Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Norah Jones

NORAH JONES

Cronista: Gentileza prensa

08 00:00:00 de Octubre, 2010

La cantante y compositora que ha vendido más de 36 millones de discos en todo el mundo, presenta su nuevo disco “The Fall”.

8 de Noviembre
Estadio Luna Park

Pre venta exclusiva para clientes del Banco Francés hasta el domingo 8 de agosto inclusive por sistema Ticket Portal llamando al 5353-0606 y/o en www.ticketportal.com.ar y en el Luna Park. Venta al público general desde el lunes 9 de agosto.

Desde su entrada en la escena musical en 2002, Norah Jones ha vendido más de 36 millones de discos y ha ganado 8 premios Grammy.

A través de sus tres álbumes que alcanzaron la categoría platino múltiple —Come Away With Me de 2002 y ganador de 8 Premios Grammy, Feels Like Home de 2004 y Not Too Late de 2007 (los tres lograron la primera posición en el listado de discos más vendidos de la revista Billboard)— Norah Jones ha establecido una poderosa identidad basada en su voz sensual y su estilo pop impulsado por sonidos de piano con un toque de Jazz. Sin embargo en The Fall, acompañando el énfasis en el ritmo, Jones lleva los sonidos la guitarra, que ella misma toca, al centro de la escena musical.

La cantante ha tomado una nueva dirección con el disco “The Fall”, ha experimentado sonidos diferentes y un nuevo conjunto de colaboradores, entre ellos Jacquire King, un famoso productor e ingeniero que ha trabajado con Kings of Leon, Tom Waits, y Modest Mouse entre otros.

"Para este disco, tenía la música dándome vueltas en la cabeza" dice Norah Jones.

"Quería que los estribillos tuvieran más presencia y fueran más pesados. Quería hacer algo diferente. Estuve trabajando con el mismo grupo de músicos durante mucho tiempo y creo que es un buen momento para cambiar y experimentar un poco." El resultado de esos experimentos es el nuevo álbum The Fall, que presenta la ganadora de múltiples premios Grammy.

El primer cambio perceptible en The Fall es lo larga que es la lista de nuevos colaboradores. El productor Jacquire King— que trabajó con Kings of Leon, Modest Mouse y Tom Waits entre otros— ayudó a Jones a armar un grupo de músicos, que incluyen al percusionista Joey Waronker, (Beck y R.E.M.) James Gadson, (Bill Withers) al tecladista James Poyser, (Erykah Badu y Al Green) al guitarrista Marc Ribot, (Tom Waits y Elvis Costello) y Smokey Hormel (Johnny Cash y Joe Strummer).

Para este disco Jones también juntó fuerzas con varios notables compositores, incluyendo a Ryan Adams y a Will Sheff de Okkervil River, además de contar con su colaborador de siempre Jesse Harris.

"Estaba tratando de encontrar un socio para la grabación, porque a menos que tengas alguien con una perspectiva distinta, no vas a conseguir un sonido diferente" dice la artista. "Busqué durante un tiempo, hasta que miré uno de mis discos favoritos, Mule Variations de Tom Waits, para ver quién lo había mezclado y vi el nombre de Jacquire.
Yo se que nunca voy a sonar como Tom Waits, pero hay elementos en esa grabación que quiero para mi. El camina por esa fina línea entre belleza y aspereza, y lo hace sonar muy natural."

"Siempre compuse más con la guitarra que con el piano" dice la artista. "Esta vez lo que cambió, es que manejo mas el ritmo, porque lo que toco con la guitarra son las partes rítmicas. Cuando toco el piano no toco partes rítmicas, sino que hago como un salpicado por encima."

Norah Jones es la primera en admitir que cambió mucho desde que se mudó de Texas a Nueva York a los 20 años, cuando soñaba con ser una cantante de Jazz. Alternando entre conciertos de Jazz y presentaciones en ese refugio para cantantes-compositores llamado The Living Room. Fue así, como ella empezó a escribir sus canciones "sentada sobre la cama en un pequeño departamento de la Calle Trece." Hasta que le presentaron a Bruce Lundvall, presidente del sello discográfico Blue Note Records, que casualmente, la llevo a grabar su primer álbum Come Away With Me, que llego a la categoría diamante.

