El Bondi
Revista Digital
 
 ENTREVISTA | Erasure - MAYO 11, 2018

Andy Bell: "Erasure no tiene el reconocimiento que merece"

Sexo, drogas y hits pop.

Slide0

¿Synth or not to Synth? Podría ser una pregunta propia de un Shakespeare ochentoso, pero no una duda del dúo Erasure; formado por Andrew Ivan Bell -voz- y Vince Clarke -teclados-, quienes con su fórmula de sintetizadores bañados en pop supieron moldear hits como “Oh L‘Amour”, “Sometimes”, “Victim of Love”, “A Little Respect”, ”Stop!”, “Blue Savannah”,y “Love to Hate You”, convirtiéndose en uno de los artistas más exitosos de fines de los ‘80 y principios de los ‘90.

Los caminos de la vida los cruzaron en 1985. Vince venía de componer el impermeable "Just Can‘t Get Enough”, de grabarlo en el primer disco de Depeche Mode -Speak & Spell (1981)-, para después abandonar a Dave Gahan y compañía. Y tras deambular en otros proyectos como Yazzo y The Assembly; ya sin banda, puso un anuncio en la revista Melody Maker buscando cantante y Andy respondió. Hoy, 33 años después, siguen juntos, un récord que muchos matrimonios no podrían soportar.

Andy recibe a Revista El Bondi en el backstage del Luna Park, vestido de jeans y buzo, hablando de asados y vinos, mientras calienta motores para lo que sería la fiesta de esa noche, para la que luciría un atuendo más apropiado: un catsuit. Es la misma persona que el 17 de diciembre del 2004 declaró que era HIV positivo, que tiene dos operaciones de cadera y que jamás intentó ocultar su sexualidad como lo hicieron Freddie Mercury o George Michael, y que se encuentra felizmente casado con Stephen Moss desde el 2013.

El binomio pop tiene un nuevo trabajo, World Be Gone(2017), un poco alejado de las bolas espejadas y la alegría desenfrenada, con letras inspiradas por el Brexit y la presidencia de Donald Trump en los Estados Unidos. Álbum también versionado en 2018 con el acompañamiento de una orquesta, bajo el nombre World Beyond. Andy nos explica esta faceta más pop-lítica de Erasure, y por qué el grupo no tiene los pergaminos, que sí tienen sus pares dentro del género.

-El nuevo disco es oscuro, pero a la vez también tiene un mensaje de esperanza con tintes políticos, ¿cómo trabajaron el concepto?

-No recuerdo cuándo empezamos a escribir el disco, yo estaba en Miami, y Vince viajó desde su casa en Brooklyn, para juntarse conmigo y trabajar en algunos temas. Cuando los escuché, me parecían como un soundtrack, sonaban como si ya estuvieran terminados, y no necesitasen voces. Trataba de pensar en algo, y no se me ocurría nada para agregar, no sé si porque estaba perezoso, o qué pasaba, pero después me relajé y dije: “No puedo forzarlo”. Y tampoco quería escuchar las composiciones mil veces, porque las spoileás, así que las dejé. Después, nos juntamos de nuevo, en su estudio en Brooklyn, y empecé a cantar sobre las pistas, de alguna manera para mostrarme hacia Vince, algo así como “mirá esto, mirá cómo canto”, mientras él decidía, si las cosas eran buenas o no.

-Entonces no fue todo tan fluido…

-No estábamos pensando en lo que realmente importaba y tuvimos algunas palabras medio ásperas entre nosotros, como con la canción “Take Me Out of Myself” -que fue el demo que usamos para las letras-. Grabamos las voces en el departamento de un hombre en Nothing Hill, que más que nada trabaja con obras de teatro, pero es muy bueno editando y con las armonías. Él fue muy paciente conmigo mientras escribía las letras, porque trabajamos todos los tracks a la vez, por eso las líricas era como un gran  rompecabezas. Pero este hombre, que es escocés y bastante reaccionario, estaba escribiendo sobre los disturbios en las calles, al mismo tiempo en el que en el Reino Unido, estábamos viviendo la votación del Brexit –donde yo voté NO- y eso nubló mi mente. No podía creer cómo iban los porcentajes, y estaba enojado. La gente no puede pensar por ellos mismos, leen el diario por arriba, marcando la agenda de los políticos, para ganar poder. De ahí surgieron las ideas de las canciones.

 -Recién nombrabas la canción “Take Me Out of Myself”, y el estribillo dice “No me hables como si estuviese loco, esto no debería ser así, por favor hablemos como si fuéramos iguales”, parece como una especie de manifiesto, ¿de dónde surgió?

