El Bondi
Revista Digital
 

"Estamos listos para dar el primer show"

La banda anunció oficialmente su regreso tras un impasse de seis años y contó todos los detalles acerca de su vuelta y del recital que dará el 16 de septiembre en el Hipódromo de Palermo.

Slide6

El 9 de agosto debe ser una fecha que los fanáticos de los Ratones Paranoicos prefirieron olvidar por mucho tiempo Es que ese día, en el 2011, un anuncio confirmaba que Juanse se distanciaba de la banda y, por ende, la formación se disolvía tras 28 años de trayectoria. Desde aquél momento, cada uno siguió con sus proyectos mientras el público imploraba por verlos una vez más en un escenario. Se utilizaron todos los medios posibles para hacer saber ese deseo, que llegó al seno de los músicos. En un viaje a Punta del Este, el líder se encontró con Fernando Szereszevsky (nuevo mánager), que le propuso juntarse de nuevo. Ya en Buenos Aires, se habló con el resto de los integrantes y, en una íntima cena, las zapadas comenzaron a reflotar. Así que a fines de junio, las calles amanecieron empapeladas y las radios hicieron eco del sueño de muchos: la banda seguiría girando. La primera ceremonia confirmada será el próximo 16 de septiembre, en el Hipódromo de Palermo, y la venta de entradas, hasta el momento, es exitosa.

Seis años tuvieron que pasar para que el 9 de agosto, esta vez de 2017, se convierta en una fecha alegre. En un micro estilo inglés arribaron los cuatro paranoicos al Teatro Sony, para brindar una cálida conferencia de prensa. En una lluvia de aplausos y cánticos, ingresaron al recinto y de inmediato tomaron sus instrumentos para resonar esas melodías entrañables. Entre los presentes estaban grandes colegas, como Nito Mestre, Leo García, Rolo Santorio, Pablo Poncharelo, Heber Vicente, Jimmy Rip, entre otros. La conducción del evento estuvo a cargo de Bebe Contepomi. Los de Villa Devoto abrieron la noche con una canción nueva, “Yo te amo”, cuyo sonido coincide plenamente con su estilo. Luego siguieron los clásicos “Caballos de noche”, "Cowboy" y “Rock del pedazo”, que permitió un momento para que los más desaforados coreen el estribillo. Ahora sí, instalados en una mesa, estaban dispuestos a responder todas las consultas.



-¿Hubo un punto en el que dijeron "no volvemos más"?
Juanse: -Estábamos bien enfocados en nuestras cosas y esto se dio porque nos encontramos con mucha naturalidad y con una propuesta muy concreta y seria. Llegamos a la conclusión de que era el momento de reintegrarnos a nuestra actividad, que es la que nos da de comer (risas).

-¿Había presiones?
Roy Quiroga: -Y yo tengo 15,6.
Juanse: -Claro. Con Memi y Sarco somos de presión baja. Lo que no queríamos era dar una mala impresión y para eso había que ensayar y estar todos contentos. Eso es lo que está ocurriendo y espero que se haya notado recién (por la presentación previa a la conferencia). Nos da mucha felicidad tocar, hacer rock and roll en vivo y las expectativas son muy altas.

-¿Van a seguir tocando hasta llegar a los 70 años?
-Juanse: -No sé, eso yo no lo decido. Veremos qué pasa.

En el interine, el cantante recibe como obsequio una púa de Keith Richards, que dejó tras su último paso por Argentina, en febrero del año pasado. “Esta vez la vamos a usar para tocar”, expresó.

-¿Existe la posibilidad de plasmar canciones nuevas en un disco?
-Juanse: -Con la ganas que tenemos de registrar este regreso, creo que vamos a sacar un disco. Hay mucha expectativa, nos encontramos preparando el mejor show que estamos en condiciones de brindar.

-Hace un año se lanzó una campaña por la vuelta del grupo. ¿Eso los movilizó de alguna manera en especial?
Juanse: -Las redes sociales cumplen funciones muy negativas, pero en este caso fue muy positiva ya que hubo una organización entre las personas que querían ver a la banda y tal vez muchos nunca tuvieron la oportunidad. Prestamos mucha atención a eso, cosa que quizá no hubiéramos hecho estando unidos.

-¿Cuál fue el factor que llevó a poner un freno y cuáles los que motivaron al regreso?
Juanse: -Los Ratones es una banda que desde el ’92 comenzó una actividad muy importante, haciendo entre 90 y 120 shows anuales. Nunca nos escondimos para generar cierta expectativa, para llenar este u otro lugar. Tocamos donde pudimos y eso ejerció una presión sobre nosotros, particularmente en mí al menos. Las cosas se dieron así y creo que eso también hizo que hoy estemos acá sentados.

-¿Cuál era el escenario cuando tomaron esa decisión y cuál es el de ahora?
Juanse: -Estábamos en una mesa preguntándonos si no nos dolía nada (risas). Así que esperamos un poco. Es como una medicina porque a nosotros no nos gusta no tocar, eso está muy claro. Pero hicimos un gran esfuerzo porque tuvimos que ponernos de nuevo en nuestro lugar. Lo mejor que le puede pasar a un grupo es tener los pies sobre la tierra y saber que cada uno cumple una función para disfrutarlo en conjunto.

