El Bondi
Revista Digital
 
 ENTREVISTA | Ardilla - AGOSTO 08, 2018

Ardilla: "Queríamos hacer un disco político"

El grupo presenta su segundo disco, El Progreso, y de manera conceptual nos hace viajar por las distintas secuelas de la historia y de nuestra cotidianeidad.

Slide0

El progreso parece que siempre está por llegar. Una especie de transición constante entre los cambios y la nostalgia, para añorar o sepultar lo que fue. Desconfiar o adaptarse a lo que viene. Nada menos que El Progreso es el título del segundo disco de Ardilla, un puñado de canciones que plantean estas dicotomías. “El concepto apareció con ‘Monos al espacio‘, el primer tema que trabajamos”, explica Juan, cantante y guitarrsita, sobre el germen del trabajo. “Por algún motivo, sentíamos la necesidad de mostrar o relatar historias como la del mono que la Argentina envió al espacio en los 60. Luego apareció Epecuén, una ciudad que se inundó por completo, y la idea de El Progreso tomó forma”, agrega.

-El punto de partida ya era un hecho.

-Queríamos hacer un disco político y creemos que, a nuestro modo, lo logramos. Partimos de una idea: "lo que podría haber sido y no fue". Estamos en un momento donde lo que podría haber sido estalló en mil pedazos y nos remontamos estéticamente a otro momento, donde tal vez pasó algo parecido. No nos sentamos a hilvanar cada tema, cada letra, sino que montamos la escenografía en la queríamos que las canciones actúen. Fue como dibujar ciertos límites y jugar dentro de ese marco. No deja de ser una pincelada.

-¿Cómo ven al rock y a su actualidad respecto al "progreso" del que hablan en las canciones?

-Es un gran momento para el rock argentino under, en cuanto a la diversidad de las propuestas. Quizá no haya una correlación de esa efervescencia en el mainstream, que en otra época también era interesante. Cualquier día de la semana se pueden ver bandas haciendo su historia y eso es importantísimo. Después, cada una tiene su estética, su forma de ver y comunicar las cosas. Esa es la riqueza.

-La producción fue mucho más cuidada que en el disco anterior, Catálogo de bellos dolores, editado en 2015. ¿Dónde encuentran más notorio ese cambio?

-La principal diferencia es que la realidad y la posibilidad de la banda se dan la mano. En el primer disco sentimos que las proyecciones eran mejores de lo que quedó plasmado. Ahora trabajamos más a conciencia, con una pre producción más intensa. Nos sumergimos en las canciones y tratamos de dejar todo lo que teníamos. El disco nos dejó completos. 

-¿Cuál fue el aporte más significativo por parte de Sergio Álvarez, productor del disco?

-Fue un pilar fundamental en El Progreso, ya que logró sacar lo mejor que teníamos. Muchas veces, un productor pone sus ideas por sobre la de los músicos, en cambio, Sergio nos dio herramientas para que trabajemos las nuestras de la mejor forma. Propuso, pero sobre todo escuchó y nos dio la seguridad para avanzar. Un maestro Yoda o un gran técnico. Cuando uno trabaja con gente así, todo es más simple. 

-Varios de ustedes venían de proyectos anteriores, ¿qué creen que aportaron a la hora de llevar adelante Ardilla?

-Las experiencias anteriores ayudaron a no repetir errores. Hay una parte inicial, de organizar tus primeros shows y tus primeras grabaciones, que con Ardilla pudimos enfocar mejor. El resto, de algún modo, es nuevo. Las uniones siempre llevan a diferentes lugares y eso es lo más interesante del viaje. Estamos conmovidos por compartir esta parte del camino, disfrutando cada paso.

-¿Son de escuchar e ir a ver bandas contemporáneas a ustedes?

-Sí, claro. Hay un montón geniales, que están haciendo su historia y es nutritivo ir a verlas y apoyarlas. Podemos nombrar a Guazú, que son de Santa Fe; o Las Bodas Químicas, Carroña Sharong, Luciferica, donde toca Luks (bajista de Ardilla); Los Rusos HDPNiño EtcMariana Bianchini; El mató; Acorazado Potemkin; Los Espíritus; Ambassador; Shura Multivac; Marina FagesLash Out y muchos más que están marcando una época.


 
COMPARTIR
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
  
   COMENTARIOS
Cargando ...