Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Bob Gruen

"Siento que a los fotógrafos se los respeta muy poco"

Cronista: Lucía Fernández

22 00:00:00 de Marzo, 2017

"Siento que a los fotógrafos se los respeta muy poco"

Este lunes se inauguró la muestra del fotógrafo de rock Bob Gruen en el Centro Metropolitano de Diseño.

‘‘Fue una cuestión de suerte, empecé sacando fotos a la banda de unos amigos y una cosa llevó a la otra. Para mí, era un estilo de vida. Yo no iba a sacar fotos, iba al CBGB a tomar algo con amigos y, de paso, sacaba fotos‘‘, explicó Bob Gruen en el marco de la muestra que exhibe 73 de sus emblemáticas fotos. Además, su obra se encuentra en la colección permanente de la National Portrait Gallery y también es incluida en numerosas muestras internacionales como en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y en el Brooklyn Museum.

Bob Gruen nació en Nueva York y se inició en la fotografía trabajando con artistas como Bob Dylan y John Lennon. Como jefe de fotografía de la revista Rock Scene Magazine, en los años 70, se dedicó a tomar fotos de aquellos grupos de rock que le resultaban más interesantes, fueran célebres o no. Así fue como fotografió a los Ramones en el inicio de su carrera y a otros ya famosos como Led Zeppelin.

‘‘Me facilitaba el trabajo el hecho de que, en ese momento, a las bandas no las conocía nadie. Por eso las podía fotografiar libremente en la calle, así salieron las primeras fotos de los Ramones o Kiss. Si la gente los miraba era por como se vestían, por raros. Para muchas de esas bandas, era la primera vez que hacían fotos y salían en una revista‘‘, explicó sobre los músicos que pasaron por su lente.
Bob trabajó con las principales bandas punk, entre ellos: New York Dolls, The Clash, The Ramones, Blondie y The Patti Smith Group. Además, fotografió a Prince, Elton John, The Who, David Bowie, Aerosmith y Alice Cooper, entre otros.

En cuanto a la relación entre sus gustos musicales y los artistas con los que trabajaba explicó que, cuando se trataba de personas con las que musicalmente empatizaba y/o eran allegadas, sus fotos salían mejor.

El artísta también es conocido como el ‘‘fotógrafo personal‘‘ de John Lennon y Yoko Ono. La primera vez que los vió fue en 1972, en el Apollo Theatre, mientras esperaban un auto para irse y él les tomaba fotos. Lennon le dijo, medio en chiste, que la gente siempre les sacaba fotos que ellos nunca veían y él le respondió que él se las mostraría, que se las llevaría a su casa si quería y las pasaría por debajo de la puerta. Más tarde, se convirtió en amigo personal y fotógrafo de ambos, tomando imágenes tanto de su vida personal, como profesional: el Beatle improvisando frente al piano junto a Mick Jagger o jugando en la cama con su bebé Sean, por ejemplo.

Al recordar que el líder de The Beatles solía cargarlo porque sacabas fotos fuera de foco, explicó que para él lo importante es estar atento a captar el momento y que la foto diga algo, no tanto lo técnico: ‘‘Hay que estar seguro con lo que vas a hacer, no forzar una situación y dejar que fluya‘‘, agregó.

Gruen retrató la escena musical generando una ruptura en el concepto tradicional de imagen y eso le valió el reconocimiento internacional: ‘‘Al principio no fue algo consiente, sólo quería trasmitir la libertad y la pasión del artista‘‘, aclaró.

En cuanto a como veía actualmente el trabajo de los fotógrafos de música respondió: ‘‘Hace 50 años vivo en el mismo departamento. No soy rico, mucho tiempo trabajé sin que me paguen. Siento que a los fotógrafos se los respeta muy poco. Una fotografía significa mucho pero, como artistas, no somos valorados‘‘.

No sólo la foto de John Lennon cruzado de brazos con la remera de New York City es parte del inconsciente colectivo: la iconica guitarra Mosrite, de Johnny Ramone, guardada en una bolsa de supermercado en el subterráneo neoyorquino; Kiss en la esquina de 23rd Street y la 8th Avenue (tapa de su tercer álbum, ‘‘Dressed To Kill‘‘); The Clash y Green Day, desde el mismo ángulo, con el Skyline y el Empire State Building de fondo; Sid Vicious con la boca llena de mostaza mientras come un pancho y los Led Zeppelin con su jet privado de fondo son apenas algunas de las legendarias fotos que tomó. Todas aquellas demuestran sin dudas que Bob supo estar en el momento indicado con la cámara en mano.

TODAS LAS FOTOS