El Bondi
Revista Digital
 

Elize Ryd: "Si tratáramos de copiarnos, nuestra obra ya estaría muerta"

Amaranthe tocará en el Luna con Tarja y su vocalista adelanta todo sobre el show

Slide0

Amaranthe cumple diez años de trayectoria y en esta oportunidad fue la banda invitada, junto a Delain, para tocar el próximo sábado 25 de noviembre en el show que brindará Tarja Turunen en el Luna Park. En esta entrevista, la vocalista Elize Ryd habla sobre sus inicios en la música, sus amigos sudamericanos de la infancia, su familia, la estética del grupo sueco y cómo sonará su último disco, Maximalism (2016), en la imponente fecha que los trae a nuestro país.

-¿Qué pensás de los géneros musicales? ¿Dirías que pueden definirse como una banda de metal?

-Sí, diría que nos definimos como una banda de metal. Aunque hemos traspasado algunos límites, nunca perdimos la base de lo que es representativo para dicho género. Entiendo por qué la música tiene que ser dividida en categorías, pero algo en mí dice que está mal. De esta forma, tiene que ser con algo tan libre y personal como el arte. Pero depende de todos y cada uno de nosotros cambiar el mundo o simplemente seguir un patrón existente. Amaranthe siempre estuvo al límite, somos una minoría tanto visual como musicalmente sabia, ya que casi ninguna otra banda de metal tiene la misma propuesta que nosotros.

-Ya hace diez años que están tocando. ¿Cómo definirían su carrera?

-Creo que fuimos perdiendo el miedo a crear música. Seguimos el camino como estaba planeado. Decidimos nunca fallarle a la juventud, mantenerlos al día con lo nuevo y nunca dejar de renovar el sonido. El gran cambio ocurrió cuando se unió Henrik a la banda, ya que nos inspiró a explorar nuevos territorios con sus “gruñidos”. Es un tren que no quiere parar y si termina en un lugar que no queremos, siempre podemos encarrilarlo donde todo comenzó. Lo bueno de la música es que viene desde muy dentro, entonces, todo lo que hemos creado está todavía en nosotros. Nada se pierde, pero el mayor desafío siempre fue abrir y encontrar nuevos ángeles.

-¿Cómo definirías Maximalism y cómo fue el proceso de creación?

 -El proceso creativo empezó cuando había un gran cambio en la banda, de modo que aprovechamos la oportunidad, para usar esa fuerza y maximizar nuestro sonido. Es el álbum más valiente de los cuatro que tenemos. Algunas personas pensaron que habíamos perdido la razón cuando escucharon el primer corte, “That Song”. Este tema es el que más se destaca, y aunque nunca fue la intención asustar a nuestros fans, pensamos que es una muestra representativa de lo que Amaranthe es capaz de lograr. No tenemos miedo y eso es lo que queremos demostrar.

-¿Qué importancia le otorgan a la estética en sus videos y a la publicidad de su música?

-Lo más importante es entender el mensaje en la música, que no necesariamente tiene que haber un video para ello y algunas veces puede hasta distraer al que escucha. Pero si el mensaje crece a través del video, entonces la publicidad tiene sentido. Crecí en la época de MTV, pienso que es interesante ver a las bandas y artistas interpretar sus canciones en un video musical y, por supuesto, es una buena forma de atraer más público y llegar a más gente.  

-Parece que su último trabajo está funcionando bien en diferentes países. ¿Cómo se sienten con respecto a las buenas vibras del público?

-Es una buena pregunta ya que amamos nuestro último trabajo y también fuimos nominados a los Sweedish Grammy Awards, lo cual es una de las cosas más importantes que nos pasó como compositores. También notamos que en Spotify subió nuestra cantidad de oyentes en un 300 por ciento, así que aparentemente hicimos algo bien y es un muy buen año para ser honesta. Pero como siempre, no podemos ver a nuestra creación solamente como un negocio y forzar cualquier cosa entre nosotros. Es siempre alentador ver lo que a la gente le gusta. Aunque más que nada, nos inspiramos de las experiencias personales y también como cambian año tras año, también lo hace la banda. Si sólo tratáramos de copiarnos a nosotros mismos creo que toda nuestra obra ya estaría muerta y enterrada. Y no dejaremos que eso pase, es una promesa.

-¿Con cuál banda te gustaría trabajar?

 -Curiosamente, nos gustaría trabajar con Rammstein. Si fuéramos más realistas, nos encanaría con Within Temptation nuevamente. Fue una gran gira y todos nos hicimos buenos amigos.

-¿Recordás cuál fue tu primer contacto con la música? ¿Cómo fue y cómo empezaste a cantar?

-No recuerdo mi primera actuación en público porque aparentemente sólo tenía cuatro años. Pero participé en un show de talentos cuando tenía 12 e inmediatamente después de eso tuve mi primer trabajo en un musical. Entonces supe que quería trabajar con la música. Busqué una escuela que enseñara canto y baile y luego de ello trabajé un año antes de comenzar mi educación en artes escénicas. En este tiempo compuse mis propias canciones y tuve contacto con Olof quien resultó impresionado con mi trabajo y empezó a arreglar la música para mis canciones, y más tarde con Jake surgió Amaranthe. Entonces básicamente nunca paré ni dudé con respecto a lo que quería para mi vida. Tanto mi abuela como mi madre son cantantes, mi abuelo fue un famoso guitarrista de jazz y también mi padre tocaba el bajo en una banda. Mi hermano mayor también tuvo sus propias bandas de metal. Mi vida siempre estuvo rodeada de música.

-¿Cómo fue tu participación en Kamelot y en qué te ayudó personalmente?

-Fue una experiencia espectacular. Me ayudó a desenvolverme en cuanto a los tours. Me enseñaron todo lo que sé. Ninguna gira fue tan organizada como la que hice con Kamelot, así que trato de crear ese ambiente con mi propia banda. Me hicieron ver el mundo entero y conocí a mis primeros fans, y algunos de ellos hasta ahora son amigos. 

-¿Escuchaste el mito de que el público sudamericano es el más emocional y cálido? ¿Qué esperan de eso?

-No escuché ningún, ¡pero estoy segura de que es absolutamente cierto! Porque ese es uno de los detalles que noté y por los que me enamoré de los sudamericanos. Me emocionó mucho el hecho de sentir que era parte. Sentí una fuerte conexión y similitud con la gente de allí. Mis tres mejores amigos de la adolescencia eran de Chile, Argentina y Bolivia. Me enseñaron mucho sobre su cultura, me inspiraron y me ayudaron a ser quien soy hoy. Regularmente bailábamos salsa, comíamos platos increíbles y escuchábamos Selena. Esto fue mucho más excitante que la cultura sueca.

-¿Qué esperas sobre la visita a la Argentina y compartir escenario con Tarja?

-Va a ser impresionante. Es un sueño hecho realidad finalmente poder visitarlos con Amaranthe. Y Tarja es una diosa y una gran inspiración para mí, así que siempre es bueno compartir escenario con ella, pero apuesto que va a ser mucho más loco que la última vez que tocamos juntos.


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...