El Bondi
Revista Digital
 
 
Andando Descalzo

Media Vida


El sexto disco de estudio de Andando Descalzo llega en un momento perfecto de madurez para la banda de Mataderos. Media Vida aporta una de las mejores novedades discográficas del año.

La veta cancionera que había tomado el protagonismo en el disco anterior, Ventanas (2013), hoy se acomoda perfecto demostrando que es algo que en su actualidad le sale muy bien a Andando Descalzo. Sin embargo, la característica principal de Media Vida (2018) se consolida en la mezcla entre el rock canción con los estilos históricos desde aquellos demos a fin del siglo pasado.

Así entonces, el cálido comienzo (tanto en letra como en música) del tema que da nombre al disco comprende un reggae con decoros cuasi cumbieros que amagan constantemente, y es el preludio al tema más descalzo de la escucha: “El camino” ya suena en las radios y es un hit con todas las letras, que bien podría haber formado parte del recordado Mil Destinos (2004), pero con la sabiduría encima de tanta agua corrida bajo el puente.

El formato canción rockera empieza a pisar fuerte a partir de “Faro”, casi como un eco de lo que fue el disco anterior, y una cadencia rítmica y melódica que nos acerca mucho, por ejemplo, a los grandes temas de No Te Va Gustar. Un par de piezas más tarde, “Estallar” viaja por la misma senda, con una base medio ska y una característica fuerte de la banda: un espíritu festivo en la superficie, que al profundizarse encuentra una letra introspectiva cantada por la gran performance del dejo melancólico de la voz de Juani Rodriguez. Dos de los mejores temas del disco.

Entre medio, “Me voy” con Pablo Guerra de invitado, muestra el costado más calmo y relajado, con base reggae y la esencia de siempre con el teclado comandando. La tranquilidad volverá con “Corazón”, que parece desnudar resabios del show Íntimo & Arrabalero que propone como otra opción en vivo cada tanto la banda. A puro bandoneón, se emparenta con guiños calamarezcos cuando El Salmón coquetea con el tango. Casi sobre el final, llega el último destello pacífico, con la balada “Se fue” y una letra tan bella como desgarradora: “Algo de mí se fue con vos / sé que el tiempo ayudará. / Lo que no se puede elegir lo que no puedo cambiar”. La pérdida en su máxima expresión.

“Mostros” de entrada es como el momento jodón del disco pero dice muchas cosas bien serias. Es el tema quilombero que tiene destino de clásico en el vivo para ocupar la parte final del show. Autorreferencial de ellos mismos y su público, le pusieron poesía e hicieron canción al “estamos todos re locos”, cantito típico de la gente en cada recital descalzo.

En el tándem final “Hay una manera” muestra ciertas improntas de lo que suena hoy por el mundo, es raro, con máquinas, rapeo y dj, y “2 sin 3” remite al sonido típico descalzo. El último tema, “Nada” es justo para que cierre todo el círculo con un ska frenético al mejor estilo “Judas priest”, sabiendo que si bien el disco termina nada tiene un final y mucho menos este camino, que está tan bueno y que la banda disfruta más que nunca. “Nada terminó, como ves esto recién empezó, todo lo que des volverá, no te detengas”.

Discazo de Andando Descalzo, mostrando definitivamente una madurez musical, con letras que suben un escalón de calidad, y que a su vez cuaja perfecto con ese espíritu festivo que ofrecen los shows en vivo, algo que la banda siempre contó que le costaba conjugar. Esta vez vaya si lo lograron.

 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
   COMENTARIOS
Cargando ...