"Fue como hace siete u ocho años, pero parece una eternidad" dice Jones. "Me siento como una persona totalmente distinta. Esa época fue un caos, era como una montaña rusa desquiciada que cada vez se volvía más empinada. Me hubiera gustado disfrutarlo más, pero estábamos trabajando mucho y estaba bastante asustada."
Un punto a favor del espectacular suceso que tuvo, fue que a Jones la llamaban para colaborar con un amplio abanico de artistas, que van desde Dolly Parton, Willie Nelson y Ray Charles hasta OutKast’s Andre 3000, Q-Tip y The Lonely Island, el grupo de comedia de Andy Samberg. Estar expuesta a todos esos sonidos diferentes y formas de trabajar distintas ayudó a Jones a expandirse hacia nuevas formas de crear su propia música.

El camino que tenía que tomar para The Fall no tardó en presentarse. Apareció solo en una de las primeras canciones que compuso para el proyecto. "Hace como un año, grabé un demo en el estudio que tengo en casa" dice la artista. "Hice venir a algunos amigos y empezamos a pensar los arreglos con percusión para esta canción que se llama ‘Chasing Pirates’. Eso me llevó en una dirección que nunca antes hubiese imaginado y fue la dirección en la tenia que seguir buscando."
Trabajar con varios grupos de músicos en estudios en Nueva York y en Los Ángeles hizo que Jones y King, el Productor, llevaran esa experimentación de sonidos más allá de los límites.

"Hay una canción que se llama 'Light as a Feather' que escribí con Ryan Adams" dice la artista. "Para este disco quería dejar de lado mi costado pueblerino, entonces tenía que encontrar la forma de hacer que esta canción funcionara, y que se uniera a las ideas de los demás. Lo hicimos haciendo sobresalir la guitarra y también hay un sonido muy loco de música de órgano que suena de fondo y que parece una afeitadora eléctrica. Ese fue el momento de genialidad en el que me di cuenta que despojándome de ciertos elementos podía tener resultados nuevos y completamente diferentes."

Aún las canciones que se apoyan en el costado Jazzístico de Norah Jones, como "It's Gonna Be" requirieron nuevos tratamientos. "Esa canción tiene un sonido cadencioso y mucha letra" dice la artista. "Estaba como trabada, hasta que mi amigo Robert DiPietro que es percusionista tomó las partes de Gene Krupa y de Adam Ant y las trabajó de forma que la canción sonara totalmente diferente. El ritmo de la canción se generó a partir de ese sonido."

Desde el golpeteo cadencioso rockero de "Stuck" hasta la balada intimista de "Back to Manhattan" llevan la expresividad y el sello único de la forma particular de cantar de Norah Jones. Eso es algo que no cambia en este disco, The Fall. Esa parte del proceso de grabación, fue más fácil en este disco que en los anteriores. "Me sentí más relajada con mi voz" dice la artista. "Nunca me obsesioné con eso, pero en este trabajo estaba más pendiente de todo el resto de cosas que estaba pasando, así que fue como relajarme y cantar."

Norah Jones siempre pareció muy madura para su edad, pero en este trabajo, The Fall, nos deja la sensación de que es una artista que está ingresando en una nueva etapa de desarrollo creativo. Más allá de los cambios en su manera de cantar, en su trabajo instrumental y en la concepción de la forma en que debe sonar como artista, ella mantiene su cimiento, que es su habilidad para componer canciones.

"Crecí y eso se ve en mis letras" agrega Jones. "Antes me preocupaba hacer una canción, porque era una compositora nueva, ahora ya no me asusta probar algo. Me siento más segura porque se que eso igual se va a publicar y se va a escuchar."

TODAS LAS FOTOS