El Bondi
Revista Digital
 
* Coberturas | Loquero AGOSTO 05, 2017

Bienvenidos al manicomio

Loquero presentó en Groove su último material discográfico Fabulosos Creadores de Paranoia. Un show con una lista extensa que recorrió más de dos décadas de trayectoria. 
Slide0

Por las calles de Palermo, el sol del invierno no quería despedir el día. El clima resultó bastante agradable para este momento del año y es por eso que la gente aprovechaba para salir a disfrutar un rato. A eso de las 19 horas, un grupo numeroso de jóvenes merodeaba por Av. Santa Fe al 4.300 en busca de melodías simples, compases rápidos y letras de protesta que sacudan sus cabezas; en fin, querían punk rock. Cuando la luna asomó para darle brillo a la noche, desde Campana arribó Llegan Tormentas para dar inicio a la cita especial. La banda de a poco calentaba el recinto para los primeros que iban ingresando. Luego fue el turno de Los Ingobernables de zona sur que con sus dos discos salieron a avivar el fuego y dejar todo listo para el plato fuerte.

La ocasión de este junte se debía a la presentación oficial del nuevo disco de Loquero que volvió a estudios tras seis años. Una linda feria de merchandising había en la entrada en donde se dejaba ver cómo el grupo banca fuertemente las ediciones en vinilo. El telón negro, por cierto bien puntual, se abrió para que Chary y compañía con “Sabias palabras 1 y 2” en una mezcla lenta y frenética explotaran Groove. La pantalla gigante del fondo jugaba con una imagen del cuarteto -portada de Fabulosos Creadores de Paranoia (2017)- y el nombre de la formación. Los aires del 2000 y el bajo bien marcado de Aku Almada dieron pie a “Because”. El sonido era el ideal y los presentes respondieron cálidamente este inicio. Continuaron con “No sé” y desde el disco Fantasy (2001) llegaron “Belleza” y “Desde aquí”.

¿Cómo está saliendo todo? Vamos con el cd nuevo”, dijo el líder para presentar “Crudeza”. La viola podrida de Yamandú hizo la intro de “Barrio niebla”. Sin perder el hilo de Temor Morboso a la Exposición Pública (1997), el fervor apaciguó con “Golpe bajo” pero los “Muchachos” nuevamente armaron el pogo. El primer invitado en subir vino desde Mar del Plata: Cussy Fernández. Las voces se acoplaron para reventar con “Frío”. El músico se llevó todos los aplausos y el cariño de la gente. Después un clásico se adueñó de la lista como lo es “Rusita”. Unos tragos vinieron como anillo al dedo a esa altura tras “Guárdame”. Hace unos días la banda iba tirando en las redes sociales adelanto de lo nuevo. Uno de ellos fue “Forte” en donde algunos se animaron a cantarla. Las luces violetas bañaron el escenario durante “Youngs”. “Es un día alegre y festivo que no sé si se repetirá”, expresó Chary y todos sabían lo que quería realmente decir. “Era un día perfecto” fue uno de los puntos altos de la noche en la que el público tomó el mando con los coros. Ante del primer corte sonaron: “Ansiedad”, “Espabile” y otra canción debut, “Invierno”.

El show constó de dos partes. Así lo afirmó el cantante definiéndolo como la procesión y el entierro. Con un cambio de vestimenta, pelaron trajes para retomar con “The vegan doctor show’s”. Hubo un momento especial al dedicarle todo esto al batero Horacio Langlois que desde abril está bajo tratamiento psicológico. Los parches ahora están a cargo de Adrián Galeano que tuvo su ovación. Otro de los más disfrutados fue “Isla” que sonó en conjunto con “Eutanasia”. La historia de “Vicky vomitó” continuó con el sonido amigable de “Cayendo”, sexto tema de Radio Post Mortem (2011). Tratando de escapar un milenio del mundo, “Épico” fue ideal para expresar esos sentimientos. La lluvia interna dejó el “Corazón mojado” de cada uno, pero la locura, de inmediato, volvió a estar presente para “Show bizz”.

Hubo un momento meloso generado por la nueva “Fifty”. Desde el fin del siglo pasado, más precisamente, con Club de Solos (1999) llegó “Event time”. Esa placa también perfumó los riff de “Esculturas”. El termómetro subió al tope con “Caballito de fuego", una muy querida que los que se asentaban en las barras entonaron de punta a punta. Los bombos en el fondo retumbaban al ritmo de “Chocolate” que ocasionó que Adrián elongara un poco sus piernas. Un inédito de hace apenas unos años, “Space gold”, formó parte del set. El cuenteo de Chary y su pasaje por todo el escenario dejaban en claro que algo debía haber por ahí y eso era la “Atlántida”.

El final se acercaba pero nadie quería que la fiesta acabara. El éxtasis era tan intenso que se negaban a salir de noche; así como la luna los recibió, ahora preferían que el sol les diera la bienvenida a la calle. Con el tempo de “Cuidacoches” era imposible escapar. El segundo invitado fue Guillermo Mármol, quién se hizo cargo de la previa con Los Ingobernables. La nostalgia a manos de los fantasmas quedó plasmada en “Ghost in the F.O.R.A.” y el cierre previsto fue con un cover de Flema media acústica. “A nadie” dio la despedida y la banda saludó a todos dejando vacía las tablas. El pedido del público los alentó para volver con dos canciones más. El baterista con un cigarro en su boca marcó con su pie el compás de “Quisiera” y ahora sí la última en sonar fue “Spiritual blondie”. La última en Groove, porque ahora con disco nuevo la banda tiene un buen recorrido por andar.

El conjunto marplatense brindó un concierto caliente en Palermo con un repertorio que se basó en clásicos, mechando canciones nuevas de su último disco. Considerado una gran influencia en el género punk nacional, pisaron fuerte una vez más dejando otra huella bien grabada en este camino que lleva unos 27 años. Desde aquel accidentado primer concierto hasta la presentación oficial del actual trabajo, el crecimiento es notable y lo demuestran fecha a fecha.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...