El Bondi
Revista Digital
 

Contra viento y marea

No Te Va Gustar presentó su nuevo disco, Suenan Las Alarmas, en una feroz batalla contra la tormenta.
Slide0

Barro, nomás. Sólo eso era el Hipódromo de Palermo el sábado. La tierra mojada dificultó el ingreso y salida de un predio que sufrió las consecuencias de un furioso temporal, sumado a la escasez de baldosas plásticas por la enorme cantidad de gente que asistió, estimada en unas treinta mil personas.

Las alarmas sobre el escenario comenzaron a sonar a las 20.30 horas, y tras un video introductorio la banda uruguaya apareció con “Y el mundo me comió a mi” seguido de “Destierro”. El hit que los catapultó a la fama, “Al vacío”, fue la tercera canción de una lista que no esperó a entrar en calor en una noche bien fría.

“Gracias por hacerle frente a todo lo que nos ataca esta noche, vamos a hacer un show muy largo”, avisó el líder Emiliano Brancciari, y cumplió. Durante casi tres horas de música, sonaron por primera vez en Buenos Aires las canciones de Suenan Las Alarmas (2017), un disco conceptual con letras de un fuerte contenido socio-político.

En la previa al concierto, el grupo lanzó a través de su página web una encuenta para colaborar con el setlist. La canción ganadora fue “Ya entendí”, pero por la poca diferencia que tuvo con “El oficial”, optaron por tocar ambas en una acertada decisión salomónica. Esta última fue acompañada por la imagen de Santiago Maldonado en las pantallas gigantes y la petición por su aparición, aprobada por el público.

La banda sonó ajustada y prolija, comandada por el siempre cumplidor Diego Bartaburu en la batería, y el introspectivo bajo de Guzmán Silveira. Denis Ramos, como desde el inicio, es el alma del grupo: con el brass de su trombón como estandarte, pone todo su carisma al servicio de que la fiesta no decaiga. 

El entorno regaló a los asistentes una de las versiones más épicas de “Tan lejos” que se recuerden, bajo una tormenta declarada e impresionantes rayos atravesando el escenario. Promediando las dos horas de show y con una frustración y un desánimo notables, Emiliano anunció que debían tocar sólo un tema más. A pesar de la bronca era lógico, la integridad del público y de los mismos músicos ya estaba en juego bajo una lluvia torrencial que no había dado respiro.

“Cero a la izquierda” y “No hay dolor” parecían marcar el final cuando, en lo que pareció una broma del destino, el agua dejó de caer. Entonces retomaron, como pudieron, con las canciones que habían quedado rezagadas. “Te voy a llevar” incluyó unos breves versos de “Todo un Palo” de Los Redonditos de Ricota y “Clara”, una que había quedado colgada en la reorganización del repertorio, sonó en versión eléctrica.

La banda aprovechó el impasse climático para hacer un medley de temas que hacía mucho no tocaban. Así sonaron “Nada fue en vano”, “Los indiferentes” e “Hijos de las armas”. “Esta fue una prueba de amor increíble”, se despidió el cantante, y anunció un nuevo show masivo para el 16 de diciembre en el Hipódromo de La Plata. Mientras algunas gotas comenzaban a caer otra vez sobre el predio, “No era cierto” marcó el final en medio de un pogo gigante de barro y agua.

No Te Va Gustar se mantiene como una de las bandas de estadios más masivas post-Cromañón y el sábado pudo remontar con profesionalismo en el que fue, quizás, su partido más difícil en mucho tiempo.


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...