Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

David Lebon

David Lebón: El tiempo es veloz

Cronista: Lucia Rennella | Fotos: Cynthia Ascani

01 de Febrero, 2019

David Lebón: El tiempo es veloz

El pasado viernes la Ciudad Cultural Konex recibió a David Lebón con El tiempo es veloz. A cielo abierto, familias y viejos amigos se congregaron para ver el show que recorre su carrera como figura clave del rock argentino y los temas más recientes de su presente musical.

Pasadas las 20, después de una acalorada bienvenida, Lebón agradeció al público y soltó el primer acorde de “En una hora”, encarnando el primer solo de la noche junto a Daniel Ferrón en coros y guitarra, Tavo Rockea en guitarra, Leandro Bulacio en coros y teclado, Roberto Seitz en el bajo y Daniel Colombres en batería. Le siguió “Encuentro supremo”, y “Perro negro”, donde la química entre las guitarras de Lebón y Ferrón tomaban protagonismo bajo un juego de luces azuladas y verdes.

“Vamos a escuchar canciones de amor, que hice toda mi vida, rico, pobre, sin comer, durmiendo en la calle. Estoy muy feliz de seguir estirando cuerdas con ustedes”, agregó antes de volver al 83´con “Bonzo” y demostrar como 66 años no lo retienen a la hora de tocar un ritmo más acelerado. Siguiendo por “Llorar de amor”, el escenario se tiñó de verde y rojo para “Esperando nacer”, el primer tema de la noche de Serú Girán, en el que se jugó un ida y vuelta con un público que comenzaba a emocionarse. 

“Vení, Lisandro”, sorprendió al invitar al joven Aristimuño para cantar juntos "Casas de arañas”, y sumar su acústica al juego de guitarras. Seguido le tocó a Pescado Rabioso, con “Credulidad”, que fue interpretada por Ferrón, y “Mañana o pasado”, donde el disfrute y entrega de Lebón contagiaba al resto del grupo, en un tema destacado por los tonos altos que ahora encaraba el artista, y el delicado solo final acompañado a la perfección por el riff de Tavo Rockea. “¿Estuvo bien?”, preguntaba como guiño al final de las canciones, y todo el lugar vitoreaba antes de volver a agradecer por la presencia. 

Luego de la emotiva “El tiempo es veloz”, continuó el esperado pasaje por Serú, donde destacaron “Cuanto tiempo más llevará”, “Mundo agradable”, y “Noche de perros”, antes de volver a sus inicios como solista con “Copado con el diablo”, momento en que se paseó por el escenario acompañando a cada músico en su momento cúlmine. 

“Sin chupar medias, me atrae mucho el amor que tienen... No tenemos nada, ni una plantita, sin embargo, venimos a los espectáculos y a apoyar el rock, muchísimas gracias por estar, que se pase la bola, vayamos a todos los lugares, hagamos un poco de música, que la música es el perfume de dios”, soltó antes de despedirse con “Seminare”. 

La entrega, el amor, la personalidad del artista y sus más de 40 años de trayectoria en el mundo de la música, hicieron del show una experiencia única. La comunión con el público que lo despidió a canto de “ruso campeón”, y la variedad de temas y épocas, crearon un recuerdo inolvidable de una gran noche de verano.

TODAS LAS FOTOS