El Bondi
Revista Digital
 

Lindas melodías para inconscientes

El último viernes se presentaron Juan Rosasco en Banda y Tomás Amante para despedir sus más recientes trabajos y presentar su nuevo material. Ante una Tangente sold out, los músicos llenaron la sala de bellas melodías y voces agradables.
Slide18

Oscuridad casi total. Las luces del escenario están apagadas pero la sala está levemente iluminada por ese millón de estrellas que parecen adornar La Tangente. Ahí arriba está Tomás Amante, solo, frente al teclado. Aclara que no sabe tocarlo pero que no le importa, que lleva muchas mañanas despertando con esa melodía. Que es un homenaje, y vaya tributo. “No me pidas que no sea un inconsciente” implora Amante en una sutil versión del clásico de Andrés Calamaro. El público, entre fascinado y concentrado, sigue la letra con los labios.

La noche del viernes 27 el barrio de Palermo, además de cientos de jóvenes disfrazados por las calles para celebrar Halloween, recibió un nutrido grupo que pobló La Tangente, un espacio relativamente nuevo que alberga shows de distintos tipos. En un confirmado sold out, se presentaron Juan Rosasco en Banda y Tomás Amante. Ambos mostraron un poco de su repertorio con shows de aproximadamente una hora cada uno, temas nuevos incluidos.

21.30 puntual apareció Juan Rosasco junto a sus cuatro compañeros sobre el suelo palermitano. Las mesas que poblaban la sala estaban completas, mientras el olor a pochoclo recién hecho se abría paso en la noche. En una especie de despedida de Cuentos para coleccionar (2014), su última placa, Rosasco y su banda llenaron a su público de un repertorio cancionero, con las melodías vocales que lo caracterizan.

Juan agradeció constantemente al público, y aprovechó para mencionar que hay un grupo de personas que desde hace 40 años viene peleando por encontrar verdad y justicia. Y que, pese a ser un año complicado en cuanto a las luchas sociales hay motivos por los que seguir. Encontraron a la nieta 125 y Rosasco decidió celebrarlo con un homenaje que le hizo hace unos años a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Él, su teclado y su cariño por esas señoras incansables.

Antes del último tema, recordó: “A Santiago Maldonado lo mató la Gendarmería, no nos hagamos los boludos”. Los emocionados aplausos son cerrados con “Hipnosis”, con la que se despidió luego de una hora llena de canciones.

Apenas un ratito después, las mesas y sillas dejaron de ser primordiales, y el público pasó a sentarse en el piso, más cerca del escenario. Ahí donde, cerca de las 23, Tomás Amante apareció con su guitarra colgada. También, despidió su última placa, A pesar de la era (2015). También, mostró en vivo los dos temas nuevos que había adelantado en las redes anteriormente: “La mañana” y “Ni una palabra”.

“Hay muchas luchas que no se terminan: son 125”, recordó también Amante a los nietos recuperados. El respeto, demostrado en la atención del público por ese grupo que disfrutaba cada momento, fue admirable. Para los últimos dos temas el cantante, que por momentos recuerda a un joven Pedro Aznar, por el timbre y la suavidad de su voz, pidió a la gente que se parara y bailara con él. El público, gustoso, aceptó la invitación y Amante se despidió, visiblemente feliz, con “Anclar” y “Te cubre el sol”.

La emoción, la calma y el disfrute fueron una constante durante la noche palermitana del viernes. Las melodías cancioneras acompañaron a Juan Rosasco en Banda y a un Tomás Amante que se lo notó muy cómodo en cuanto a su propia performance y a la respuesta del público. Una linda noche de viernes, como para volver en el colectivo tarareando y pensando en las texturas que puede brindar un muy buen cantante.

  


COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...