El Bondi
Revista Digital
 

La industria del no pensar: contra la precarización intelectual

Oveja Negra, el disco debut de la banda, que salió el 24 de marzo de este año, transmite en 17 canciones un poco de cultura y otro tanto de memoria.

Slide0

En épocas de singles y EPs, La industria del no pensar reivindica al disco como herramienta. La intención de Oveja Negra (2018), el material debut de la banda, es que haya un concepto y que se cuente una historia a través de todas las canciones. “Lo pensamos como una obra entera y no como partes separadas”, cuenta Joaquín Enríquez, guitarrista y cantante del grupo, quien a su vez señala las influencias recibidas de Pink Floyd y The Who a la hora de armar esta ópera rock, que salió el 24 de marzo pasado.

El álbum dura una hora y los temas, en orden, cuentan la historia de un jóven de familia aristocrática y militar, cuyas ideas no concuerdan con las de su entorno. Él se enamora de una joven militante política, en aquél 1976 argentino marcado por la dictadura cívico-militar-eclesiástica. A pesar de esta carga histórica, el trabajo también busca generalizar lo que pasa con este tipo de relaciones: “La idea de los mundos opuestos que llegan a conocerse y no lo son tanto como creían, o de la gente que siente que no encaja. Porque cuando uno ve sólo un lado de las cosas cree que es lo único que existe. Nuestro personaje, al juntarse con la chica, abre un nuevo mundo y, en consecuencia, un nuevo universo de posibilidades”.



Esta historia, como tantas otras, hoy se pueden contar gracias a la lucha de muchas de personas que resistieron y no se callaron, que batallaron. Como las Madres de Plaza de Mayo, que están nuevamente nominadas al premio Nóbel de la Paz, y, aunque Enríquez insista con que los premios en general no son gran cosa, remarca la importancia de que se reconozca internacionalmente el esfuerzo que hicieron durante todos estos años algunas figuras, caso Nora Cortiñas, cofundadora de la entidad. “Es un orgullo, una alegría verlas. Es increíble la fuerza que tienen. Y nosotros, que nacimos en democracia, debemos tener presente lo que pasó. Ellas militan llevando la bandera de un montón de causas de derechos humanos y eso es muy importante”.

Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia, decía el escritor José Saramago, pero además es necesaria una visión crítica, algo que el cantante de La industria del no pensar reconoce que en su escuela (Educación Media Nº 01 Rodolfo Walsh) muchos docentes le transmitieron.



El guitarrista afirma que aprendió muchas cosas importantes en esa etapa, aunque perdió bastante tiempo haciendo otras que no le servían para nada. “No hay una reforma educativa hace 100 años y cuando quieren hacer cambios, los hacen de manera incorrecta. La escuela tiene que actualizarse con el mundo”, explica Joaquín y agrega que la sociedad, las formas de comunicarse y las relaciones sociales mutan, pero el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y quienes hacen las reformas, en muchos casos, son personas que nunca pisaron el aula de una escuela pública. "Tampoco les consultan a profesores y alumnos qué es lo que quieren o qué es lo que se necesita hacer”, concluye.

Asimismo, arriesga: “Se plantean cosas vistas desde afuera y se nota muchísimo que nunca estuvieron en los lugares que están dirigiendo”. Para ilustrar esto, basta recordar que el año pasado hubo por lo menos 30 instituciones tomadas por alumnos que se oponían a la “secundaria del futuro”. Su implementación, llegado el caso, reducía los contenidos específicos y generaba flexibilización laboral en manos de empresas privadas, ya que se pretendia instaurar prácticas a contraturno para el último año de escuela. Entonces, sucede que las aulas se convertirían en industrias falsas del “che pibe”, como dice la canción que le da nombre a la banda. “La lógica actual es la misma que hace 40 años”, sostiene Joaquín en referencia a la finalidad del sistema educativo vigente.



Todavía nos falta trabajar un poquito más la tierra para que crezcan las flores. En este momento, se está pisoteando mucho todo, pasando a la sociedad por arriba en un montón de cosas y la situación está muy tensa. No sé cuánto más se puede soportar así. El clima que se vive es tenso: salen leyes y se vetan el mismo día (caso Ley de Tarifas)", indica el cantante.

Y sintetiza: "En un sistema capitalista como el que tenemos y viendo un poco para atrás, siempre son los mismos ciclos en los que llega la izquierda o semi izquierda al poder y después irrumpe la derecha. Ocurrió en los 70, en los 90, ahora. Por eso, tengo la esperanza de que esto termine y pase. Así no se puede avanzar para ningún lado. Es un paso para adelante y dos para atrás”.

*Viernes 6 de julio en el CAFF, Sánchez de Bustamante 772. A las 21.


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...