El Bondi
Revista Digital
 

Paavo Lötjönen: "Cuando era joven Wagner me aburría"

Manejando las cuerdas del metal.

Slide0

La música clásica siempre tuvo un fuerte la lazo con el heavy metal, desde aquella incursión de Deep Purple sumándole melodías a su hard rock, pasando por Jason Becker e Yngwie Malmsteen, quienes recrearon la esencia de Bach y Paganini en sus guitarras. Y hasta de forma indirecta con el riff entrecortado de la quinta sinfonía de Beethoven, o todos los músicos de conservatorio que largaron las partituras y terminaron en una banda extrema de death metal progresivo.

Pero en Finlandia crearon un nuevo asterisco en esta historia de hermandad sonora: Eicca ToppinenPaavo Lötjönen, y Perttu Kivilaakso, tres músicos con diploma universitario, tomaron sus chelos y bajo el nombre de Apocalyptica -la formación incluye al baterista Mikko Sirén- decidieron honrar a los grupos más grandes del metal (Metallica, Pantera, Sepultura, Slayer, entre otros) tocando sus temas solo con sus viol(entos)onchelos.

Con una carrera de más de 20 años y después de tomar al mundo de arrebato con su técnica y su precisa interpretación, los fineses vuelven a la Argentina para tocar íntegramente su álbum debut, Plays Metallica By Four Cellos (1996). Lötjönen, a cargo del bass chelo, nos responde sobre los orígenes del cuarteto que inspiró a miles de músicos clásicos, que hoy cambiaron su mente y muestran su arte rockero llenado discos y las plataformas digitales con sus instrumentos de cuerdas.

-¿Qué recordás de cuando estabas en la Sibelius Academy, el lugar donde de alguna forma empezó todo?

- Antes de la Sibelius conocí a Eicca en un campamento de música, cuando él tenía 13 años y usaba el pelo corto (tipo militar). Casualmente, vivíamos en el mismo lugar. Siempre fue como un hermano pequeño para mí. Los campamentos duran normalmente dos semanas, ahí teníamos clases de chelo, tocamos en la orquesta y hacíamos música de cámara. Cada uno podía elegir su instrumento (chelo o violín) y ensayábamos. 

-¿Y con Perttu Kivilaakso?

- A Perttu, que es casi diez años más joven que yo, lo conocí en la Sibelius Academy, justamente. Eicca y yo ya estábamos en la academia y él en un “Departamento especial para entrenar a jóvenes súper-talentosos”, que es una universidad en la cual podés empezar a los 15 años si tenés un nivel muy alto. Y Perttu era uno de esos, todos los días íbamos y nos encontrábamos en los pequeños lugares para ensayar, y nos los pasamos practicando, practicando y practicando (risas)… y hablando en los breaks, tomando un café, o fumando un cigarro. Así nació nuestra relación. Apocalyptica está basado en la amistad y por eso nos llevamos bien en los tours.

 -Además de tener tu diploma de “chelo solista”, también hacés esquí, paracaidismo, surf, andás en moto de agua. No parecés un músico clásico convencional…

-Primero debería preguntar: “¿Qué es un ‘músico clásico’?”. Todos los que conozco son muy activos y hacen varias cosas. Pero siempre pensé que la vida es algo hermoso y que hay miles de cosas por hacer.  Me gusta experimentar el mundo, trato de hacer todo lo que puedo, y si me preguntás por los deportes, hice de todo. Bueno, no todo (risas), pero sí escalar, esquiar en montañas, eso me encanta. Al igual que bucear. La vida es muy corta para ser desperdiciada en una sola cosa. Disfrutá la vida amigo…

-¿Qué es más difícil de crear, música clásica o un buen riff de heavy metal?

-Diría que la buena música siempre es complicada de crear. En otras palabras, podría decir que es más fácil componer “mala música”. No compararía lo clásico con el metal, porque lo clásico está atado a ciertos tipos de reglas, y en el metal podés ser más revolucionario, no seguir las reglas. Pero crear algo bueno, en cualquiera de los dos casos, no es para nada fácil.

-¿Cómo es el proceso para hacer que el chelo suene tan heavy?

-Hay varias cosas que usamos para aproximarnos a nuestro sonido pesado. Primero la forma en la que tocamos, que se puede comparar con la técnica clásica, pero utilizando mucho más poder, es más físico. Hay veces que tocamos riffs con dos cuerdas a la vez y eso hace el sonido más gordo, pesado y duro. Todo viene de la forma en que interpretamos, también tocamos solos y melodías y eso es más cercano a lo clásico, no hay tanta diferencia. Pero los riffs y las partes de bajo son hechas con la técnica “apocalíptica”. Después tenemos los micrófonos y los efectos que usamos, como la distorsión, los delays, el reverb, el phaser y amplificadores de guitarras y le dan ese plus. Todas las posibilidades eléctricas están con nosotros, son buenas herramientas para hacer heavy.

