Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Luis Alberto Spinetta

LUIS ALBERTO SPINETTA

Cronista: Gentileza prensa

20 00:00:00 de Diciembre, 2010

LUIS ALBERTO SPINETTA

Luis Alberto Spinetta y Las Bandas Eternas presentan una colección de lujo: 3 CDs, 3 DVDs + 2 libros

En Diciembre de 2009 se vivió una noche memorable para todos los seguidores de Spinetta en Velez en donde recorrió sus 40 años de trayectoria junto a todas sus bandas históricas. También participaron artistas como Gustavo Cerati, Charly García, Ricardo Mollo, Fito Páez  y muchos más. Esta colección de lujo reúne los mejores momentos de esa noche única en imágenes, canciones y fotografías únicas. La colección incluye: 1 set box que consiste en una caja con tres cds que incluye la lista completa de temas tocados en Vélez,  + dos dvds del concierto +  un dvd de  backstage y entrevistas + dos libros grandes con fotos de las bandas eternas y  del show.

El precio del set box a partir del 4 de diciembre es de $490, y en la preventa actual cuesta $400 con el beneficio de una entrada para el evento presentación del dvd que tendrá lugar en Niceto Club el 1 de diciembre (con cupos limitados, + un pasword para descargar material exclusivo (fotos y videos ) desde www.spinettaylasbandaseternas.com.
Solo disponible en Mango’s Music o a través de www.tuentrada.com


Cuatro décadas de historia musical de Luis Alberto Spinetta

Almendra, aparece en el mapa musical argentino en una época donde casi todo estaba por hacerse y el futuro quedaba lejos. Grabó solo discos –uno de ellos doble—y dejó asi en la historia del rock nacional canciones inolvidables…

Pescado Rabioso fue, desde su nombre, un grupo diferente, un power trío de un tiempo definitivamente distinto al anterior. Un grupo en que la distorsión y el volumen al mango eran un punto de partida, una enérgica declaración de principios.
Grabaron tres discos en dos años y por su sintética formación desfilaron, además de Black Amaya y Bocón Frascino, David Lebón y Carlos Cutaia,  entre otros músicos

Invisible –editó tres discos aparecidos en 1974, 1975 y 1976: “Invisible”, “Durazno sangrando” y el extraordinario “El jardín de los presentes”. Era evidente que se había despejado en parte de la rabia que atormentaba a Pescado y volvía a exhibir en público perfiles líricos muy interesantes, con reminiscencias a Almendra. Pero esta banda tampoco estaba destinada a perdurar en actividad, como si se tratara de un síndrome de la época.

Era, claro, una época de fusión de estilos, vinculable al nacimiento de lo que en Estados Unidos se llamó el jazz-rock “En este momento, el rock argentino ha agotado experiencias y eso le permite enfrentar otras”, dijo Spinetta en aquel momento en que trabajar con uno o dos bandoneones en determinadas canciones le parecía parte normal de la evolución del género.

La despedida para el público del grupo fue en diciembre de 1976 con un recital en el Luna Park, cuando ya Tommy Gubitsch, en primera guitarra, era el cuarto integrante de la formación. Este músico, varios años menor que el resto de los integrantes de Invisible se había incorporado para la grabación del disco y tocado en otro Luna Park, en agosto. La concurrencia a eso dos recitales, veinticinco mil espectadores, era equivalente en número a la que el año anterior había enmarcado la famosa despedida en vivo de Sui Generis, aunque aquí no hubo ni disco en vivo ni película, ni leyenda, ni posterior retorno.
 
Spinetta armaría su cuarto grupo, Spinetta Jade con quienes grabó 4 discos, y lideraría el retorno de Almendra, después de una serie de elocuentes nuevas experiencias solistas, como su disco “A 18 minutos del sol”.-

El regreso de Almendra (un disco en doble en vivo, la gira nacional y un disco de estudios).

Los discos de Spinetta Jade, “Alma de diamante” “Los niños que escriben en el cielo”, “Bajo Belgrano” y “Madre en años luz” aparecieron en 1980, 1981, 1983 y 1984, pero además le quedó tiempo para dar forma a dos nuevos trabajos individuales “Kamikaze” (1982) y “Mondo di cromo” (1983), como si su creatividad no pudiera ser contenida en una sola línea de trabajo.