-A veces cuando los amigos se pelean, al volver descubren nuevas cosas. ¿Qué les pasó en el primer ensayo?
Juanse: -Fue increíble. Nos reunimos en lo de Pablo y pudimos decirnos todo. Fuimos a un sector de la casa y ahí tocamos “Destruida Roll” y “Boogie”. Fue todo automático, tocándolas completas y con arreglos distintos en el final. Eso fue un determinante porque cuando se va a encontrar con alguien que hace mucho no se ve, bueno, lo mira, lo saluda, lo abraza y un poco lo palpa para saber si está entero. Eso ocurrió, así que estamos muy contentos.

-¿Qué cosas les quedaron pendientes que ahora sí van a cumplir?
Juanse: -Nos quedaron dos canciones nuevas y tocar para ver esa reacción de la gente, que es muy impresionante cuando estás dentro de la catarata. El agradecimiento es enorme a varios países latinoamericanos que se prestaron a seguir esa línea de la vuelta. Hoy podemos decir que estamos listos para dar el primer show.

-¿Cuándo comenzaron a sentir la ausencia del otro?
Juanse: -Nunca (risas). Las ausencias fueron porque somos nosotros. En realidad tratamos de escondernos pero no podemos porque hay que tocar. Tampoco hace falta que los veas porque siempre están. Más cuando llega el momento del postre, que a Roy le encanta.
Pablo Memi: -Son presencias cíclicas.
Sarcófago: -Cuando nos separamos sentí un gran alivio. Y me sigue durando. Pero está bueno tocar y mejor que con ellos no toco con nadie.
Juanse: -De a poco se va a ir angustiando de nuevo.

-¿Cómo vivieron la naturalidad de los temas que tocaron esta noche delante de la gente ¿Cuánto de esto se puede extender en el tiempo?
Juanse: -Nunca firmamos un contrato entre nosotros diciendo que vamos a durar 30 años. Las cosas fluyen. Nuestro gran momento es este y vamos hacer un show para el que estamos ensayando con todo el fervor.
Sarcófago: -De hoy puedo decir que llegamos a probar sonido y sonó discretamente. Luego volvimos y fue mejor. Y cuando tocamos mucho más. Así que las expectativas son buenas.

-¿Con esta vuelta se sienten más ratones o más paranoicos?
Juanse: -Más paranoicos, sin dudas. Evidentemente, hay que estar muy paranoico porque es el momento, un ciclo de paranoia muy completo que nos queda por vivir.

-¿Esa paranoia hizo que se dilate tanto la vuelta?
Juanse: -Claro, porque nos asustamos y nos escondimos de nosotros mismos. Al final nos animamos y volvimos. Pensar que el nombre salió de un chico de 12 años y en un momento pensamos en cambiarlo. Le pedimos a Pappo que nos tire una idea y nos dijo: "La puñalada amistosa". Creo que es mejor ser paranoico.

-Repasando el repertorio, ¿qué canciones creen que envejecieron para bien y cuáles no tocarían?
Juanse: -Estamos ensayando entre 56 y 57 canciones. No se asusten que no vamos a tocar todas, pero el show durará lo que tenga que durar.
Sarcófago: -Será con servicio de cafetería (risas).

-¿Cómo se posicionan dentro de la escena local del rock? ¿Referentes, dinosaurios del rock o privilegiados?
Juanse: -Creo que a esa pregunta hay que sacarle unas letras. Lo nuestro es una cena. La escena la dejamos hace rato. Somos artistas malos, mediocres o buenos, según lo considere el público. Lo que sí, no tengo dudas que somos músicos y eso es lo único que sabemos hacer.

-Con respecto al show en el Hipódromo, ¿habrá invitados?
Juanse: -Sí, habrán músicos de sesión que están ensayando con nosotros y hago la invitación formal para que Fabián “Zorrito” Von Quintiero se sume en algún momento, a disfrutar de esto, ya que él también fue parte.

-¿Cuál es la esencia de los Ratones Paranoicos?
PM: -Es una banda de rock and roll y el imaginario está intacto para el que le guste.
RQ: -La esencia es la amistad, las ganas de tocar siempre juntos y la química que se produjo el día en que nos conocimos. Ese primer acorde fue suficiente para confirmar que estábamos juntos y eso no cambió nunca. Así que la esencia es la unidad de cuatro personas que encuentran en la música la unión perfecta y ahí no existe otra cosa. Es impresionante y muy difícil de encontrar; cuando se logra eso es mejor llevarlo adelante todo el tiempo que se pueda.
Juanse: -Sin palabras, Roy lo dijo todo.
Sarcófago: -La música nos ayuda a que no nos pase nada por la cabeza. Que se disfrute con el cuerpo y el sentimiento. Estos seis años pienso que estuve dormido y ahora me vinieron a despertar.

La alarma paranoica se encendió y miles de fanáticos podrán gritar “quiero verlos en el show”. Para eso deberán esperar un poquito más.

*Sábado 16 de septiembre en el Hipódromo de Palermo, Av Dorrego y Av. Libertador. A las 20.


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...