendas del piso y mostrarla al público y a sus compañeros. Damián, por su parte, siguió el juego y redobló la apuesta poniéndose una de las bombachas de sombrero para seguir el show.

Quienes fueron a ver a la band acompañaron cantando y bailando al ritmo de las canciones de rock que, por momentos, se mixturaron con la cumbia y el reggae presentando versiones libres de temas como “Ho!”, de Sara Hebe.

La noche no podía pasar sin invitados. Lucas Martinez, guitarrista de De La Gran Piñata, subió a aportar su instrumento en “Al fondo” y recibió el agradecimiento por haber invitado a Atropello Carregal a abrir el show que dio su banda en El Teatro de Flores. También estuvo presente tanto en ese tema, como en “Muerte lenta” y en “Chupasangre”, Charly Valerio, de Mutantes del Paraná, quien sumó teclados a la escena de la noche. Pero la intención de compartir el escenario con más músicos había comenzado en las horas anteriores ya que, antes de que empiece Atropello Carregal, hubo lugar para que se presenten Sevelhumano y Noúmeno, lo que dio como resultado recitales cortos, públicos compartidos y visibilidad de bandas diversas.

Las luces acompañaron la rítmica de la música cambiando de color, titilando o atenúandose cuando terminaba cada canción. “Se viene la última. Nos tenemos que ir porque acá el tiempo es tirano, como en la televisión”, advirtió Gonzalo antes de tocar “No quiero” y agradeció a los y las presentes por asistir a el último show del 2018. “Fue un año complicado para que la gente ponga guita en una entrada, asi que de verdad les recontra agradecemos a todos y a todas”, culminó el cantante y aprovechó el momento para recomendar más bandas amigas: Mono Moncho y ACERO. “Aquel tiempo” fue la encargada de cerrar la fiesta. Los últimos acordes de esta canción dieron pie al cierre del telón y a la aparición de la música ambiente de Beatflow que invitaba a quedarse charlando y compartiendo el espacio. El lugar, que se encontraba lleno, resultó cómodo y ameno. La altura del escenario permitió que lo que sucedía sobre la tarima se aprecie desde todos dejando que el público, compuesto por gente de todas las edades, pueda elegir desde dónde disfrutar el espectáculo.

Aunque el tiempo de presentación de Atropello Carregal resultó poco, fue suficiente para demostrar el toque fiestero y alegre de sus canciones. Además, el compartir la noche con tantos músicos convirtió el show en una excelente oportunidad para conocer otras bandas de la escena under y logró que el cierre de año se transforme, además, en una apertura para nuevo público.

TODAS LAS FOTOS