En “Kamikaze”, una obra iluminada y acústica, contrapuesta en todo al tuteo con la modernidad de “Mondo di cromo”, se dio el gusto de registrar por primera vez para un disco su zamba “Barro tal vez”, escrita en plena adolescencia, más de cuarenta años después de haberla grabado compuesto, este tema fue incluido en el disco final de la carrera de Mercedes Sosa “Cantora 1”, en una emocionante versión a dúo.

Jade, en una era de fuertes coqueteos con el jazz rock y marcada presencia de los sintetizadores, fue un grupo ajustado y perfeccionista, pero a la vez agotador. Tocaron numerosos músicos, como Diego Rapoport, Mono Fontana, Leo Sujatovich, Juan Del Barrio, Lito Vitale, Pomo, Osvaldo Fattorusso, Machi, Pedro Aznar, Beto Satragni, Frank Ojstersek, Lito Epumer y Paul Dourge.
 
Tras  la separación del cuarto de sus grupos, dijo bien claro que ya no quería trabajar en bandas y lucía convencido de dedicarse a lo que suele denominarse una “carrera solista”. Salvo los períodos en que formó Los Socios del Desierto –junto a Daniel Wirzt y Marcelo Torres-- a partir de 1994, aunque recién grabó en 1997, por un conflicto con las discográficas, eso ha venido pasando en los últimos 25 años y es historia más o menos conocida, aunque difícil de resumir. El primer disco de esa etapa solista, pensado en realidad para que sus hijos bailaran con su música, no sólo con la de Charly García, fue el excepcional “Privé”. Spinetta empezaba a ser solista del alma.
 
En el marco de esta virtual segunda parte de su carrera, que tiene un cuarto de siglo ya y luego de haber liderado una seguidilla de grupos de enorme éxito artístico, grabaría en total 16 discos más, de los cuales sólo cuatro firmaría con su quinta banda. Esos fueron “Spinetta y Los Socios del Desierto” (1997), “Estrelicia MTV Unplugged” (1998),  “San Cristóforo” (1998) y “Los ojos” (1999). Además, su figura sería objeto de homenajes de todo tipo por parte de sus colegas de profesión, muchos de ellos de las nuevas generaciones, en un marco de afecto respetuoso que incluye la aparición de dos discos, uno triple y otro doble, en que sus canciones son versionadas por músicos de diferentes extracciones, incluyendo el jazz, el folklore y la electrónica.

Antes de la etapa con los Socios, su discografía de pobló de trabajos artesanales de enorme calidad como “La la la”, el disco doble de 1986 con Fito Paez --Transitó luego un proyecto similar e inconcluso  con Charly García, del que apenas quedó para la historia el tema “Rezo por vos”-- “Tester de violencia” (1988), “Don Lucero” y el registro en vivo “Exactas” (1990), con una cálida versión de “Amor de primavera”, de Tanguito.

En “Tester de violencia” el tema “El mono tremendo” era interpretado por un sexteto infantil que incluía a sus tres hijos de por entonces (Dante, Catalina y Valentino y los tres de su amigo y fotógrafo Dylan Marti, Lucas, “Papik” y “Guadi”, todos ellos con evidentes destinos artísticos). Entre las canciones centrales de esta etapa brillan “Cuando el arte ataque”, “Todos estos años de gente”, “La bengala perdida”, “Al ver veras” y “Fina ropa blanca”.

Luego vinieron “Pelusón of milk” (1991), la banda de sonido del film de Pablo César “Fuego gris” (1993) y el ocurrente “Elija y gane” (1997), una antología basada en su propio punto de vista sobre la carrera. En lo que va del siglo XXI, en un país que fue del peligro de desaparición hasta un tiempo de moderada esperanza, aparecieron los discos “Silver sorgo” (2001), “Obras en vivo” (2002), “Para los árboles” (2003), “Camalotus” (2004), “Pan” (2006) y “Un mañana” (2008).-
 
Ganador del  premio Gardel de Oro 2009, en reconocimiento a su trayectoria, el ambiente musical argentino sintió que, en un país en que a veces la justicia tarde en llegar, o no llega nunca, se había consumado un acto de estricta justicia poética. Existe, a veces, la justicia poética. Y como todo el mundo sabe ya, pasan las eras, y los nombres del poder van diluyéndose en el tiempo, pero las grandes canciones quedan. A veces parecería que quedan para siempre.

TODAS LAS FOTOS