El Bondi
Revista Digital
 
 
Liam Gallagher

As you were


Luego de dos discos junto a Beady Eye, el ex Oasis decide dejar de ocultarse y revela sus verdaderas intenciones en la música.

Different Gear, Still Speeding (2011) y Be (2013) fueron los resultados de un hombre desesperado por demostrar que su novia se había equivocado por haber tomado la decisión de abandonarlo. Ambos trabajos pueden apreciarse en el tiempo como determinaciones apresuradas, pero necesarias, por parte de Liam Gallagher para seguir ‘on the road‘ y pavonearse por los escenarios mal trecho, aparentando no tener lesión alguna tras la partida de Noel de Oasis, en agosto del 2009.

Cuatro años más tarde, y tras una reclusión sanadora, el menor de los Gallagher decide mostrar sus verdaderas intenciones musicales de la mano de As you were (2017) y no defrauda sino que, por el contrario, ofrece su mejor versión como compositor. Es cierto, posiblemente, éstas canciones no lo convertirán en el próximo ganador del Nobel de Literatura pero, de seguro, tendrán varias reproducciones en los playlist de muchos de sus seguidores (algo no menos díficil de conseguir por estos días).

El disco ofrece, casi como en un muestrario gratis, algo de la versatilidad de Liam para intentar pistas con diferentes dinámicas. "Wall of glass" y "Bold" -track que tiene rivetes del "Western", de A77aque- dejan apreciar lo que simulan ser mensajes encriptados hacia su hermano y a los directivos de discográficas que le sugerían volver con su cosanguíneo ("Algún día, te romperás como una pared de vidrio" ó "Estuve astuto y no hice lo que me dijeron", por citar sólo dos ejemplos), almibarados con melodías rockeras "nostalgico-alternativas" que podrían haber integrado tranquilamente el Don‘t believe the truth, de Oasis en 2005.      

Como parte del muestrario, aparecen trovas como "You better run", "Greedy soul" y "I get by" que invitan a imaginar al músico soñando con conquistar el esquivo mercado americano, ese al que nunca va a poder ingresar por razones tan básicas como elegir vestir montgomery antes que una campera negra de cuero. Sin embargo, el intento da como resultado melodías dignas de una taberna llena de bribones, al costado de alguna carretera gringa.

Para continuar con la línea de la versatilidad antes mencionada, también hay lugar para lo místico y espiritual. "Chinatown" y "Universal gleam" (pista que pareciera tener su génesis en "Tender", de Blur) logran conformar un tándem ciertamente curador para un intérprete que pareciera pedirle a Buda o Jesús que le devuelvan su necesidad de creer, pero con una salvedad: Liam no piensa llegar al Tibet para encontrar la paz, sino que simplemente espera cruzársela por el barrio chino.  

Para completar cualquier análisis, y al igual que el recordado ex árbitro de fútbol Guillermo Nimo, siempre es necesario encontrar la Perla Blanca y Negra del disco. En este caso, lo mejor viene de la mano de lo que debe ser interpretado como un conquista rioplatense: la bella "I‘ve all need"; una canción que cómodamente podría integrar el setlist de No Te Va Gustar, en algún festival vernáculo, con la inclusión de vientos y una melodía bien criolla. Pero, del mismo modo en que se destaca esa perla por su calidez, es necesario decir que "Paper Crown" es lo más flojo del disco, demostrando que el country no es un género que le siente muy bien al oriundo de Manchester.   

As you were es un trabajo autorreferencial, que ofrece la mejor versión de un hombre que dejó de ocultarse para tomar el toro por las astas y exhibir los recursos que tiene como para salir a buscar su verdadera identidad.

Temas clave: "I‘ve all need", "Bold" y "Universal gleam". 

 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
   COMENTARIOS
Cargando ...