Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

La Franela

La Franela renueva sus filas

Cronista: Mauro Fernandez

31 00:00:00 de Enero, 2018

La Franela renueva sus filas

La banda liderada por Daniel “Piti” Fernández presenta una nueva formación para encarar lo que se viene.

“Para adelante a pesar de los abismos”. Así dice una frase de La Franela que hace tiempo la viene remando del otro lado del mar. Es que nunca la tuvo sencilla pese a contar en sus líneas con artistas reconocidos. Esa sencillez con la que se manejan es la que aflora en las canciones que discos tras discos siempre la rematan con un hit. “Lo que me mata”, en Después de ver (2009), la exitosa “Hacer un puente” para el material que lleva el mismo nombre en 2011, “Fue tan bueno” en Nada es tarde (2014) y el último corte, “No fila”, publicado en Aire (2017); son algunas de las obras que el grupo dejó para siempre.

Cuando Los Piojos hicieron su primer parate en 2005, debido a una operación en la rodilla de Andrés Ciro Martínez, hubo uno de sus miembros -inquieto por naturaleza- que no pudo mantenerse calmo. Piti Fernández estaba muy enganchado con la composición de temas; ya había hecho “Vine hasta aquí” y “Reggae rojo y negro” para Verde paisaje del infierno (2000), “Extraña soledad” publicado en Huracanes en luna plateada (2002), “Entrando a tu ciudad” y “Solo y en paz” en Máquina de sangre (2003). Hasta se animaba a cantarlos en vivo. Esa ansiedad y ganas, fueron el motor para seguir escribiendo y sacar melodías. Cuando la banda vuelve a escena, presentó “Llega el tren” en Boca Juniors y le dio dos canciones más al disco Civilización (2007) con “Bicho de ciudad” y “Cruces y flores”.

Había más canciones en el tintero que por una u otra cosa no salieron a la luz. En sus ratos libres se juntaba con amigos para mostrarlas. Entre ellos estaban el ex Attaque 77, Martín “Tucán” Bosa, Joselo De Diego de Agrupaxión Skabeche y los Mil Hormigas: Francisco Aguilar, Diego Módica y Pablo Ávila. Cabe destacar que en medio de aquél parate, en paralelo Piti tocó en el Galpón de Hurlingham.  Cuando finalmente decidió dejar a Los Piojos en 2008, juntó a la camada para empezar un proyecto serio. Se sumaron Diego Chávez (un amigo de toda la vida y primer cantante del grupo de El Palomar) en percusión y Lucas Rocca (hermano de Pocho, Mánager de Los Piojos) en bajo. Más tarde, completó el staff Miguel “Chucky” De Ipola en teclados que sólo estuvo un tiempo. Tocaron para la radio La Colifata, pero la presentación oficial fue el 26 de noviembre de ese año en La Trastienda.

A partir de ese momento, comenzaron las grabaciones y el primer cambio fue el de Chávez por Facundo “Changuito” Farías Gómez. La banda de amigos, al fin de cuentas de eso se trata, deambuló por varios lugares a lo largo y ancho del país. Era frecuente que en los recitales siempre se suba algún que otro colega; por así nombrarlos, Beto Olguín, Oscar Righi, Germán Daffunchio y Gustavo Kupinski. La muerte de Tavo fue un cimbronazo terrible y su acordeón quedó eternamente plasmado en el cierre del segundo disco. Por años, la formación se mantuvo así hasta que en septiembre de 2016 el saxofonista Pablo Ávila dio un paso al costado; los vientos quedaron a cargo de Hernán Huesa.

Todo marchaba en orden y se pensó en cerrar el 2017 en la cuna franelera, La Trastienda, de San Telmo, pero un nuevo temblor sacudió en el seno. El 11 de diciembre, Tucán anunció en su Facebook que dejaba la banda; por tal motivo se tuvo que suspender la fecha prevista para el 16. Este año lo arrancaron en el norte, en la ciudad de Tilcara, y apenas terminó el show se dio a conocer una nueva baja. El baterista Diego Módica, al igual que Bosa, publicó en su red social la despedida.

¿Qué iba a pasar con La Franela? Dos piezas claves dijeron adiós en apenas un mes. Se movieron las fichas y rápidamente se presentó a los nuevos integrantes que, por cierto, están muy relacionados al círculo piojoso. Los hermanos Sebastián y Fernando Cardero, dupla de El Vuelo de la Grulla, agarrarían la bata y el bajo, respectivamente. “Roger” tocó en Los Piojos desde el 2000 hasta el 2009. Una de las guitarras quedó al mando de Matías Kupinski, hermano de "Tavo", que participó varias veces como invitado. La otra viola es para Nicolás Simone, que formó parte de La Rayada con los Cardero. ¿Qué pasó con Francisco y Lucas? Aún no se sabe. Solamente quedaron Piti, Joselo y Changuito.

Con esta formación, que ya está ensayando en Caseros, La Franela le va a dar pelea a un 2018 que, por el momento, los va a encontrar el 10 de marzo en La Trastienda.

 

TODAS LAS FOTOS