-Es muy extraño, porque cuando canto esas líneas en vivo, pienso que todo el mundo es igual, y que las mujeres tienen más poderes que los hombres, o deberían. Porque ellas dan vida, el mundo sería más sensible si ellas estuvieran a cargo. Aunque eso no es de lo que habla la canción, que trata de la perspectiva de una pareja en la que uno de los dos tiene el control. Algo que pasa en muchas noviazgos, aquellos que tienen equidad, con alguien bueno, que te cuida y viceversa, tienen mucha suerte.

 -Haciendo un viaje al pasado, ¿qué recordás de la audición con Vince para entrar a Erasure?

-Siempre fui muy suave y tímido, eran tiempos muy duros en Londres, Vince fue para allá justo en esa en época, en 1985. Yo ya estaba instalado, cerca del área de Kings Cross, que era una zona llena de skinheads –lo dice con miedo-. Pero cuando fui a ver a Vince, él era mi héroe, estaba ahí, enfrente de él, y canté. Yo nunca había usado el falsetto, pero en la audición, simplemente salió, creo que fueron los nervios (risas).

 -Erasure consiguió 24 hits de forma consecutiva en el Top 40 del Reino Unido, ¿éstos números son reales?

-Sí.

 -Basándonos en estas estadísticas, ¿pensás que Erasure tiene el reconocimiento que merece comparándolo con otras bandas similares como Depeche Mode o Duran Duran?

-No, de ninguna manera. No en Gran Bretaña, porque ellos siempre están pendientes de lo último, y allá hay tantas bandas, que nunca miran para atrás. Hoy todo se basa en las redes sociales, y nosotros no tenemos un perfil muy alto, y por eso no contamos para ellos. Seguimos estando dentro de la industria, pero no como otros músicos. No somos partes del establishment, no estamos en el diario, porque no nos gusta, y lamentablemente, hoy en día tenés que estar sí o sí (risas).

 -¿Cómo es ese momento de creatividad en el que ustedes se miran y dice “Hey, acá tenemos un hit”?

-Realmente nunca sabés con certeza si es un hit o no, pero si estás seguro de que va a ser un éxito, seguro no lo va a ser (risas). No tenemos idea de lo que va a pasar, por ahí nos juntamos cinco días y no tenemos nada, y otro día en cuatro horas, tenemos cinco ideas.

 -Vince dijo en una entrevista que dos de los discos que más lo inspiraron fueron Led Zeppelin IV (1971) y Never Mind the Bollocks, Here‘s the Sex Pistols (1977). ¿Vos tenés alguna conexión con el rock y con el punk?

-No sé, yo escuchaba mucho westerns y música country por mis padres, pero también Motown, y cosas más glamorosas y bombásticas como Blondie.

 -La gente conoce Erasure por su sonido clásico de synthpop, pero el grupo también tiene otra faceta como la que mostraron en el disco Erasure (1995). ¿Por qué eligieron ese camino de la experimentación?

-Lo decidimos porque estábamos haciendo mucho pop, y en el Reino Unido, podés ser marcado como una banda de singles con hits pop, no es que queríamos ser tomados en serio, pero sí hacer algo que tenga más sentido para nosotros. Y nos tomamos mucho tiempo, no salimos de gira, pero el resultado, creo que fue un poco complicado para la radio. Encima en ese momento surgieron las Spice Girls y se chuparon todo –simula el ruido de una aspiradora- (risas).

 -En 1996 en Brasil, mientras Erasure tocaba como soporte de David Bowie, vivieron un momento horrible cuando la gente empezó a gritarte “Puta, puta”. Desde ese incidente hasta hoy en día, ¿creés que la gente evolucionó o todo sigue igual?

-Hay una evolución, pero como en toda evolución, hay extremos, como por ejemplo la historia de una chica gay que fue taladrada en la cabeza en Irlanda del Norte, y la de otro chico homosexual que fue atacado con una cadena de una moto. Dentro de todos los avances y derechos que obtuvimos, siempre hay una reacción, y eso complica un poco seguir adelante. La cosa está cada vez mejor, porque hay más aceptación social, pero siempre hay gente loca.

 -En los ‘90 fuiste un adicto a la cocaína por diez años, ¿esto interfirió en la banda?

-Cuando algo así pasa, es como kármico, y no esperás poder crear algo “en la oscuridad”, pero la gente puede salir de esas penumbras, y por suerte, yo también lo hice.

 -¿Hay algo de lo que te arrepientas en tu carrera?

-No sé, a veces empujo a Vince a hacer cosas más comerciales, pero nada más (risas). Sacando eso, todo está muy bien.

 


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...