-Eicca Toppinen tenía una banda llamada Total Cello Ensemble y tocaba tangos argentinos, ¿Tenés alguna relación con el género?

-Yo también toqué en ese grupo, pero en ese tiempo no se llamaba así, fue antes de que nuestro maestro armara un grupo para seis chelos donde tocábamos desde temas de Jimi Hendrix hasta tangos. La motivación estaba en tocar música que nos divirtiera. Y ahí nacieron las bases para que nosotros pudiéramos armar Apocalytpica, y hacer arreglos de temas de Metallica, Pantera y Slayer. Ahí fue la conexión. No me considero un súper fan de los tangos, pero sí me gustan, especialmente Astor Piazzolla. Me gusta mucho, escribió mucha música para chelo que es fantástica.  



-Ustedes son muy fans de Metallica y el 5 de diciembre de 2011 pudieron tocar tres temas en la celebración por los 30 años de la banda, ¿cómo fue esa experiencia?

-Significó un gran honor ser invitados a San Francisco, donde además aseguraron que todas las bandas con las que tocaron fueron una influencia, y fue raro, porque en realidad ellos los fueron para nosotros. ¿Cómo podemos nosotros ser una inspiración para Metallica? Pero si hacemos un poco de historia, cuando hicieron el disco con la orquesta -S&M, 1999-, junto a Filarmónica de San Francisco, dijeron que nuestro caso les dio el coraje para poder concretarlo.

También tocaron en el aniversario por los 200 años de Richard Wagner, y claro que hay una gran conexión entre la música clásica y el heavy metal. ¿Cómo le explicarías eso a alguien que solo escucha música clásica?

-En el metal todo pasa más rápido, pero básicamente tienen las mismas emociones, la música de Wagner es más romántica y al final de la noche es más bombástica, aunque a veces el metal puede llegar a ese nivel emocional, pero es más masculina que la música de Wagner. Se necesita mucho tiempo para entrar en sus composiciones, con óperas de cuatro horas (risas) o quizás más. Escuchalo, es un desafío, pero no te des por vencido rápido eh… Cuando era joven no me gustaba Wagner, para nada, lo sentía muy aburrido, pero después me abrí.

 -Ahora se ven más chelistas que interpreten diferentes piezas, más allá de lo clásico, caso AC/DC, Hendrix, Nirvana. ¿Cómo se sienten al ver que ustedes les abrieron las puertas a muchos músicos?

-No fuimos los primeros ni seremos los últimos, pero sí es verdad que hicimos muchas cosas con el metal y el rock. Si vamos al caso de la Europa del Este, todos los álbumes tienen una copia en chelo “a lo apocalitica”, aunque nos pone muy orgullosos ser un buen ejemplo para los chicos que se juntan a tocar y a pasarla bien. Sin embargo, dije que no fuimos los primeros ya que en los ‘70 estaba la Electric Light Orchestra y otras bandas, que fueron pioneras del rock con las cuerdas. Somos un ladrillo más en la pared, y está bueno que la gente joven nos siga.

-Por otro lado, en el disco Shadowmaker (2015) tocaron junto al vocalista Franky Perez, ¿qué relación tienen con él en la actualidad?

-Franky estuvo de gira con nosotros durante el “Shadowmaker Tour”, pero ahora, que hacemos “Apocalyptica plays Metallica”, está con sus cosas en L.A., Las Vegas, y le va muy bien. Puede ser que vuelva a cantar con nosotros en un futuro, aún no tenemos planes.

-También hicieron varias colaboraciones con Dave Lombardo, ex Slayer…

-Casualmente, vimos a Dave dos meses atrás en L.A., donde dimos un show. Estamos en contacto y cada tanto nos encontramos. Él es un gran músico, tiene una pasión especial para tocar. Es un gran batero, toca con el corazón y es un ejemplo para nosotros porque ama la música.

-En 2005 tocaron por primera vez en la Argentina, y sufrieron varios problemas técnicos. Luego tuvieron su revancha en el 2012, cuando hicieron un Teatro de Flores. Después de cinco años, ¿qué tipo de concierto darán en nuestro país?

-Supongo que te referís al festival Pepsi Music o Coca-Cola Music (NdR: En efecto, se trató del Pepsi Music, junto a Megadeth, en el 2005). Fue un error de la organización. El stage manager lo arruinó. Pero por suerte, tuvimos algunos shows después, y la audiencia en Buenos Aires fue genial, estuvieron re locos. Por eso ahora, estamos con muchas ganas, y muy seguros de que vamos a crear una buena experiencia. 

 


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...